Descubriendo a Maryland


Maryland son cinco amigos gallegos reunidos para hacer música y disfrutar sobre los escenarios.  Con motivo del Supernova Indie Weekend hemos podido seguir descubriendo de ellos.


¿Quiénes son Maryland?

Rubén: Maryland es un grupo de Vigo, un grupo de cinco amigos que nos lo pasamos bien tocando y los fines de semana nos dedicamos a chupar carretera básicamente.

Si algo es evidente, es que habéis logrado un sonido personal y diferente, pero ¿cómo nace este proyecto?

Pablo: Nace a finales de 2007, nos juntamos Jaime, el hermano de Arturo, mi hermano y yo. Veníamos de otro proyecto y decidimos montar un grupo. Teníamos algunas canciones y veíamos algo coja la parte de ser un trío. Ahí es donde entró Arturo y entonces, grabamos una maqueta, la empezamos a echar en concursos, a girar a nivel gallego. Cuando reunimos dinero decidimos grabar el primer disco y luego ya entró Iván. Como dijimos antes, nace de juntarnos, de tener unas canciones y de decir “vamos a ver qué pasa”. Y hasta aquí hemos llegado.

¿Qué influencias musicales habéis recibido?

R: Siempre decimos que nos gusta escuchar de todo, cada uno tiene sus gustos personales, pero bueno, yo creo que no somos tan radicales, no somos como otros grupos que dicen que solo les gusta la electrónica o eso; tenemos la suerte de que tenemos gustos muy variados. Hombre, nos podemos fijar más en grupos más americanos, pero realmente escuchamos de todo. Iván incluso escucha música clásica. Nos nutrimos de lo que nos gusta. No somos talibanes de “esto ya no lo escuchamos porque no nos va a  gustar”.

Iván: Ahora bien, el grupo tiene mucha influencia americana de los 90, quizás es nuestra mayor referencia.

Vuestro último disco, Los Años Muertos, ha supuesto el cambio de idioma. Os habéis subido al carro de los grupos que deciden pasarse a su idioma natal, ¿cómo ha sido la acogida?  ¿Habéis notado algún cambio?

R: Llevamos muy poquito, la verdad. Diferencia quizás a mejor, porque si antes en inglés en el concierto solo cantaban “aah”, ahora ves que vocalizan. O antes veías que movían la boca y no sabíamos si estaban cantando o hacían que cantaban.

P: Antes estaban con el Google Translate y ahora lo entienden directamente

R: A ver, sí, el castellano te abre más un campo. En cambio con el inglés en este país siempre vas a estar un poco más relegado a algo más pequeño. De todas formas al final del segundo disco ya era algo que veníamos pensando, que de nuestro estilo en España no hay mucho grupo, y puede sonar bien en castellano, puede ser un elemento o instrumento más. Fuimos probando y probando en el local de ensayo hasta que al final nos dimos cuenta que este había que grabarlo en castellano y estamos contentos, lo vemos más personal. No nos planteamos volver al inglés. Salimos de la trinchera y no queremos volver a ella.

P: Le guardáis cariño a alguna canción de modo diferente al resto? Ya sea por la historia que tiene detrás, por los recuerdos en el estudio, por disfrutar más sobre el escenario…

Arturo: Cada uno tiene sus cosas

R: Cada uno tiene sus momentos en el local de ensayo (…) Yo las guardo cariño, incluso a las que han quedado fuera del disco. Lo único, a lo mejor ‘Camino’, que la grabó Iván con un piano que tenía Santi allí fuera del estudio y quedó bastante guay, a parte ni movimos el piano, metimos el micro dentro y quedo guay a pesar de que estuviera un pelín desafinado.

P: Ya sabemos que el arte inspira arte. ¿Alguna de estas canciones puede reflejarse en algún libro o película?

R: Siempre ponemos referencias a películas en títulos, pero en plan guiños. Hombre nos gustaría que un tema nuestro saliese en una película. (…) Guiños a películas siempre solemos meter y si alguien los pilla, sí suele acercarse a preguntar por qué lo hemos metido.

P: En la sencillez se encuentra lo llamativo, y es lo que ocurre con el diseño de vuestro disco. ¿Cómo surge?

R: El diseño es de David Sierra, que ya había trabajado con nosotros en el anterior disco y la verdad hicimos lo mismo que con el anterior , no le dijimos “haz esto” o “tienes que poner un coche con una tía rubia”. Hizo un trabajo bastante bueno. La portada parece sencilla, pero detrás lleva un curre de luces y detalles… A nosotros nos gusta mucho. Es muy sencilla, es cierto, pero tiene detalles. Los cuadros, el enchufe, la caja…  Quedamos muy contentos.

