Mon Laferte, la chilena que conquistó México con su voz


Dos discos de forma totalmente independiente han mostrado la calidad que tiene como músico, hace algunos días presentó su más reciente videoclip ‘Orgasmo para dos’ y como un adelanto de lo que será su nuevo material, mostró la canción ‘Tu falta de querer’, por si fuera poco, una reciente aparición con el músico argentino, Alejandro Marcovich, despierta el interés por su trabajo.


En esta ocasión la cantante chilena, Mon Laferte, comparte mesa con nosotros en una cafetería de la Ciudad de México y nos cuenta un poco de sus experiencias, cómo ha sido su paso por México y los planes que vienen a futuro.

Desde temprana edad descubre su gusto por la música, la participación en festivales escolares es lo que le muestra el talento que lleva en su voz y es así que, a los 13 años, es invitada al conservatorio de Viña del Mar con una beca, pero es su decisión tomar el camino autodidacta para lo que se convertiría en su mayor pasión en la vida, la música.

“Mi primera canción fue a los 12 o 13 años, antes las hacíaa juagando, no tenía idea de cómo se hacían” recuerda la cantante y explica su proceso: “Escuché una canción de Céline Dion, la estudié… lo mismo hice con la guitarra, sabia tocarla, pero desconocía la armonía, tenía un cuaderno en donde anotaba todas las palabras que me parecían bonitas o que significaban algo para mí y también las que rimaban, entonces, cuando quería hacer una canción, consultaba mi libro de palabras”.

La admiración a Alanis Morissette marcó otra parte al inicio de su carrera, pues veía en ella un personaje totalmente diferente a lo que se acostumbraba escuchar. Como parte de sus influencias, enlista los géneros que oía en su infancia, desde el folk y los boleros hasta el rock, pero es un miembro de su familia quien inspira a Laferte a cantar. “Una artista que me marcó mucho es mi abuela que era cantante, yo por ella quería serlo también”.

En Chile su carrera emerge tras ganar un programa de televisión en el que el premio era grabar un disco en Warner Music, su éxito la lleva a protagonizar ‘Rojo, La Película‘ (2006), pero decide viajar a México a construir un camino diferente de manera independiente. “Me costó unos años salir de ahí, inseguridades de mi parte, etc… tenía estabilidad y éxito, pero era un personaje reconocido por la televisión, no por mi música ni mi mensaje, por eso salí de ahí”, relata la también actriz.

La primera vez que llegó a México tenía 19 años, pero fue a los 23 que decidió radicar en el país, confesando que fue el ambiente social lo que animó a la compositora a quedarse “México es un país tan alegre, te recibe bien… tampoco es tan diferente a Chile: nos gustan las fiestas, somos desordenados —en Chile un poco menos que aquí—, pero a mí me gusta el desorden, me adapté rápido”.

Un nuevo comienzo estaba en sus planes, construir un público después de un primer disco era lo que necesitaba, los correos a prensa muchas veces no los contestaban y quien lo llego a hacer, lo respondió seis meses después. Como parte de una estrategia, llamó a músicos que ya conocía, tomó los espacios que ofrece el Sistema de Transporte Colectivo Metro, y durante un periodo se presentó ahí para darse a conocer, hasta que por fin su plan dio frutos. “Recuerdo que la primera vez que toqué en un bar era miércoles y estaba lleno… el camino a la independencia es acercarte a la gente, no fue difícil”.

¿Han llegado las disqueras a ti?
Me han llegado muchas, pero tal vez siempre voy predispuesta a un “No” o un “No va a funcionar”, porque sé de la experiencia de estar en una. Son cosas que en un primer acercamiento no son positivos para mí, piden cosas como tranzar o prostituir un poco tu música. Llevo 13 años en el proyecto y nos ha costado a todos, nos ha costado tanto que no lo quiero prostituir a una disquera por un poco más de dinero. Claro, no estoy cerrada a una disquera, pero hablemos bien, hablemos de las condiciones.

