Sansan Festival 2014: buenas ideas pero mucho por hacer
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

La primera edición del Sansan Festival tuvo lugar los pasados días 17, 18 y 19 de abril, abriendo las puertas del Wonderwall Resort de Gandia, con un cartel cien por cien nacional de la talla de artistas como Love of Lesbian, Amaral o Lori Meyers.

El tiempo también prometía, sol y buenas temperaturas eran las predicciones esperadas por todos. En general, esta primera edición del festival solo podía traernos cosas buenas. Sin embargo, es muy probable que se recuerde por la desorganización, los problemas técnicos y las largas esperas. Y es que la madrugada del miércoles tuvo como protagonista principal las fuertes lluviasprovocando daños materiales y problemas en los equipos de sonido, lo que supuso un auténtico obstaculo para los posteriores días de festival, generando retrasos en los conciertos, cambios de horarios y largas pruebas de sonido por parte de los grupos. Un descontento, que en parte podemos entender, si tenemos en cuenta el desconocimiento ante lo que realmente había ocurrido por parte de la mayoría de los asistentes.

Dejando los problemas a un lado, la inauguración del festival ha conseguido superar todas sus expectativas, consiguiendo aforo completo, con más de 10.000 personas diarias en el recinto, según confirman los organizadores. Esta claro, una vez más, que la música y las ganas de disfrutar de la gente pueden con todo, sin olvidarnos de la comprensión y profesionalidad de las distintas bandas, quienes no dudaron ni un momento en apoyar y colaborar para facilitarles las cosas a la organización.

La primera jornada del festival arrancaba bastante fuerte con la actuación de pequeñas bandas como Rubick, Red Buffalo o los grandes triunfadores del escenario piscina, Jack Knife, quienes lograron meterse al público en el bolsillo desde la primera canción y quienes atrajeron a más gente de la esperada, tocando incluso alguno de sus primeros temas; “Bonanza”. Temas más conocidos como “Listen To Jack Knife” de su último EP  o “Destiny¨s  Caling” (con mención especial para la selección española), mostraban la energía y el talento de estos jóvenes madrileños.

Por otro lado, en el escenario principal “Jack Daniels” contábamos con la actuación de Papa Topo, pero se vieron obligados a cancelarla y a trasladarla al día siguiente por problemas técnicos. En su lugar pudimos disfrutar por adelantado de la maravillosa Maika Makovski, quien dejó con la boca abierta a más de uno (y no solo por su impresionante vestido largo negro), sus hits más sonados como “Lava Love”, “Language” o “Your Reflection” cubrían de magia el escenario, nada sorprendente cuando hablamos de una cantante que se entrega al cien por cien en cada concierto, transmitiendo una fuerza que sin duda es percibida por todos. Otros temas como “Nevermore”, nos mostraban a una Maika con una actitud y una personalidad arrolladora; gritos, piano y guitarra incluidos, dejaban el listón muy alto para los siguientes grupos.

La noche empezaba a caer y llegaba el turno de Second, quienes contaban con la presencia de una gran cantidad de fans a los que decidieron contentar con sus temas más conocidos. “Autodestructivos” o “Psicopático” destacaban en la primera parte del concierto. Pero sin duda, el momento más coreado por todos tuvo lugar con su éxito “Rincón Exquisito” con el que miles de personas bailaban al ritmo de los murcianos.

Mención especial para los granadinos Niños Mutantes, quienes comenzaron su actuación sobre las 23:00 de la noche y a quienes teníamos muchas ganas de ver en directo, ya que tal y como teníamos entendido, iban a presentar nuevas canciones de su nuevo álbum “El Futuro”,y así fue, estrenaron temas como “Santo Domingo” y tocaron el ya conocido nuevo single “Hermana Mía”.  Ante un público bastante entregado era casi imposible que se olvidaran de temas más reconocidos como “Errante”,  “Te Favorece Tanto Estar Callada” o “Hundir la Flota”, tema con el que terminaron el concierto.

Recuperado el aliento llegaba el plato fuerte de la noche y probablemente el más esperado, Love Of Lesbian salían al escenario para dejarnos a todos, una vez más, con el corazón en la mano. “Amante Guisante” fue la canción con la que iniciaron su ya conocido directo, en el que un carismático Santi Balmes nos mostró su desacuerdo ante temas de actualidad como los sobres de Barcenas o reivindicando el tema de la presencia de menores en conciertos.  Temas ya imprescindibles como “Club de Fans de John Boy”, “Algunas Plantas” o “Toros en la Wii (Fantastic Shine)” encendían a un público que nunca se cansa de una de las bandas más poderosas del panorama indie nacional y ante el cual es casi imposible no vibrar. “Noches Reversibles”, “Belice” o “Nadie por las Calles”, canción tras canción, fueron capaces de hacernos vivir uno de los mejores momentos de todo el festival.

