Distancias cortas: La Cena

La Cena

La Cena es un grupo malagueño que hace unas semanas publicó su segundo larga duración, Canciones para nadie, una auténtica delicia yeyé. Estuvimos con ellos hablando en una céntrica cafetería madrileña sobre Charlie Bautista, sobre la batidora musical de las formaciones, sobre sus seguidores (alguna habitando en El Ukelele) o sobre la industria musical tal y como se ha conocido hasta esta fecha. Una charla amena, divertida y en la que nos hubiéramos quedado de charleta unas cuantas cañas más. Lo dicho, La Cena. En El Ukelele. Y próximamente en el 101 Festival.


¿Quiénes sois, de dónde venís, y adónde vais?

Somos La Cena y venimos  de Coín, un pueblo de Málaga. Nos gusta tanto la música que hacemos discos por amor al arte. Somos un grupo de amigos de toda la vida y vivimos con la música pero no de ella. No tenemos esa pretensión tampoco. La música es nuestra coartada para vernos todas las semanas. Nuestro particular equipo de fútbol. Nuestra pequeña terapia.

¿Cómo surgió el nombre de vuestro grupo?

Vino de manera natural. No lo pensamos demasiado. Es un momento del día al que tenemos mucho aprecio. Es el momento en el que llegas a casa, te quitas los zapatos… Un momento en el que con poco eres feliz. Lo podemos adornar si quieres (risas). Es como una sensación, algo parecido al ‘Strawberry Fields’ de The Beatles.

¿Cuáles son vuestras influencias?

Tanto el grupo como cada uno de nosotros ha pasado por varios momentos. Se respeta la influencia individual de cada uno. Es bien visible que tenemos influencias sesenteras y clásicas pero no sólo escuchamos ese estilo de música. Cada uno aporta nuevos grupos. Realmente coincidimos solamente en clásicos pero a uno le gusta Oasis, a otro Janis Joplin, o Bon Iver, Yes o Iván Ferreiro. Ahora estamos muy viciados a Temples y esperando lo nuevo de Jero Romero.

¿Cómo es vuestro proceso compositivo?

Miguel es quien hace las canciones. Hace las bases y después se trabajan en el local, donde le buscamos el punto justo. Versionamos esa primera prueba. En los dos discos que hemos grabado hemos actuado así pero no sabemos como haremos con el siguiente trabajo.

Acabáis de sacar Canciones para Nadie. ¿Qué vamos a encontrar en él y qué esperáis del mismo?

Aquí hemos conseguido un conjunto de canciones más variadas con las que hemos dado un paso adelante. Le hemos dedicado a los temas más tiempo. Este es menos eléctrico que el primero pero tiene más detalles. Hemos trabajado bien y eso se ve en que cada uno apostábamos por canciones diferentes por lo que cada una de ellas tiene valor por sí misma. Es el síntoma que demuestra que es un disco muy completo a nivel de composición. Con el primero se definió el estilo y en este lo hemos desarrollado. LACENA2

Grabasteis en La Buhardilla Estudios…

Es un modo de hablar sobre una habitación que tenemos cada uno en casa (risas). En primicia te decimos que ha sido un trabajo muy casero. Las baterías sí que se han grabado en un estudio pero lo demás ha sido grabado en nuestras casas. En la casa de Manuel es donde terminamos todo el proceso y de ahí viene el concepto. Sin ningún tipo de presión por parte de discográficas y reposando los temas. Nos hemos centrado en la música por la música. No nos dedicamos a la industria musical y en estas cosas se nota.

¿Notáis un cambio en la industria musical?

De aquí a unos años ha sido un cambio brutal. Estamos en un período de transición. La música en España se ha estado financiando en radios muy populares y como salían ahí, el concejal de turno llamaba a tu manager y éste se dedicaba a marcar las fechas en tu calendario y esos conciertos lo pagaban los ayuntamientos con el dinero de todos. Hemos vivido una industria que no ha sido sostenible porque el artista ganaba más dinero de lo que eran capaces de generar. El caché de un artista es el precio de la entrada multiplicado por la gente que la compra menos los gastos de ‘gestión’ que tengas. Pero antes se pedían 30.000 euros y sólo iban 300 personas. No era sostenible. La gente ahora dice que la música está mal, pero nunca se ha tenido tanto acceso a ella como ahora. Nunca se ha escuchado tanto como ahora. Lo que está mal es la industria musical tal y como ha estado concebida. Que un artista se llevara un 10% de un disco que había hecho él, por ejemplo. Ahora estamos en un proceso de readaptación con los avances tecnológicos, pero sólo eso. Obviamente, cada uno se lo lleva al margen del río que le toca.

Vuestra fiel seguidora me pregunta cómo sois tan desastres con la web.

Somos unos paquetazos (risas). Lo gestionamos nosotros solos y se nos va. Desde aquí hacemos una llamada a nuestra fan Aida para que si ella quiere, nos ayude con la web.

Hace unas semanas estuvisteis en la presentación del Festival 101. ¿Más fechas a la vista?

El 23 de agosto en Villanueva del Trabuco en el Indio Rock. De momento confirmado. En octubre haremos una gira más rodada.

¿A quién os gustaría que entrevistásemos?

Al ministro de Cultura (risas).

¿Algún candidato más? (risas)

A Quique González, a Jero Romero, a Fila India.

Más publicaciones de Carolina Cadenas Pazos

Distancias cortas: Mendel

Como lo prometido es deuda, en una de nuestras primeras entrevistas desde...
Leer más