Él mató a un policía motorizado en la sala But

El Mató a un Policía Motorizado

Él mató a un policía motorizado. Podría tratarse de un titular sensacionalista y con cierto regusto por lo amarillo, de esos que pueblan telediarios y demás prensa escrita. Pero no. Él mató a un policía motorizado es el nombre de una de las formaciones argentinas que está revolviendo el panorama musical a uno y otro lado del charco.


El pasado 22 de mayo, SON EG les llevó a la sala But (Ochoymedio, what else?) en una de las numerosas fechas que conforma su gira por la conocida piel de toro. Tras la reciente re-edición de su primer, y homónimo, trabajo por parte del sello Limbo Starr, el cuarteto argentino se encuentra presentándose por España en una gira (casi) infinita. La esférica sala de la calle Barceló acogía a estos personajes en Madrid, en un concierto que fue teloneado por los incombustibles Tachenko. Un placer, como siempre, disfrutar de estos zaragozanos, únicos en empatizar con el público con cada uno de sus temas. La sala abarrotada mientras sonaban ‘Tírame un volcán‘ o ‘Rayos y centellas‘. ¡Bigotudos al poder!

Diez minutos de relax. Belle and Sebastian de hilo musical. Luces y pruebas de sonido y allí que aparecieron Él mató a un policía motorizado. Las edades del público presente se encontraban en un amplio ratio donde la Estrella Galicia era la protagonista (aunque Cuervo le seguía los pasos de cerca, bendito tequila chocolate), como buena cuenta dio de ella Santiago Motorizado, voz y alma del grupo. La expectación se notaba en el ambiente. Quizás por quienes ya me habían hablado anteriormente de ellos. Quizás por quien apostaba por ellos (ojo, Jota. Ojo, Planetas). Quizás porque tuve un amor a primera escucha y no quería que la primera cita después del polvo matutino fuera un amargo descubrimiento. Quedamos pasado el ecuador de las nueve y puedo decir que fue tal y como me lo esperaba. Con sus cosas buenas y malas. Pero un amante real, de carne y hueso. De esos que sabes que tienes que aprovechar ahora que están sanos antes de que sea demasiado tarde y vengan los arrepentimientos. Un amante entregado, dedicado a la causa, educado y faenador que va a la suya, como quien no quiere la cosa, como si no fueran con él las voces que corean desde el foso temas como ‘Nuevos discos‘, ‘Mujeres bellas y fuertes‘, ‘Chica Rutera‘ o ‘Chica de Oro y Yoni B‘ (pareja de hecho en mi imaginación). Un hombre como Santiago Motorizado. Gente común en un mundo plagado de estrellas más pendientes de la pose que de la esencia. Quizás no sean los más guapos, ni los más sibaritas, ni los más cool, pero estos hombrecillos tienen algo que no se puede maquillar: el talento.

Al salir de allí, mientras subía esas escaleras, una idea se presentaba a mi mente: he de buscar cómo abreviarles el nombre para que mis amistades no se asusten cuando les recomiende. ¡Ahora cualquiera va diciendo por las redes sociales que le gusta Él mató a un policía motorizado!

Más publicaciones de Carolina Cadenas Pazos

Distancias cortas: Psicología Inversa

Continuando con lo que nos va a deparar el Day One Rock...
Leer más