Fuel Fandango y su peculiar estilo funk-fusión dieron el punto y final a los conciertos del escenario principal con un abarrotado número de personas que lo daban todo ante temas como “New Life”, “Nature” o la enigmática “Shiny Soul”. Para terminar, Eme Dj o Face Radio fueron los encargados de hacer bailar al público más festivalero en el escenario piscina. Un buen final para un primer día de festival que aunque algo caótico, consiguió lidiar de una manera u otra con los problemas que habían surgido.

Pero esto no es todo, y es que lo mejor estaba aún por llegar en los días posteriores (sin menospreciar a ningún artista) y por supuesto, desde El Ukelele os lo vamos a seguir contando durante los próximos días.

El segundo día del SanSan llegó y aunque el ambiente seguía un poco tenso debido a las quejas de los asistentes, bandas como Miss Caffeina, The Right Ons, o el mismísimo Iván Ferreiro, consiguieron calmar la situación con sus palabras de apoyo a la organización del festival y en general, con su buen hacer musical. Importante fue recordar que aunque algunos días las cosas salen mejor que otros, los importantes de verdad allí éramos nosotros, palabras de Alberto Jiménez (cantante de Miss Caffeina).

Si hay algún artista querido por todos, ese es Carlos Sadness, quien por motivos de cambio de horario, tuvo que tocar antes de lo previsto, cambio del que no nos habían informado y por el que muchos no pudieron verle actuar. Sin embargo, y para suerte de otros tantos, el catalán de melena infinita ofreció una segunda actuación en el escenario piscina y así poder contentar a todos aquellos que no habían llegado a tiempo a su actuación. No sé si estaréis de acuerdo conmigo o no, pero este chico además de buen cantante tiene una simpatía única. Temas como “Feria de Botánica” o “Monteperdido” de su nuevo álbum desataban la emoción de los allí presentes. Momentos más tiernos con “Amores Flacos” o “Siempre Esperándote” que nos hacían agitar los brazos al ritmo de sus estrofas.SanSan Festival 2014

Los encargados de abrir el escenario principal fueron Papa Topo, quienes se habían quedado pendientes el día anterior. Impresiona ver lo jóvenes que son estos chicos y lo bien que defienden sus temas en el escenario. “La Chica Vampira” fue la canción estrella aquella tarde soleada. Después llegaron otro grupo de jóvenes, esta vez los valencianos Flaco Favor, mostrándonos un pop-rock muy intimo y tocando temas como Volcano” o “La Tierra” primer y segundo single de su álbum Ciencias de la Tierra. Si hay algo que destaca de esta banda es la dulce y a la vez potente voz de la cantante, Ainhoa.

Sobre las 20:30 tomaron el relevo The Right Ons, quienes una vez más dieron una lección magistral de como hacer arder un escenario o en este caso de como hacer que un Volcán entre en erupción. su último disco del cual tocaron la mayoría de las canciones. A pesar de que estuvieron más de media hora realizando las pruebas de sonido, la espera valió la pena y aunque empezaron un poco flojos (tal vez desanimados por los problemas técnicos ocasionados) consiguieron  con “Día Perfecto” y “Quiere Bailar” una  actuación de lo más movidita. Y aunque no nos concedieron ni un respiro, también tocaron temas más lentos como “Adiós” o “Lento Final” con un ritmo mucho más sensual y latente. Una vez más, me reafirmo, como ya he dicho desde El Ukelele anteriormente, The Right Ons son actitud, son garra y sobre todo son un grupo que merece la pena ver en directo.

Después de la tormenta siempre llega la calma, o al menos eso dicen. Era el turno de Iván Ferreiro, quien dejo claro que en realidad no es ningún “artista de mierda”. Profesionalidad y disculpas ante la primera media hora de concierto en donde debido a los problemas técnicos, el público no dejaba de tararear a ritmo de “no se oye”, suerte tuvimos de estar en las primeras filas y escuchar medio bien “Turnedo”. Una vez arreglados los fallos, Ivan Ferreiro continuo con su concierto, temas como “El Dormilón”, “Bamby Ramone” o “Pájaro Azul” dejaban claro porque es un referente en la cultura musical española.  Con su traje gris y su destreza frente al micrófono (y también piano) pudimos disfrutar de canciones más emotivas como “El Viaje de Chihiro” o “N.Y.C”.  Eso sí, echamos de menos un “Farenheit 451” o un pequeño homenaje a Los Piratas con “Años 80”.

Mientras todo esto sucedía en el escenario principal Jack Daniels, el público que se acercó al escenario piscina pudo disfrutar de la actuación de grupos como Cyan, Smile o Polock. Nosotros solo pudimos llegar al final de los estos últimos, encargados de presentar su último disco Everlasting, eso sí, nos hicieron bailar un buen rato con “Fireworks”, la canción escogida para terminar con su concierto y  el single de su anterior disco y repleto de destellos alegres y sonidos tropicales.

