La letra pequeña del Low Festival: Les Grys-Grys

Les Grys-Grys
Fotografía promocional de Les Grys-Grys.

Los grandes festivales lo son porque traen a estrellas rutilantes sí, pero cuando la clasificación está igualada en la cabeza, hay que mirar para abajo en busca del desempate. Les Grys-Grys, ocupan la zona baja del cartel, pero son un buen tanto a favor del Low.


Les Grys-Grys no es que ocupen la zona baja del cartel, es que directamente ocupan la última posición. Un lugar que quizás, tal y como pasa en el ciclismo, sea estratégico. Cuando miramos de abajo hacia arriba, ellos son lo primero que leemos: justicía poética. Los de Montpellier te hacen viajar en el tiempo, en concreto a la década de los 50 y 60, con su root rock, ese sonido primitivo y que históricamente está considerado como el eslabón intermedio entre el rock y otros géneros previos como el blues, el country o el folk. Este estilo los emparenta directamente con The Rolling Stones (Beggars Banquet o Exile on Main St.), The Doors (Morrison Hotel y L.A. Woman), The Beatles en sus últimos coletazos, y Dylan cuando huyó del ácido de la época. Les Grys-Grys nunca citan estas influencias -supongo que por prudencia- pero no se crean que apuntan bajo. Tocan el blues de los 60, y nombran a bandas míticas como Thor’s Hammer, Q65, The Misunderstood, The Primitives o The Rhythm Checkers.

Lo cierto es que los franceses derrochan energía en cada directo, e imaginarlos sobre un escenario de la categoría del Low Festival, provoca escalofríos. Y es que pese a que su nombre suena a nuevo, llevan juntos desde 2010, y actuando en directo desde 2012, un tiempo suficiente como para que no salgan acongojados. Sus conciertos por Europa siempre han cosechado buenas y sorprendentes críticas, especialmente en el Reino Unido, donde alucinan con el sello Les Grys-Grys: británico, sesentero, energético, pero sin terminar de sumergirse en la ola garagera.

En 2015 lanzaron un sencillo, que fue toda una declaración de intenciones. ‘Left Unseen’ actúa como cara a, aunque llamar a ‘It’s Mighty Crazy’ cara b, es un despropósito. ¿Caras b? Aquí todas son a. ‘Left Unseen’ invita al baile desde el primer segundo, gracias a un genial y rápido inicio a la batería, y donde las guitarras terminan de envolver una melodía que engancha. El toque de armónica aporta ese punto novedoso para acabar conformando un cuadro brillante, que en dos minutos y medio te ha sacado del más profundo hastío. ‘It’s Mighty Crazy’ se hunde un poco más en el tiempo, para rescatar riffs de los cincuenta que son rockabilly del bueno. Después la canción se transforma un poco, dando entrada a un blues que bordea ese garage del que huyen. Una vez más, la canción es una invitación a la fiesta gracias a unas guitarras frenéticas. No, esto no es una cara b definitivamente.

En 2014 lanzaron también dos canciones, igualmente brutales, y con la misma intención: que lo des todo en muy poco tiempo. ‘Hot Gully Wind’ se emparenta perfectamente con el sonido de The Yardbirds y The Animals, aunque Les Grys-Grys cogen ese soniquete y lo aceleran hasta el punto de convertirlo en una brutal tempestad con armónica incluida. ‘Neighbour Neighbour’ es otro balazo directo a tu cabeza, salvaje, ruidoso, con guitarras bien afiladas, pero sin perder nunca la sofisticación. Antes muertos que punks.

Les Grys-Grys van a pasarse por España, cortesía del Low Festival y Budweiser, antes de desembarcar en Benidorm, así que si tienes alguna duda, puedes acudir a que te la solucionen en directo. Te dejamos las fechas:

9 de marzo, Barcelona (Sidecar), 21:00.
10 de marzo, Valencia (Wah Wah), 21:30
11 de marzo, Alicante (Stereo), 22:30
12 de marzo, Madrid (Wurlitzer Ballroom), 22:00
13 de marzo, Zaragoza (La Lata de Bombillas), 19:00

Las entradas puedes comprarlas en Ticketea.

Más publicaciones de José Domínguez

Lori Meyers: «Mi aspiración es cada vez intentar hacer algo nuevo»

Lori Meyers está en pleno viaje -esta vez no es de estudios-...
Leer más