La letra pequeña del Sonorama Ribera, Barbott


Tras poner nuestra lupa sobre el jovencísimo grupo pamplonés Belize, nuestra próxima parada en el análisis de la letra pequeña del Sonorama Ribera 2016, que se celebrará la semana que viene, nos lleva hasta una de las villas más rica en talento y que más nutre al panorama nacional: Barcelona, la ciudad de origen del quinteto Barbott, otra de las joyas más escondidas del festival arandino


El grupo surgió hace unos cuatro año, cuando  los integrantes del grupo decidieron echar a rodar un proyecto que suena ahora como una de las nuevas y más frescas propuestas que podemos escuchar. Su primera referencia fue un pequeño EP de 5 canciones llamado Margarita, y en sus comienzos llegaron a telonear a The Drums. El sonido que desde un comienzo nos dejaron nos hace recordar a esa serie de grupos del indie que todos hemos escuchado: en Barbott podemos oír algo de Arctic Monkeys, Franz Ferdinand o The Strokes, y buena prueba de ello son ‘Triumph’ o ‘Dancing in the Sun’. Pero todo no queda ahí. A menudo citan entre sus influencias a Tame Impala o Pond, y es inevitable que no nos cautive el punto más psicodélico que muestran en ‘Margarita’ o en ‘Kuanzishwa’, la canción que abre su segundo EP. Ese Games For Two publicado en 2014 no hacía sino abrir la paleta de colores (o más bien sonidos) del grupo. Barbott sonaba algo menos poprock y empezaba a coquetear con la psicodelia en el tema antes comentado o en ‘XXIII’, prometiendo entonces lo que parecía que iba a ser un suculento álbum debut.

Por bueno o por malo, los coqueteos con la psicodelia quedaron en eso, y como mucho en un pequeño regusto: Curves, su LP debut publicado hace menos de un mes no presentaba a penas algún que otro momento psicodélico en ‘My Morning Every Window’ o ‘Spaceship’ (de los mejores cortes del disco). El sonido ganador era el pop-rock más “indie” (si se puede considerar esa etiqueta para unos rasgos de sonido) con guitarras enérgicas y baterías machaconas. Eso hace de la propuesta de Barbott algo fresco e intenso, pero que alrededor de la mitad del largo se hace ligeramente repetitivo (algo inevitable, suponemos). Aún así, determinadas canciones como el genial single ‘Cream’ o ‘Mother’ (junto a la anteriormente comentada, los mejores temas del álbum) funcionan de perfectos ganchos para seguir escuchando Curves.

El grupo catalán, pese a lo reciente de su formación (o no tanto, 4 años hacen mucho) no siente miedo a subirse a un escenario: varias son las salas (y no pequeñas) de su Barcelona natal dónde han actuado, han tocado en el Primavera Sound y han llegado a telonear a The Drums. Afrontan su primer Sonorama Ribera casi como unos veteranos. Desconocidos, pero veteranos sobre las tablas, lo cual hacen que afrontemos el directo del Barbott como una de las citas más interesantes, seguro que los 5 catalanes barbudos (no se llaman Barbott por casualidad) saben cómo presentar sus canciones en directo y no quedarse en una mera interpretación de los temas grabados en directo. Estaremos el jueves 11 en el escenario Burgos Origen y Destino a las 00h30. Y pasamos lista.

Escrito por
Más publicaciones de Manuel Romero

Public Service Broadcasting nueva confirmación del Deleste Festival

Tras anunciar a dos de los grupos que actuarán en La Rambleta...
Leer más