Sónida Festival, ¡qué bueno que viniste! (II)

La segunda jornada, en pleno trasiego vacacional, contaba con dos desconocidos (personalmente) del panorama internacional y una actuación sentimental debido al componente ‘despedida’ que se encontraba incluido en ella. Autumn Comets, Alba Lua y The Death Of Pop. De menos a más. O al menos el papel parecía indicarlo en su cronología y tiempo pre-establecidos. Sin embargo, en la práctica, las sensaciones fueron bien diferentes.

 

Autumn Comets llegaba como único grupo nacional de la noche, con una de las carreras más orientadas, creada pasito a pasito y que durante una pequeña/gran temporada va a encontrarse en pause debido a la marcha de uno de sus componentes (que no se echen las manos a la cabeza los ‘fanes’, que vuelven). Con su último disco (DISCAZO) bajo el brazo comenzaron la segunda jornada del Sónida Festival y cualquiera con un mínimo de sensibilidad musical se habrá quedado prendado de esta maravilla. Sí, cantan en inglés. Sí, son de aquí. Sí, son buenos. Muy buenos. Los diez temas de su Moriréis en Camboya lo atestiguan. Y su pasado concierto en la Moby Dick, también. Desde aquí, gracias. A continuación, se presentaron Alba Lua y una, ante el síndrome de Stendhal vivido anteriormente, se desinfló. Los franceses llegaban con una carta de presentación buenísima (ya conocéis de qué fuentes hablamos), con un primer hit como ha sido When I’m Roaming Free y aunque estuvieron, no consiguieron llegar completamente. Están empezando, así que hay que darles un voto de paciencia. Como broche final, The Death of Pop, formación que llegaba desde las islas con el cartel de lo más alternativo que te puedes echar a la cara en el mercado actual. Y las pesquisas de Sónida Collective demostraron un fino olfato. Si bien no suponen ninguna sorpresa musical (la pregunta sería ¿y quién inventa algo nuevo en la actualidad?), su mezcla synth-pop, tan british y su puesta en escena tan vital y enérgica hacen presagiar un exitoso futuro. Hace pocos días publicaron su primer largo y Bandcamp os echa una mano a los perezosos para que le echéis una escucha. Llamarme rara pero a mí me viene a la mente Sofia Coppola. Y Orange Juice. Sometimes. La época dorada del brit. Imagino que ya deliro, pero os puedo asegurar que me lo pasé como una enana.

 

Después del tiempo transcurrido, la crónica habrá sabido a poco. No os culpo. A menudo ocurre que la emoción sentida en el directo no es recompensada con una crónica a su altura. Para terminar, sólo un consejo: no dudéis en acercaros a la siguiente (cruzamos los dedos para que se realice) edición del Sónida Festival ni a los conciertos de las bandas que estuvieron presentes en esta. Madrid no es barata y encontrarte un cartel de este calibre por 25 pavos…para no pensárselo.

Más publicaciones de Carolina Cadenas Pazos

Distancias cortas: Varry Brava presentan Arriva

Los últimos de la fila. Al término de su sesión de entrevistas...
Leer más