¿Cómo ha sido el acercamiento con otros músicos?
Estamos haciendo fuerzas entre todos los músicos independientes, no importa la nacionalidad, es la forma de vencer a las disqueras que tienen el dinero y la payola; sabemos que a nosotros nos cuesta más, pero sabemos que nuestra música vale, sabemos unir fuerzas. En Fondeadora lo noté mucho, hacía shows acústicos en el parque, invitaba a músicos como Elis Paprika, Sonido Landon, Los Fascinantes, Moi, etc. Ellos invitaban a sus seguidores y lo que recaudaban me lo daban para financiar mi proyecto.

IMG_2375

Desde los ámbitos profesionales hasta los personales ¿Qué cambios has notado en ti?
Aprendí a hacerme más fuerte, a cuidarme, a hacer mis cosas, cosas que pasan a todo mundo no solo a mí. El País influye mucho, en Chile toda la gente es muy correcta, y esto no es una crítica a México, son diferencias, aquí es otra forma de vivir, dicen que “lo imposible te cuesta un poco más”, es como un lema. Me he mexicanizado más, soy mucho más relajada, más feliz; Chile es muy militar, sigues reglas, horarios… acá no, me gusta eso. La mejor decisión que he tomado en mi carrera, es haberme venido a México, he aprendido mucho, a eso vine, a aprender.

¿Qué extrañas de Chile?
A veces extraño el pan, las marraquetas, mi familia, mi sobrina, mis padres… hay veces que me pongo sentimental. Cuando voy a Chile no hay días normales, no voy por mucho tiempo y es una locura: tengo que dar entrevistas, ensayar, ver a la familia, a la amiga… es muy agitado el regreso.

Recientemente en la página de Facebook la originaria de Viña del Mar, ha dado un adelanto de lo que será su próximo material discográfico, del que aún no se tiene un concepto concreto como declara la compositora, “He preguntado a mis amigos ‘¿Qué hago si tengo más de 30 canciones y todas me gustan?’, es algo que tengo que pensarlo bien, hay algunas canciones en las que sale toda la parte de amor, en Tornasol no canté a eso, ahora sí… también hay otra parte de vivencias… es una selección de canciones complicada”

¿Qué buscas al hacer una canción?
Las canciones salen solas, pocas veces he hecho una pensando en algo, la mayoría de las veces son autobiográficas, algo referente a mí, a veces me descubro en ellas, digo: “Si me quieren conocer escuchen mis canciones, mis letras”. No compongo de manera planeada, tal vez por eso mis discos son raros. Funciono bajo inspiración, no lo tomo como trabajo, sino como diversión, me pagan por divertirme.

Recientemente hemos visto una colaboración con Alejandro Marcovich ¿Cómo se dio ese acercamiento?
Lo conocí por un amigo bajista, me comentó que Alejandro quería que tocara con él en Pasagüero, me cayó súper bien, cantamos ahí y después surgió la idea de que me acompañará a una sesión; estamos juntando ideas, tal vez nos juntemos a producir algo, quién sabe, es muy talentoso y sería un honor trabajar con él.

¿Has considerado a alguien más en lo que será tu siguiente producción?
No he pensado, pero me encantaría que alguien produjera algo, estaba comentando con Andrés Landon, pero faltan cosas. Siempre he sido fan de Café Tacvba

La salida del disco se tiene contemplada para marzo del próximo año, “No quiero hacer algo que, por hacerlo rápido, no quede conforme con ello, quiero ser feliz con él”, declara sin tener más adelantos.

Por último, nos despedimos de la cantante chilena con una descripción en la menor cantidad de palabras, de los elementos importantes en su carrera, esto fue lo que contestó:

Guitarra: Compañera
Música: Mi vida
Chile: Mi infancia
México: Mi casa
Amigos: Familia
Familia: Mi infancia
La vida: Me da miedo
Mon Laferte: Mi mujer fuerte; lo que me hace buena onda, porque la verdad, yo soy una persona súper aburrida, pero Mon Laferte es interesante

Escrito por
More from Miguel Hernandez

Febrero: el nuevo disco de remixes de Felicia Morales

Facebook Twitter Pinterest LinkedIn WhatsApp Descarga el nuevo material de Felicia Morales...
Leer más