Nuevo álbum de Benjamin Schoos: Beau Futur

Sans titre-1.indd

Benjamin Schoos, el maestro belga del pop orquestral, vuelve con un nuevo disco, Beau Futur, que evoca el sunshine pop de los 60 y el glam de los 70. A la vuelta de la gira asiática de su álbum modernista China Man Vs China Girl, Benjamin Schoos se fue directo al estudio. El resultado son estos 15 temas concebidos a partir de sus recuerdos de gira.

Beau Futur fue grabado en varios estudios: Edge en Nueva York, Sputnik en Sevilla, Manchester, Londres, y el legendario estudio CBE en París. Esta es una aventura humana, con Schoos fluyendo por diversos géneros y eras musicales con su natural garbo.

Michel Moers, de la banda de new wave Telex, hace un cameo. Por otro lado, el dueto con la cantante Laetitia Sadier encandilará los oídos de los entusiastas de Gainsbourg y Bardot. La elegancia del crooner francés Alain Chamfort en “Dans les bras de la nuit” se sitúa entre voces armoniosas y suaves, y melodías ascendentes de teclado. El gran Miqui Puig pone voz a “La vuelta del Doctor Amor”, que recuerda al Italo synth-funk con un groove bailable y melodías en espiral, antes de romper bajo la chispeante guitarra de James Doviak, compañero desde hace mucho tiempo de Johnny Marr. La etérea voz de La Féline, es acompañada por el canadiense Bernardino Femminielli (Dirty Beaches) y sus teclados astrales. Beau Futur evoca una nostalgia por la música pop clásica, reviviendo aquellos momentos pero con la vista puesta en el futuro.

Para Beau Futur, Benjamin Schoos acude a sus obsesiones culturales: actores especialistas, viajes al espacio exterior, villas italianas y coches deportivos, seducción y locura… Todo ello expresado a través de sintetizadores vintage, cuartetos de cuerda, vocoders y cantantes femeninas (April March, Laetitia Sadier). El álbum transforma un solitario viaje en una aventura sinestésica, rebosante de luz y color.

Un poco sobre el pasado de Benjamin: Como un ambicioso joven, viviendo en una pequeña ciudad industrial en Bélgica, Schoos estudió batería y armonía. Ramificándose con una guitarra eléctrica y un Korg MS20, se introdujo en la escena musical local, donde descubrió una inclinación hacia el pop ruidoso y el punk rock. Su carrera le ha llevado desde entonces hacia numerosas direcciones. Desde dibujante de comics, hasta ventrílocuo de radio, pero con su producción musical siempre constante. Ahora, un genuino icono belga moderno, como su alter ego Miam Monster Miam, se ha empapado de influencias tan dispares como el Krautrock, las bandas sonoras francesas de los 70 y el indie pop inglés, conduciendo al saludable lanzamiento de sus álbumes pasados y la creación de su propio sello, Freaksville, hogar de una gran y feliz familia para todos aquellos “inadaptados” musicales. En algún sitio entre su estudio de Bruselas (aka: el laboratorio Freaksville) y Paris, el multinstrumentista Benjamin ha producido, compuesto y organizado muchas canciones para una gran variedad de figuras de culto de la escena francesa de música pop (la estrella del synth pop ochentero LIO, la icono parisina Marie France, el amable dandy Alain Chamfort, Michael Moers y Marc Moulin, del grupo de electrónica Telex, Chrissie Hynde, April March y Aquaserge). Inspirado por el genio técnico del orquestador Jean Claude Vannier (encargado de los arreglos del Melody Nelson de Serge Gainsbourg) a quién conoción en 2006, y la creatividad del productor neoyorkino de noise, Kramer (Shimmy Disc, Galaxie 500, Low, Bongwater), con quién ha trabajado en tres discos, Benjamin ha decido ahora explorar sus propios sonidos.

More from José Domínguez

Rufus T. Firefly se eleva con Magnolia, un ópalo de mil caras

Facebook Twitter Pinterest LinkedIn WhatsApp Rufus T. Firefly ha publicado Magnolia, su...
Leer más