R: A alguno no le gustó. Iván prefería la tía rubia con el cadillac paseando por Hollywood Boulevard, pero ya estaba hecho.

P: Actualmente estáis de gira por toda la península. ¿Cómo lleváis sincronizar vuestros trabajos y estudios con la carretera?

A: Es complicado. Yo no, pero ellos tienen unos horarios un poco complicados. Por ejemplo Pablo entra a las seis e intentamos que coincida para que a la vuelta le de tiempo a llegar, o Rubén tiene que pedir días y le cuentan un montón, Alex tiene que hacer números con su jefe… es muy difícil.

R: Pero visto lo visto damos gracias a que tenemos trabajo, dentro del poco que hay en este país, y que es un poco flexible. Si tuviésemos otros trabajos en los que ir a trabajar los fines de semana, pues sería más difícil. Llevamos cinco años compaginándonos y bastante bien. A veces es duro, pero el que algo quiere algo le cuesta. Merece la pena, mucho. La vuelta los domingos suele ser criminal porque tantos kilómetros… pero con dormir ese día y el siguiente, y las anécdotas que has vivido, los momentos en la furgoneta… merece la pena con creces.

P: Esta noche tocáis en el Supernova Indie Weekend. ¿Preferçis una sala o un festival?

R: Una sala llena.

R: Hombre, en un festival, con un equipo así siempre estás contento, pero una sala tiene sus cosas. Cuando tocamos en acústico pues también estamos bien.

R: Cada formato tiene su detallito. En un festival , aunque haya mucha gente, no ves al público tan cercano como en una sala, un poco más frío tal vez a la hora de conectar, pero bueno.

I: Además en un festival a veces la gente está más por la fiesta que por ver el grupo.

R: O van a ver a un grupo de los cinco que hay.

I: O se ponen a hablar o beber. En una sala a lo que vas a ver es a un grupo. Es otro rollo.

R: Sala llena… o festival lleno. Cualquier cosa llena.

P: ¿Qué opináis respecto al momento por el que la música está pasando? IVA al 21%, salas más vacías que llenas y ciudades en las que no solo se cierran salas sino que se llegan a prohibir conciertos…

Josiño: Habría que cambiar al gobierno ya.

R: Está muy fastidiada la cosa, porque ahora mismo hay demasiada oferta y ves que una ciudad, como Vigo, que en un fin de semana puede haber cuatro o cinco conciertos, el público se dispersa y en cada sala hay treinta o cuarenta personas y eso si las hay. Y como grupo que está ensayando pues no merece la pena, no solo a nivel económico ya en tema ilusión, ensayos, hacer temas, coger furgoneta y hacer 500km, que haya tan poca gente… que es más culpa de la oferta, porque hay tantos grupos y conciertos que es imposible llenar tanta oferta con tan poco dinero. Y el IVA también influye al grupo y al consumidor. Al final está pagando el triple por el disco que compra en la sala, por el concierto, por la consumición… y es un precio demasiado alto para quien esta ganando 900 euros al mes y tiene que pagar un alquiler. Al final se prescinde de la cultura, cine, música… Al final te lo bajas en casa, acabas seleccionando y se acaba viendo a los grupos más grandes relegando a los más pequeños.

P: Si tuvierais delante a una persona que duda entre ir o no a uno de vuestros conciertos. ¿Qué la diríais?

R: Si duda, que hable con nosotros que le regalamos la entrada directamente pero que no dude. Que venga al concierto. (risas)

A: Si duda por el precio sí, si duda por otra cosa no

R: Nosotros intentamos siempre que la gente lo pase bien, luego si no vienen o si no les gusta… pues es una batalla perdida. Ahora es muy difícil llevar a gente a las salas únicamente por el interés. Antes a lo mejor no tenías acceso a internet y tenías curiosidad por saber lo que hacía un grupo, ahora mismo la selección la hace cada uno en su casa. Queda muy poca gente curiosa.

A: Yo diría que sin duda que pruebe. Si no le gusta que no vuelva, y si no, que venga.

P: ¿Algo más que añadir?

Josiño: Sí, muchos grupos existimos gracias a iniciativas como Artistas en Ruta o GPS, que aunque no compartamos la filosofía de selección o las bases,  si que son un soporte.  Sin esas ayudas no podríamos girar. Nos dan un buen soporte no solo económico, sino de visibiladad, poder tocar en ciudades que de otra manera sería muy complicado.

Muchas gracias a Maryland y a Josiño por compartir este rato de conversación y a Arturo y Ernie Producciones por facilitarnos la entrevista.

Escrito por
Más publicaciones de ElUkelele

El Futuro de Niños Mutantes

Casi un mes después de que El Futuro, el último trabajo de...
Leer más