Santa, de Zahara, da su primer beso en el Teatro Lara

Zahara Teatro Lara

El 6 de mayo, tan solo un par de semanas después de salir a la venta, Santa fue presentada ante la multitud en el Teatro Lara con todo el papel vendido. Santa (G.O.Z.Z. Records 2015) es el trabajo más cuidado y personal de Zahara, se ha rodeado de buenos amigos y mejores músicos para llevarlo a cabo y esto se nota en su calidad.


Feligreses y feligresas se agolpaban a las puertas del Teatro Lara la noche del miércoles 6 de mayo, antes de ocupar su localidad recibían la comunión que SON Estrella Galicia ofrecía, en esta ocasión cambiamos la Sagrada Forma por cerveza fría.

“Benditos, que sois unos benditos”, Santa Zahara irrumpía en el escenario, precedida por sus cuatro apóstoles musicales, Víctor Cabezuelo, Martí Perarnau, Ramiro Nieto y Miguel de Lucas. Y sin más comenzó ‘La Gracia’, tema que también abre Santa. Los nervios se palpaban sobre el escenario, pero acorde a acorde estos se fueron disipando, deshaciéndose de la rigidez de las primeras veces, y poco a poco Santa consiguió despegar. Pero el vuelo no lo alzó sola, necesitó la ayuda del omnipresente y omnipotente Ricky Falkner que hizo que ‘El Frío’ levantara un ciclón de emociones dentro del Teatro Lara que no amainó hasta pasada la media noche.

Santa ya había conquistado a todos los allí presentes a base de guitarras afiladas que pasaban de ritmos rock y pop a la psicodelia, era la hora de ver cómo han superado el paso del tiempo las canciones más “viejunas”, de verlas surgir en el escenario totalmente renovadas gracias a la aportación de la magnífica banda que acompaña a Zahara en sus directos. Era el turno de ‘El universo’ en la que Martí y su guitarra derrocharon cosmicidad para hilvanar con ‘Leñador y la mujer América’. Los frenéticos ritmos de Chapo a la batería y Zahara, más eléctrica que nunca, nos introducían ‘Rey de reyes’ para después quitar el pie del acelerador y dejarnos a solas con Zahara.

La de Úbeda volvía a su formato original, el acustiquísimo, pues en un teatro como el Lara no aprovecharse de la magnífica acústica es pecado capital. Un silencio sepulcral se apoderó del Teatro y quizá también de todo Madrid, todos expectantes, a sabiendas de que esos instantes serían los más mágicos de la noche y dispuestos a perdernos en las profundidades de su voz y sus acordes. ‘Del invierno’ se abrió paso ante ese silencio atronador, rasgándolo poco a poco hasta que la voz de la ubetense nos caló en lo más profundo. ‘En la habitación’ se convirtió en ‘Lucha de gigantes’, regalándonos el momento cumbre de la noche con Zahara unplugged rindiendo homenaje al gran Antonio Vega, la ubetense recorría el patio de butacas, convirtiendo el teatro en un mundo descomunal en el que de repente cada uno fuimos conscientes de nuestra propia fragilidad, pues con una sola canción Z había conseguido reducirnos cachitos muy pequeños. ‘Int. Noche’, con Zahara sentada en las escaleras fue la encargada de poner el punto y final al momento más íntimo de la noche.

Zahara tenía la difícil misión de animar a su público después de haberles sumido en un letargo emocional del que sería complicado salir, pero qué mejor que un clásico de Concha Velasco para avivar al público y es que a partir de este momento el directo fue in crescendo hasta llegar  a ‘Caída Libre’, que aunque sin Yola Berrocal (una lástima su ausencia) consiguió arrancar los primeros bailes de la noche, pero no los últimos pues el Teatro Lara se transformó en una pista de baile que puso en pie hasta a los más tímidos. Y es que a lo largo de estos años hemos visto a Zahara evolucionar directo tras directo, en La fabulosa historia… acudíamos a sus conciertos a comer piruletas y a llorar, en La pareja tóxica todo era muy oscuro, pero con Santa el directo de Zahara ha dado un giro de 180º, ahora Z es sinónimo de bailar y reír, con sus excepciones porque en los conciertos de la ubetense siempre tiene que haber un momento de bajona, que ya es su seña de identidad. Y por eso la presentación de Santa terminó con el fin de fiesta que merece, ‘Tú me llevas’ empujó a Zahara a bailar entre el público al ritmo que marcaban Víctor y Martí.

Tras una cita de dos horas en la que hubo tiempo para risas, alguna lágrima y bailes Santa recibió su primer beso en el Teatro Lara, un beso delicado e inocente que será el anticipo de muchos otros.

Escrito por
More from Alba Montero

Cala Vento anuncian una extensa gira para presentar Fruto Panorama

Facebook Twitter Pinterest LinkedIn WhatsApp Cala Vento se ha colado en las...
Leer más