Mundo Chillón, “De Madrid al suelo”, o al menos a Granada


El pasado 12 de marzo, Mundo Chillón, nos deleitaba con la presentación de su último trabajo, De Madrid al suelo (2016), y lo hizo de su manera favorita, con mucho sentido del humor y música.


La sala Booga Club de Granada fue testigo de esta presentación, de la mano de Pedro Chillón, voz y guitarra, y Vidi al violonchelo. Predisposición por parte del público, y ‘La familia perfecta’ para abrir la noche, le sigue ‘Reunión de amigos’ y un archiconocido ‘Vendedor de patrias’, que pareció terminar de despertar al público de cara a la primera bala de este nuevo trabajo, ni más ni menos que ‘amor en los tiempos del ébola’ y pasar a ‘Braguitas asesinas’.

“A veces nos tachan de ser sentimentales, pero eso lo hace la gente que solo ha escuchado una canción. A esa gente le doy la enhorabuena, y le recomiendo que no escuche más, aún están a tiempo de no conocernos”. Una introducción que no hace justicia a uno de los temas más versionados y conocidos del grupo, efectivamente, ‘las cosas que nunca te dije’, que da paso de nuevo a un adelanto de su último disco, es turno de ‘La fiesta de la primavera’, “pero, de la de antes, de la que había antes de los botellones actuales, para los que aún la recuerden” matiza Pedro. Hora de ‘Frugal’, también de este De Madrid al suelo, “¿Habéis estado en algún crucero? Los imagino siempre tan horteras como en la televisión, con sus palmeras falsas, su señor con peluquín y dientes relucientes cantando canciones al piano, su humorista con sonrisa perfecta y chaquetas americanas de colores pistacho…”, pues efectivamente, este nuevo trabajo transporta a aires latinos, cálidos, y animados.

Es el turno de la canción que titula su primer disco (2014), ‘Que bonito es ser un looser’ (y sí, lo es). Un listón muy alto, pero no tanto como Vidi, que se levanta de su silla para hacerse con la guitarra y presentarnos dos temas de su proyecto en solitario, donde ya ha publicado su primer disco, Pobre marcianito (2015) (y que puedes escuchar aquí).

Tras este nuevo descubrimiento, es hora de volver al concierto principal, y presentar este trabajo con creces, con la canción que abre y titula el disco, este ‘De Madrid al suelo’ que nos lleva directos a la capital, y nos estrella con la cruda realidad, pero con mucho gusto. Da paso a ‘Todo es verdad’, ‘El pájaro carpintero’ y una suerte de ‘Cerraron el bar’ con unas hipnóticas melodías de voces, y un triste mensaje que cierra el mencionado álbum. Y es que, si “cerraron el bar”, pues, pasamos a la siguiente canción, ‘Me voy a ver la tele’ que pone el grito en el cielo, ya que es hora de despedirse con las dos últimas balas, es hora de dar los restos con ‘Qué bello mientras duró’ y ‘La venganza del frutero’. ¿Qué pasa ahora? Después del concierto, siempre hay bises… pero no esta vez. Una serie de catastróficas desdichas, encabezadas por dos eventos en el mismo día y la misma sala, lo impidieron. Pero, la gente está satisfecha y solo nos queda esperar a la próxima visita, que seguro que traerá más canciones, pero, imposible prometer que mejores.

Un show no recomendable para todos los públicos. Solo para aquellos con ganas de reír, disfrutar, y vivir una experiencia única de la mano de música crítica, irónica y movida. Desde aquí, estamos deseando tener otra oportunidad de vivir otra noche como mínimo, igual.

More from Ismael Díaz Paúl

#Crónica No Sin Música 2016, ganamos todos

Facebook Twitter Pinterest LinkedIn WhatsApp El cartel de No sin música 2016...
Leer más