Público frío para un emotivo Neuman


9 de abril, un emotivo Neuman, un retorno esperado. Quizá no se sintió tan arropado como esperaba, el público de Razzmattazz estuvo bastante frío, casi insulso.


Emotivo Neuman , este sábado 9 de abril en la sala Razzmatazz, intimista, vibrante. Algo dubitativo al principio… Dejadme antes que haga un poco de memoria y os cuente como lo descubrí.

Haciendo Memoria

Recuerdo perfectamente el primer día que vi a Neuman, y es que hay sucesos en la vida que se ligan a otros y se convierten en inolvidables. Neuman se transformó para mí, sin duda, en la banda sonora de finales de 2014.

14:00, 20 de septiembre de 2014, Granada, 28ºC. Se abren las puertas del Alhambra Sound (aún no había cambiado de nombre). Se iniciaba la hora de barra libre de cerveza Alhambra.  Llevaba un vestido corto sin tirantes, de los que se abrochan con una cremallera al lado. No son datos de relleno, tienen mucha relevancia.

No llevaba ni 20 minutos allí, cuando un caballero (no sé describirlo de otra forma) se me acerca y con mucha gracia me dice: “Niña, ¡cómo sigas así acabas desnuda el festival!” y señala la cremallera del vestido. Que sí, estaba abierta. Aun cuando lo recuerdo noto como los colores suben a mi cara, no hay escala que defina ese rojo. ¿Tomate radiactivo, tal vez?

La cremallera estaba rota y….

Me metí en el Polyklyn de turno, ¡a casi 30 grados!, a intentar arreglar aquel desaguisado. Pero aquello no había costurera que lo reparara. Me lie el pañuelo que llevaba, alrededor de la cintura para que aquello se aguantara de algún modo.  Blanca como quién ve un fantasma, me uní a mis amigos que seguían disfrutando de la barra libre. Cerveza bien fresquita.

Aquí enfrente está el Carrefour” me suelta alguien señalando hacia el polígono. No pensaba pasarme el resto de día y parte de la noche con el foulard en la cintura. Estaba claro que al primer salto que diera aquello no aguantaría. Ir de compras parecía la mejor y única solución.

Creo que nunca he corrido tanto en mi vida. Entra al híper. Ves a la sección de ropa. Elige algo de tan selecta gamma, pruébatelo. Ves a caja. Paga. Y busca el lavabo del centro comercial para cambiarte de ropa.

Un consejo, no probéis explicar a ningún dependiente de una gran superficie que se te ha roto el vestido y quieres salir con la ropa puesta, que ya la pagarás en caja. Te miraran con cara de: “pero mujer, ¿qué haces?”

Ya estaba equipada, muy choni pero vestida. Corre de nuevo a la entrada del festival. Haz cola, otra vez. Busca a tus amigos (que ya van finos de la barra libre que tú no has disfrutado).  Ríeles las gracias que sabías que iban a durar por los siglos. Acércate al escenario, alguien ha empezado a tocar, son las 15.15. Y preguntas sin aliento y bebiendo muy rápido para compensar todo lo que has llegado a sudar:

“-¿Quién toca?

 – Neuman”

Así se inicia mi idilio con Neuman. Luego siguió el San San del 2015 donde ya lo pude ver en horario menos infantil y sin ningún incidente pero disfrutándolo igual.

Emotivo Neuman en Razzmatazz

El sábado 9 de abril, un emotivo Neuman vuelve después del parón de unos meses que se tomó el grupo por prescripción médica tras el año y medio de gira con su álbum If, y a mi  me quedaba  el gusanillo de verlos en sala, ¡así que allí que voy!

Razzmatazz 2 a mitad de aforo, épico silencio. Expectativa. Penumbra. Tan sólo una alfombra raída y desgastada como attrezzo. Empiezan suaves, algo tirantes, creando una atmósfera in crescendo.  Abren con ‘Lovers’.

Emotivo neuman
Foto: Olga González

Paco va de negro. Mira hacia la guitarra. Se le nota nervioso y así lo expresa en diversas ocasiones durante el concierto.

Tocan serios y concentrados. El sonido es limpio. Resplandecen en temas como ‘Too Pretty’ o `Hell’ con punteos que saben a magia.

Emotivo Neuman
Foto: Olga González

Cuando le toca el turno a ‘Kids’, a Paco se le cae la petaca y bromea con que lo tiene todo allí grabado. También comenta que como la canción tiene una parte grabada por orquesta, si la sinfónica de Murcia no está allí es porque no cabe en el escenario, no por otro motivo.

Hacia la mitad del concierto llega el turno de ‘If’, momento acústico. Y punto de inflexión, el concierto se vuelve más íntimo, le siguen ‘I Have the Will’, ‘Ingrid’, ‘Friends’. Y para acabar con este bloque ‘Family Plot’ que como Paco explica llevan tres años sin tocarla y que probablemente esta sea la última vez que toquen.

Los bises incluyen, como no podía ser de otra manera, ‘Turn it’, la grandiosa ‘Battle Starship’ y su nuevo tema ‘I love you’.

Durante el concierto suenan muchísimos menos aplausos de los que se merecen, la gente se mostró en general bastante fría y poco receptiva. Mi opinión es que la actitud del público no fue acorde con la calidad del grupo, porque si este grupo fuera anglosajón estaría tocando en la sala 1 y con el cartel de sold out.  Es cierto que quizá Paco se mostró algo más nervioso de lo habitual, sobre todo al inicio, pero se fue distendiendo a lo largo del concierto, y esto no repercutió en la calidad del concierto.

 Al acabar el concierto, Paco Neuman firmó el vinilo de If y se fotografió con el público.

Más publicaciones de Olga González

Siloé, toda la verdad en Barcelona

El pasado 4 de noviembre, Siloé presentó su nuevo trabajo titulado La Verdad, en...
Leer más