Nicola Cruz ha revolucionado la escena latina con Prender el Alma


El productor ecuatoriano Nicola Cruz le ha dado un vuelco a la música tradicional latina: modernizándola, y haciéndola más compleja si cabe en un espectacular álbum de debut titulado Prender el Alma.


Latinoamérica está despertando de un letargo musical que la había dejado por detrás de otras regiones, y uno de los culpables de este resurgimiento es Nicola Cruz. El de Tumbaco ha logrado en su estreno plasmar el sonido de la tierra, de su tierra, en un LP delicioso. La riqueza de las canciones es abrumadora por momentos, viviendo el oyente la experiencia de escuchar al chamán invocar a los más benévolos espíritus que hubieran habitado la tierra. Benévolos porque todo suena a paz, no hay nada de ruido, al menos de ruido mundano. El propio autor llama a este particular estilo “Andes step”, y no resulta complicado visionar los infinitos paisajes andinos que recorren América cuando uno cierra los ojos, desde la selva más inhóspita para el hombre, hasta la cima más alta de la cordillera que vertebra el continente.

Quizás el adjetivo que mejor defina al conjunto de Prender el Alma sea el de “atmosférico”, pero ciertamente sería injusto minimizar la obra de Nicola Cruz a eso. El genial uso del downtempo a lo largo de todo el álbum, salpicado de guitarras acústicas, de flautas andinas, de percusiones más bien clásicas, queda perfectamente contrastado como conjunto cuando el artista decide meter en la ecuación los componentes más electrónicos de los que dispone, como uno puede comprobar en la canción homónima al disco, ‘Prender el Alma’. La guinda al rico pastel sonoro la ponen la colaboración de dos artistas que aportan su propio carácter y talento al trabajo. Tanto Huaira como Tanya Sánchez logran dejar un pedazo de ellas, de su historia en la magna obra de Nicola Cruz.  Encontrar una canción que destaque por encima de otra es una tarea difícil, pero sobre el conjunto, el citado ‘Prender el Alma’, ‘Colibria’ y ‘Concha Runa’ se lleven la palma.

Es de agradecer que haya renovadores como Nicola Cruz, personas que beben de la fuente musical que brota de su tierra, que la moderniza, y que la hace accesible a todo el mundo. Este Prender el Alma es sin lugar a dudas una de las sorpresas más positivas del presente año, un álbum que se hará un hueco en tu reproductor gracias a un sonido cálido y calidad, acogedor e integrador. Los Andes ya no parecen tan lejanos.

More from José Domínguez

Crónica Deezer Monkey Week 2013

Facebook Twitter Pinterest LinkedIn WhatsAppYa en nuestro Live de la Deezer Monkey...
Leer más