Ojete Calor triunfa en la Joy con su subnopop

ojete calor

La madrileña Joy Eslava se llenaba el jueves 14 de noviembre para acompañar a los Ojete Calor en la presentación de su nuevo (y viejo) disco, Delayed!, estrenado hacía tan solo dos días.


Las luces se encendían a las 21:30 para mostrarnos en primicia  el videoclip de ‘Se tiene que ir ya’, canción que cuenta con la inestimable colaboración de la madre de Aníbal. Con el último estribillo salían al escenario Carlos Ojete, ataviado con su típico vestido de comunión que tanto realza su figura y Aníbal Calor, con chaqueta de lentejuelas y pantalón corto fosforito; el público se deshizo en aplausos y es que el grupo se enfrentaba ante una audiencia a la que se ganaron hace ya varios años. El concierto comenzaba con el tema ‘Ojete calor’, toda una declaración de intenciones acompañada también de su videoclip. Aníbal hizo gala de su voz calentita y de su quejío en la batalla de ‘La Voz’  en un ‘Musicote’ vs ‘Paraíso en Perpignan’, donde Areces nos deleita con su tono melódico. El grupo, consciente de que tienen “canciones que son una mierda”, decidieron presentarnos algunos temas como ‘Ciencia ficción’ o ‘Me queda bien lo que me pongo’ en un mega remix porque para ellos estas canciones son como hijos tontos a los que también hay que querer. Los Ojete Calor continuaron con una fiel versión de ‘People are strange’, canción que no han podido incluir en el disco porque han sido incapaces de hablar con Jim Morrison y eso que le han mandado varios whatsapps y todo, pero vamos, que The Doors se lo pierden. Y es que la hora que duró el concierto dio para todo, hubo numerosos comentarios que desataron más de un ataque de risa como la actual huelga de basura en Madrid, o la polémica del aborto, que como bien dice Aníbal, una cosa es abortar entre los cuatro meses y los seis años, y otra es pasarnos de liberales, y dio hasta para un truco de magia que ni David Copperfield, oigan.

Llegaba el momento de los temazos, sí temazos porque Delayed! no lleva ni una semana en la calle y ya hay canciones que son coreadas por toda una sala, es el caso de ‘0,60’, ‘Ultrapreñada’ y la gran ‘Cuidado con el Cyborg (Corre Sarah Connor)’ en la que los frenéticos bailes de Carlos y Aníbal llenaban un escenario que solo contaba con dos pies de micro, que fueron víctimas de las patadas voladoras de Aníbal. El concierto emprendía su recta final y se propusieron tocar la fibra a los allí presentes y hacerles volver a su más tierna infancia con ‘Rigodón’, para la despedida eligieron su canción protesta ‘Política’ en la que se bajaron a bailar y cantar con el público.

Sin duda el subnopop triunfó en la Joy y es que risas y aplausos se sucedieron durante toda la noche, más de uno (entre quienes me incluyo) al día siguiente tuvo hasta agujetas de tanto reír.

Fotos: Aída Cordero

01

Escrito por
Más publicaciones de Alba Montero

Kings Of Convenience vuelven a España con Quiet is the New Loud

Kings Of Convenience volverán a España en diciembre en una gira muy...
Leer más