El crecimiento de Desperate Journalist

Desperate Journalist - Grow Up
Desperate Journalist - Grow Up

A despecho de la práctica ausencia de hype, Grow Up podría llegar a ser el álbum que confirmara a Desperate Journalist como uno de los grupos más interesantes del Reino Unido.


La publicación de Grow Up (Fierce Panda Records, 2017) de Desperate Journalist ha venido precedida en los últimos meses por tres singles tan capaces de inspirar curiosidad como ‘Hollow‘, la apasionante ‘Resolution‘ y ‘Be Kind‘. Es llamativo que estas tres canciones hayan sido escogidas para abrir el álbum en el mismo orden en que fueron publicadas, casi como si la banda (o su discográfica) hubiera querido establecer una divisoria entre la carta de presentación inicial y los ocho temas que completan el disco. Pero no hay nada que temer: durante toda su duración el álbum mantiene un nivel semejante al de los singles escogidos para presentarlo.

A pesar de llevar un título que alude al paso a la edad adulta, Grow Up es ante todo un ejercicio de continuidad, que en lo esencial no abandona la senda trazada por su predecesor. Sin embargo, la gama de sonidos empleada por Desperate Journalist en este nuevo trabajo es mucho más amplia, abarcando desde el nostálgico pop gótico de una ‘Resolutionya comentada en estas páginas hasta la relativa convencionalidad pianística de ‘Radiating‘. Entre ambos polos hallaremos también la delicadeza exhibida en ‘Purple‘ o la vibrante emoción de ‘I Try Not To‘, que poco a poco han ido convirtiéndose en mis canciones preferidas de este álbum.

El principal rasgo que define el sonido de la banda continua siendo la expresiva voz de Jo Bevan, con un fraseo que la señala de manera inconfundible como pupila de Morrissey. Pero no podemos dejar de mencionar las exuberantes guitarras de Rob Hardy, con unos aires jangle reminiscentes del sonido de Johnny Marr o incluso de Peter Buck, como evidencia el abundante empleo de instrumentos de doce cuerdas.

No obstante, en Grow Up también hay espacio para pequeñas estridencias: unas segundas voces en el estribillo de ‘Be Kind‘ que quizá hubieran podido beneficiarse de otro tipo de tratamiento, la recalcitrante insistencia del charles en las estrofas de ‘All Over‘ o ‘Lacking In Your Love‘, o unas líneas de bajo a veces tan excesivamente simples que me hacen añorar unos arreglos más intrincados. Pero en conjunto se trata de un excelente álbum que viene a ocupar un lugar destacado en el área más luminosa del amplísimo espectro musical que solemos etiquetar como post-punk. Sentimientos como la melancolía no aparecen en Grow Up más que de manera pasajera y, si hay una emoción capaz de ser evocada por su escucha, es un optimismo incluso superior al plasmado en su debut, capaz de hacernos confiar en que el próximo trabajo de Desperate Journalist sea aún mejor.

Más publicaciones de Diego Nistal

The Big Moon, guardianas del legado de los noventa

Ya bien entrado el siglo XXI, el Reino Unido continúa siendo una...
Leer más