Mini-Dcode


Acudimos a la cita madrileña con los festivales veraniegos y lo hacemos de una manera un poco especial, con la compañía de un menor.


No es el primer festival al que acude Hugo, pero sí es su primer Dcode, quería ver de nuevo a Supersubmarina y a Izal, Sam Smith le daba un poco igual —y después de haber cancelado menos mal— y a Foals no teníamos claro que fuésemos a aguantar.

Hugo tiene 7 años, toca el bajo, la guitarra, algo el piano y le encanta la percusión, ¿un niño prodigio? no, todos los toca fatal, pero mal, mal. Sus gustos musicales van desde los Ramones a Arctic Monkeys, pasando por Delafé y la Flores Azules, a los que vio en Lowfest de este año.

Ir con menores a un festival sigue siendo raro, pero gracias a iniciativas como las del Dcode se va normalizando cada vez más y los padres pueden acercar a sus hijos a la cultura que no solo está en los museos —a los que también asiste— sino también en los conciertos y en los festivales.

Es cierto que acudir con un menor hace que la asistencia al festival sea ligeramente distinta, tienes que hacerte a sus ritmos, habrá momentos en los que se aburra, se canse, no puedes meterte en los pogos de primera fila —y no por falta de ganas de los peques— y tampoco puedes pretender cerrar el festival. Pero no todo son inconvenientes, lo vives de otra forma, todo, y digo todo el mundo, se para a charlar con él, o simplemente a chocarle la mano, hay complicidad con otros padres con hijos, tienen actividades específicas para ellos, aquí decir que la organización del Dcode se ha volcado con ellos, y, sobre todo, puedes verlos disfrutar de la música en directo de la misma forma que cualquiera.

_DSC5860 copy

Tienes que tener en cuenta algunos temas prácticos: protección solar, gafas de sol, algo de abrigo para la noche, yo le llevé la nintendo por si quería descansar un ratito y, fundamental, protección para sus delicados oídos, el oído de un niño aún no está totalmente desarrollado y el ruido les afecta mucho más que a los adultos, los daños en la audición son irreversibles, así que, cómo ellos prefieran: auriculares anti-ruidos o tapones. Hugo prefiere los tapones porque no le gusta que se note mucho. Los tapones simplemente atenúan el ruido y protegen sus oídos, los conciertos y las conversaciones los escuchan perfectamente. Además al llegar la organización le pone una pulsera especial en la que apuntas tu número de teléfono por si se pierde.

Dcode con menores

Hinds “¿Es un grupo solo de chicas?” “Sí”

Llegamos a Ciudad Universitaria justo cuando comenzaban a sonar Hinds sobre el escenario principal —“¿Es un grupo solo de chicas?” “”—, las madrileñas sin duda gustan a los niños y, a pesar de polémicas, a los no tan niños, canciones divertidas, sin mucha complicación, pero, eso sí, efectivas. Quizá el escenario Dcode se les quedaba un poco grande, pero estas chicas vienen de tocar en Glastonbury así que no es desproporcionado verlas dar saltos en dicho escenario.

_DSC6227 copy

Mientras seguimos saludando a conocidos, parecía que todo Madrid estaba allí, y a desconocidos, Hugo tiene un imán especial para que todo el mundo quiera charlar un rato con él, y algo después de las ocho, comenzaban en el escenario Heineken The Vaccines. Con un cartel descabezado y con el buen rollo que supieron transmitir, quizá hubiese sido apropiado retrasar su actuación. Aprovechamos el final del concierto para ir a cenar con la banda sonora de fondo de promesas de un verano sin fin escuchando ‘If You Wanna’ y ‘Handsome’.

_DSC6300 copy

Algo que de un tiempo a esta parte se viene cuidando en los festivales es la oferta variada de comida lo que es muy de agradecer cuando vas con menores, perritos calientes, pizza, burritos, zumos naturales… Nos decantamos por unos perritos, algo insípidos, y un zumo natural de postre.

Pasadas las nueve comienzan L.A., Luis Alberto Segura y su banda se han vuelto lo suficientemente grandes para arrastrar al numerosísimo público del Dcode a sus pies y ser capaces de sustituir al mismísimo Sam Smith a la misma hora sobre el mismo escenario. Los mallorquines presentaban disco From The City to The Ocean y no decepcionaron a sus fans, defendieron sin problemas su posición sobre el escenario. No quisimos perdernos a Second con lo que dejamos a L.A. a la mitad y nos acercamos a la carpa —“¿Habrá Dj´s haciendo scratching?” “Más tarde seguro, pero no sé si aguantaremos tanto”— El potente directo de Second nos llevó a adentrarnos un poco entre el numeroso público que tampoco quiso perderse a los murcianos que presentaron ‘Primera Vez’ un single de adelanto de lo que será su nuevo trabajo, en cuanto empezó a notarse la afluencia de público del final de L.A. nos retiramos al césped, algo muy de agradecer en este festival, a descansar un poco, jugar a la consola y reponer fuerzas para seguir con la fantástica jornada de música que estábamos viviendo.

Dcode con menores

Supersubmarina “¿Ya no lleva barba el cantante? Está distinto” “Eso parece”

Pasadas las diez y media comenzaban Supersubmarina —“¿Ya no lleva barba el cantante? Está distinto” “Eso parece”— Los de Baeza se comen el escenario mientras sus fans corean uno a uno su éxitos ‘Viento de cara’, ‘Algo que sirva como luz’, ‘En mis venas’,… Tienen un detalle con la ONG Intermon Oxfam presente en el festival y un recuerdo especial para ellos. Anuncian que en primavera se va a atrever con el Palacio de Deportes, no se les quedará grande seguro.

Y por fin llegábamos, ya entre bostezos, a un momento que a mí personalmente me apetecía mucho: Suede. Comienzan cerca de la media noche y con algunos problemas de sonido, pero Brett Anderson se crece y el público enloquece con el repaso a sus grandes éxitos ‘Beautiful Ones’, ‘Animal Nitrate’, ‘Trash’ intercalados con temas de su último disco y la presentación de lo que será su próximo trabajo Night Thoughts que verá la luz en enero. ¿Un nuevo amanecer de esta gran banda? Quizá nunca se fueron del todo. Al tercer bostezo seguido de Hugo y después de intercambiar impresiones con el personal de seguridad acerca de los mejores tapones para los oídos, Hugo decide que ya le apetece volver a casa. Visto lo complicado que es conseguir taxi a según que horas decidimos dejar el Dcode con clase y con la banda sonora de Suede acompañándonos en nuestro camino de vuelta.

_DSC6599 copy

De vuelta “¿Te ha gustado? ¿Lo has pasado bien?” “Sí, el año que viene quiero volver”

De camino a casa “¿Te ha gustado? ¿Lo has pasado bien?” “Sí, el año que viene quiero volver (bostezo), pero espero que haya menos gente”. Un gran festival también para los más pequeños

Más publicaciones de Eva Sanabria

Fotocrónica Festival Charco en Noches del Botánico (1ª jornada)

Ahora que las Noches del Botánico llegan a su fin vamos a...
Leer más