Distancias cortas: Romeo


Entrevista a Romeo con motivo de la publicación de su último trabajo, 2.0.


La banda murciano-madrileña Romeo está de vuelta. Lo hace con 2.0., un último trabajo en el que realizan un cambio de rumbo en su carrera, virando del heavy metal al rock contundente. Hace unas semanas estuvimos charlando con Jose Cabrera, su cantante, y esto es lo que nos contaron con motivo de su pasado concierto presentación en Madrid.

 

Me cuentan que antes realizabais un rock más cercano al heavy. Desde mi desconocimiento, después de diez años, ¿era cuestión de renovarse o morir?

Jose Cabrera: Ha sido cuestión de evolución personal y musical. En diez años cambian muchas cosas, tanto en la música como dentro de uno mismo y, a veces, se decide cambiar el rumbo para encontrar tu sitio en lo que haces. Es una reconstrucción más que una reconversión.

¿Qué encontramos en estos nuevos Romeo?

J.C.: Encontráis una banda sincera, sin prejuicios y sin máscaras. Una banda que ha decidido volver a  hacer canciones desde el convencimiento personal de ellas mismas y que siente auténtica pasión por lo que hace y cree en ello.

¿Pasar del heavy metal a un rock más ‘delicado’ os ha traído algún que otro disgusto con vuestros seguidores de toda la vida?

J.C.: Por el momento no y esperamos que así siga. No hemos hecho este disco pensando si a la gente de siempre le gustaría o si llegaremos a un público nuevo. Hemos hecho este disco porque hemos creído en estas canciones y nos han llenado, y eso el oyente lo nota y creemos que lo entiende más allá de la distorsión de una guitarra.

Romeo1

De hecho vuestro disco más reciente se llama 2.0. ¿Cómo os lleváis con las tecnologías? ¿Creéis que actualmente una banda parece que ‘vale’ según el número de seguidores que tenga en las redes sociales?

J.C.: Tres de los cuatro miembros de Romeo tienen estudios relacionados directamente con las tecnologías, así que, entre eso y que, innegablemente es la dirección que ha tomado el mundo en que vivimos, no queda otra que llevarse bien, aunque respondiendo a tu segunda pregunta, no hay que guiarse exclusivamente por ellas. Nosotros seguimos creyendo que la mejor forma de conectar con el público es el directo, el cara a cara y esa sí es nuestra faceta preferida.

El primer tema que presentasteis de 2.0. fue ‘Corazón desordenado’ ¿La elección de este tema, y no otro, se debió quizás a que se trata de uno de los temas puente entre vuestro estilo anterior y el actual?

J.C.: Pues puede que tengas razón. Es un tema que conjuga muy bien la esencia de este disco y de esta nueva etapa, la potencia y la crudeza de un rock más potente con un nuevo tratamiento de las melodías y del concepto sonoro.

El siguiente tema elegido atiende al nombre de ‘Promesas’. Sed sinceros ¿cuántas habéis incumplido en la vida real?

J.C.: Seguramente demasiadas, pero el que esté libre de pecado…(risas)

Ahora en serio, ‘Promesas’ es un tema que trata vuestra faceta más tranquila, aunque las partes instrumentales siguen siendo importantes y las influencias del rock clásico en español son muy claras. ¡Contadnos sobre ello!

J.C.: Curiosamente esta es una canción que puede tener fácilmente quince años… Es de esas canciones que compones, te encantan, pero nunca acaba de encontrar su sitio, sobre todo si trabajas con un determinado sonido o enfoque como hemos hecho nosotros durante algunos años. Llega un momento, a veces, que decides sacar todo eso y trabajar sobre lo que te gusta y te llena sin mirar a qué suena y las piezas empiezan a encajar.

Fijándose en los títulos de los diez temas que forman 2.0., como ‘De nuevo en las sombras’, ‘Hasta perder la luz’ o ‘Sin más remedio’, parece que vivimos con una losa en este mundo que nos ha tocado vivir…

J.C.: Somos Romeo, la tragedia la llevamos desde el propio nombre… (risas) Es cierto que como letrista no tengo la más alegre visión del mundo que nos ha tocado vivir, o tal vez sea que es más complicado hablar sobre lo que a uno le hace feliz.

¿Es verdad eso que dicen que detrás de un gran rockero se esconde un romántico de la vida?

J.C.: Deberías preguntárselo a un gran rockero… (risas) Bromas aparte, el romanticismo es parte fundamental del arte, de la poesía, de la música y de la vida. Entendiendo el romanticismo en el más amplio sentido del concepto.

Hace unos días presentasteis el disco en Madrid. ¿Cómo fue?

J.C.: Fue una noche especial. Nos presentábamos después de mucho tiempo sin actuar en la capital con el formato completo y nos alegró enormemente la respuesta del público. Tuvimos gente que nos ha acompañado desde los inicios y mucha nueva que nos ha descubierto con este nuevo trabajo. Eso creemos que es muy positivo y nos ha llenado de energía.

Anteriormente estuvisteis girando por México. ¿Qué tal fue la experiencia?

J.C.: Sin duda una experiencia enriquecedora y maravillosa. Para cualquier artista poder mostrar lo que haces más allá de fronteras y distancias es siempre un privilegio. Hemos tratado de disfrutarlo lo más posible, empaparnos de todo lo bueno que hemos encontrado, que ha sido mucho, y aprender de la experiencia para seguir avanzando.

Si no me han informado mal, tras el verano también se esperan horas de carretera. ¿Qué sorpresas vamos a encontrar en la gira de otoño?

J.C.: Lamentablemente este verano tenemos poco trabajo, así que estamos aprovechando para maquinar nuevas cosas. Seguiremos con la presentación de 2.0 por España y tal vez saquemos alguna cosita nueva entre medias. Hasta ahí puedo leer.

Y, para terminar, ¿a quién os gustaría que entrevistásemos?

J.C.: No sabría decirte, la verdad… pero sería interesante alguna vez leer una entrevista a un oyente, a un aficionado a la música que aporte su visión del panorama, que ponga voz a lo que hay al otro lado del aparato, que seguro tiene mucho que enseñarnos a todos. ¡Muchas gracias por vuestro tiempo!

Romeo2

More from Carolina Cadenas Pazos

¡La Pizza Valentine de Fuckaine ya llegó!

Facebook Twitter Pinterest LinkedIn WhatsApp Fuckaine publican su nuevo trabajo el próximo...
Leer más