Reseña de Dentro de la Luz, de Standstill


Standstill es una sorpresa en cada disco. Atrás quedan sus inicios en el hardcore cantando en inglés, en los que alquilaban furgonetas y viajaban por Europa tocando en locales modestos.


Fue en el 2004, cuando lanzaron  su disco homónimo y pasaron a hacer un rock poco convencional y cantar en castellano y empezaron a hacerse un hueco en el panorama nacional. Pero aún tenía que llegar la que para muchos es su obra maestra. En 2006, sacaron el genial Viva la Guerra. Aquí se empezó a crear su legión de fans, entre los que me incluyo. Un disco potente, con canciones y letras desgarradoras.

La primera gran sorpresa llegó con Adelante Bonaparte un disco que consta de tres EP´s, en el que se cuenta la historia de un personaje. Abandonaban aquí el sonido crudo de las guitarras para crear un ambiente más intimista, que junto con el espectáculo en directo, Rooom, cerraban un brillante círculo.

Y tenía que ser en el 2013, cuando azotados por la crisis, hacían un llamamiento a los fans para crear un nuevo disco acompañado de su espectáculo en directo. Así lanzaron una campaña de crowdfunding , en la que los seguidores del grupo apostaron por ellos a ciegas, sabiendo que lo que les iban a devolver sería una nueva sorpresa. Alguien como Standstill no suele fallar.

Así nació Dentro de la luz. Para esta vez, nos tenían guardado un disco más optimista (el título da alguna pista al respecto), y nos sorprendieron con temas cargados de coros casi celestiales. Es un disco con la fuerza de un grupo de rock, en el que abandonan el bajo, para dar más importancia a los sintetizadores y a una percusión atronadora. No es un disco de escucha fácil, no sirve para ponerlo a sonar de fondo mientras vas haciendo otras cosas, hay que ponerle los cinco sentidos, y es entonces cuando disfrutas de unas canciones plagadas de coros, guitarras, percusiones y luz, mucha luz.

Con este disco han creado el espectáculo Cenit, en el que aparecen en el escenario con cinco ventanas góticas en las que van pasando unas proyecciones que completan cada canción, acompañados por unos rayos láser consiguiendo un directo espectacular, tocando de principio a fin todas las canciones del disco.

Tal vez no sea su mejor disco, pero sin duda es especial. Tan sólo nos queda disfrutar de él y de su directo y esperar la siguiente sorpresa, como un niño la noche de reyes.

Escrito por
Más publicaciones de Ángel Pallarés

Entrevistamos a Sònia del AMFest a una semana de su celebración

Ante semejante cartel y con la fama del buen saber hacer del...
Leer más