King Gizzard & The Lizard Wizard entran en el olimpo con Murder of the Universe

King Gizzard and the Lizard Wizard Murder of the Universe

Nonagon Infinity es uno de mis álbumes favoritos de siempre, y cuando parecía que King Gizzard & The Lizard Wizard iban a lanzarse hacia la cantidad -quizás sacrificando calidad-, aterriza Murder of the Universe para reventarme la cabeza.


Murder of the Universe es una obra que cruza el ámbito de lo meramente musical. Murder of the Universe es una historia épica a través de la cual puedes viajar con los ojos cerrados con King Gizzard & The Lizard Wizard como guías. Murder of the Universe es una puta experiencia extrasensorial que dignifica lo que quiera que hagan los australianos. ¿Qué será? ¿Rock? ¿Garage? ¿Noise? ¿Heavy? ¿Psicodelia? Una vez más, antes de elegir la dichosa etiqueta y entender dónde estamos hay que trabajarse mucho las escuchas.

Hay que tener en cuenta que la magnitud del álbum es tal que me cuesta estar escribiendo este texto a la vez que escuchándolo. El sonido pesado y la profundidad de la historia, unido a ese toque absurdo que King Gizzard & The Lizard Wizard están empeñados en dar, hacen de Murder of the Universe un pozo sin fondo. La figura del narrador o narradora -según dónde estemos- es un acierto de un calibre mayúsculo, dándole un matiz que por simple que parezca, lo cambia todo. Además, King Gizzard se han permitido viajar al pasado para homenajear al Nonagon Infinity. Ocurre en ‘Some Context‘, que comienza con ‘People Vultures‘; y en ‘Lord of the Lightning‘ que clama el Nonagon. Narrativamente hablando, estamos ante un disco que puede parecer pasado de moda, pero nada más lejos de la realidad. Murder of the Universe ha llevado el concepto de lo progresivo un nivel más allá, justo cuando parecía que Nonagon Infinity era una obra maestra en ese sentido, y también el techo de la banda. La duración de algunas canciones, que no llegan al minuto enfrentadas a otras que superan los cuatro, demuestra que todo está calculado, hasta el detalle más nimio.

A su sonido ya característico, King Gizzard le ha añadido una carga aún mayor de noise y fuzz en muchos de los cortes, haciendo de Murder of the Universe una experiencia todavía más psicódelica, y por tanto, única. La clave, más allá de lo expresado con respecto a la pedalera, está la conductividad de la guitarra, en la intensidad de la percusión y en el aumento en el número de voces. De esta manera los de Melbourne consiguen ser una sorpresa continua, y a la vez, le añaden cierto matiz de predictibilidad al conjunto. Murder of the Universe es un viaje en el tiempo constante que encima tiene algunos atajos incluidos en forma de agujeros de gusano.

El LP tiene una concepción ciertamente especial y está dividido en tres partes que pueden considerarse independientes pero que están interconectadas con puentes trazados con la precisión de un cirujano. Así está ordenado:

The Tale Of The Altered Beast, que se encarga de introducirnos en el nuevo mundo. Destaca más por su ritmo trepidante que por sus buenas letras. Aquí, los King Gizzard dejan bien claro que esta parte de la historia cuenta la creación de una bestia mutante. Difícilmente se puede empezar mejor un viaje.

The Lord Of Lightning Vs. Balrog, que si bien baja el nivel ligeramente, es la parte en la que se crea el enlace con el pasado (y al mismo tiempo con el tercio anterior) a través de ‘Some Context‘ y ‘Lord of the Lightning‘. Puede parecer un pasaje algo impostado, sin embargo la segunda de las canciones anteriormente citadas, hacen de este estadio central algo imprescindible, aquí habita el single del disco sin lugar a dudas (de hecho lo es). En esta ocasión, la temática parece ser la lucha entre la luz y la oscuridad.

Han-Tyumi & The Murder Of The Universe cierra el universo como bien indica su nombre, aunque ya sabemos que no es más que una ilusión. Aquí King Gizzard & the Lizard Wizard plasman lo mejor de sí mismos, tanto en la narrativa como en el sonido. El nivel musical roza la perfección, bebiendo del sonido de las series (televisivas y radiofónicas) de ciencia ficción de mediados del siglo pasado para enriquecerse. Al mismo tiempo que las melodías crecen, la banda nos anda explicando la historia de un cyborg que quiere enfermar y morir. Simplemente maravilloso, de principio a fin.

King Gizzard & The Lizard Wizard

Para entender tanta locura hay que acudir a las fuentes, y en este caso dice Stu, cantante y guitarrista de King Gizzard & the Lizard Wizard, que «Siempre hemos pensado en nuestros álbumes como portales a través de los cuales se puede pasar de uno a otro». A lo que le añade que «O tal vez cada álbum es un puente hacia la siguiente parte de la historia. Las canciones se sincronizan juntas, los registros se pueden reproducir en bucle y las ideas pasadas se repiten y se repite para luego tejer nuevas texturas. Estas ideas no son necesariamente artificiales… A veces simplemente pasan».

Con cierta vaguedad -pero con total conocimiento de causa-, Stu ha dado en la clave. King Gizzard & the Lizard Wizard son otra realidad en sí mismos, con un concepto de lo que ha de ser un disco realmente único. Pero es que además de este hecho diferencial, en Murder of the Universe han sublimado su arte, creando un universo paralelo que se destruye y puede volver a empezar en base a repeticiones, o bien mudándonos al Nonagon Infinity e incluso al I’m In Your Mind Fuzz.

Al final, por cerrar el círculo, quizás Murder of the Universe pueda llegar a calificarse como una ópera rock cargada de psicodelia que recurre de igual manera al spoken words para narrar sus historias; que al fuzz y al noise para dotarla de una épica extrema. Temples, compañeros de sello, los citaron como banda a seguir, un hecho que podía parecer poco arriesgado, pero cobra sentido si tenemos en cuenta que ellos ya habían escuchado Murder of the Universe. La mezcla explosiva que King Gizzard & the Lizard Wizard han inventado los aúpa como unos genios creativos y como una de las mejores bandas de la segunda mitad de esta década.

Long live King Gizzard & the Lizard Wizard.

Más publicaciones de José Domínguez

Homeless en el Ciclo de Música Independiente

El pasado día 10 de enero tuvo lugar un evento muy importante...
Leer más