Track by track Songs of innocence (Part 2)

“Raised by wolves”, una canción política, que habla de una experiencia de Bono en un atentado de un coche bomba en Dublín. Cuenta que él podría haber estado en la tienda de discos donde sucedió, al igual que casi todos los días, pero, ese día había decidido ir a clase en bicicleta. Una canción con aires a la banda durante los 90, con prácticamente todo el peso en la voz del carismático cantante.

u2 7

A continuación nos encontramos con “Cedarwood Road”, nombre de la calle en la que se crio el líder de la banda, dejando un aire agridulce sobre las amistades del pasado. Una canción que abre con un melancólico riff de guitarra de The Edge, que nos lleva a un ritmo duro, para formar tras ello una canción melódica y mucho peso en la batería de Larry Mullen Jr.

u2 8

Nos cruzamos con “Sleep like a baby tonight”, un tema que nos transporta a épocas pasadas. Electrónica de lo más noventera, y falsete que nos transporta a la época de “Lemon”.

u2 9

Le sigue “This is where you can reach me now”, nuevamente, un homenaje a los grupos que inspiraron los principios de la banda. En este caso, cantan sobre un concierto de The Clash al que acudieron en el glorioso 1977. Canción que comienza con la percusión nuevamente de Larry Mullen Jr. y a la que sigue una suave guitarra y una melodía de piano, para dar paso a las melodías de Bono y un riff de un inspirado The Edge.

u2 10

Por último, nos encontramos con “The Troubles”, canción para la que se cuenta con la colaboración de la cantante Lykke Li, dando una segunda voz en los estribillos y la introducción. La composición iba a ser en principio, otra canción política sobre la situación de Irlanda del Norte, pero finalmente habla sobre cómo solucionar tus propios problemas.

u2 11

En el segundo disco, que encontramos en la edición especial, comenzamos con “Lucifer’s hands”, que abre de nuevo con una electrificante guitarra y una melodía vocal que nos pueden transformar al álbum “How to dismantle an atomic bomb” (2004).

u2 12

Continua con “The Crystal ballroom”, que abre con una melodía vocal para dar paso a sintetizadores y una rompedora línea de bajo, acompañado de una percusión y guitarra de lo más discotequera.

u2 13

Le sigue una sesión acústica, donde encontramos una versión a piano y voz de “Every breaking wave”, una versión de “California (There is no end to love)” muy parecida a la que encontramos en el álbum, pero con guitarra acústica y arreglos de teclado. Le sigue “Raised by wolves” con piano, un gran arreglo de percusión teclado, bajo, guitarra y voz. Una guitarra de lo más blues, acompañando a Bono, nos lleva a “Cedarwood Road”. Continúa con una emotiva “Song for someone” con arreglos a piano y teclado, acompañando a la habitual formación del grupo. Para cerrar la sesión acústica, una versión de “The miracle (of Joey Ramone)” a guitarra y voz.
Tras esta sesión, nos encontramos con la versión alternativa de “The troubles”, mucho más electrónica, y con una voz rota que nos lleva a la crudeza de la canción.
Para cerrar este segundo disco, tenemos la versión alternativa de “Sleep like a baby tonight”, que nos deja el mismo aire noventero, con una voz menos electrónica y más natural.
Las impresiones que me dejan este disco, es que los irlandeses siguen en forma, y han creado un álbum de lo más completo, transportándonos a su mejor época, y dejando claro quienes han sido, y quienes son actualmente. No se puede comparar al Bono que cautivó al público en los 80’s, su potencia, con el cantante ya adulto y formado que encontramos en este disco, sabiendo perfectamente donde están sus carencias, y como suplirlas. Ahora queda ver como defienden el directo, y si tienen la misma garra de siempre.
Por otra parte, quizás no deberían haber cometido el mismo error que cinco años atrás, cuando dijeron que tenían preparado el disco que no salió hasta hace aproximadamente un mes. Y es que, Adam Clayton (bajo), ya ha dicho que tienen preparado el 70% del próximo álbum, y que (como dijeron cinco años atrás), será una continuación de éste.
En la portada podemos ver el torso desnudo de un adolescente (el hijo del Larry Mullen Jr., batería del grupo), siendo abrazado por su padre. Que nos transporta a la portada de “War”, álbum de la primera época del grupo, y cerrando un circulo de forma de lo más icónica. ¿Supondrá ésto un “adios” más cercano de lo que esperamos?

 

More from Ismael Díaz Paúl

Mundo Chillón, “De Madrid al suelo”, o al menos a Granada

Facebook Twitter Pinterest LinkedIn WhatsApp El pasado 12 de marzo, Mundo Chillón,...
Leer más