Amaral irrumpía en el escenario en un baño de masas bastante esperado, puesto que se trataba del cabeza de cartel principal del festival. Miles de personas habían comprado la entrada de un día para verla actuar y ella respondió sobre todo con clásicos como “Moriría por Vos” o “El Universo Sobre Mí”.  También pudimos escuchar temas más actuales como su recién publicado single “Ratonera” y ante el cual se ha desatado la polémica, tanto Eva como su compañero Juan Aguirre quisieron reflejar su desacuerdo ante el gobierno actual. Una de las sorpresas de la noche fue el estreno en directo de “Cazador”, canción que formará parte de su nuevo disco. Y por si fuera poco, quisieron alegrar nuestros oídos con una versión de “Revolución” fusionada con “Héroes” (versión en castellano de David Bowie), sin dejar de lado la cover inicial que hicieron de All Tomorrow’s Parties” de The Velvet Underground.

Uno de los grupos a los que pareció no haberles afectado en absoluto los problemas de sonido fue Miss Caffeina, posiblemente uno de los mejores directos en cuanto a potencia, voz y efectos se refiere. Una buena combinación a la que le tenemos que añadir el fantástico juego de luces y humo del escenario. Siempre correctos comenzaron con temas como “Mi Rutina Preferida” y “Ley de la Imposibilidad del Fenómeno”, seguida de ritmos más moviditos como “Cabaret”, “NM” o “Hielo T”. Mención especial al tema Buen Soldado” de Francisca Valenzuela y que vienen interpretando en sus últimos directos. Un buen legado de fans bailaban al ritmo de “Venimos” o “Gigantes” y sus sintetizadores. “Disfraces” sirvió para dar por terminada su actuación acompañada de infinidad de aplausos para los madrileños.

El cielo estaba más que oscurecido, rondaban las 2:30 de la madrugada y los chicos de Varry Brava aún no habían pisado el escenario (y eso que estaban programados para tocar a las 20:00 de la tarde), desconocemos los motivos ya que se han barajado infinidad de posibilidades más allá de los problemas ya mencionados, lo que si que sabemos es que una vez salieron a escena, inundaron el ambiente de alegría y buen rollo. Atuendos de lo más pintorescos, pianos, luces de colores y muchas ganas de pasarlo bien fueron los ingredientes para disfrutar al máximo de canciones como “Calor” o “Radioactivo”. Pudimos disfrutar en primicia de dos temas nuevos, además del single “Oh, Oui Oui” de su nuevo disco, pero sin duda si nos tenemos que quedar con un momento de todo el concierto sería con “No Gires”, imposible no saltar  y girar bailando al ritmo de los murcianos.

Tras una segunda jornada de lo más intensa, tocaba animar el ambiente hasta la hora de irse a dormir, Guille Milkyway o Madrasso pusieron punto y final a la noche del viernes. Un Guille del que por cierto echamos en falta que pinchara canciones de La Casa Azul.

Si ya el viernes del SanSan Festival disfrutamos de las actuaciones de grupos como The Right Ons, Varry Brava o Iván Ferreiro, el sábado no iba a ser para menos, en teoría estábamos ante el plato fuerte del festival. La Habitación Roja, Izal o Lori Meyers encabezaban este último día y pese a la expectación de los asistentes por saber si sus grupos favoritos iban a sufrir cambios en el horario, la jornada transcurrió mejor de lo que esperábamos (además de que el sonido había mejorado notablemente).

La tarde comenzaba en el escenario piscina con grupos como Reno, Napoleón Solo con su atrevido directo, seguido de Novedades Carminha, quienes saben de sobra como entretenernos y hacer pasar un rato divertido con su Juventud Infinita

Por otro lado, en el escenario principal, 84 mostraban el discreto indie pop que les caracteriza. Tras ellos, un Julio de la Rosa que presentó la mayoría de las canciones de su álbum Pequeños trastornos sin importancia, que bien podían hacer referencia a las amenazas de lluvia y cielo gris que le acompañaron durante todo el concierto. Amenazas que no se hicieron presentes hasta el momento en que La Habitación Roja salía al escenario (pequeñas gotas sin importancia) y que menos aún pareció importar a los valencianos. Sin duda estábamos ante uno de los mejores conciertos de todo el festival, disco nuevo bajo el brazo y una actitud que muchos desearían. “La Moneda en el Aire” de su nuevo trabajo, “Voy a Hacerte Recordar” o su maravilloso hit “Indestructibles” con el que aprovecharon para defender y apoyar la importancia de conservar las playas de nuestra comarca y lo poco que ayuda el gobierno a ello, fueron algunos de los temas que consiguieron emocionar al público, tal vez el estar tan cerquita de su casa influyera.

Después llegó el turno de Xoel López y con él, los problemas de sonido, ante lo que el gallego no dejó de disculparse. Una pena no haber podido disfrutar como toca de gran parte de su concierto. Varios son los años de experiencia y reputación que acompañan al artista, o ¿tal vez deberíamos llamarle hombre orquesta? sea como sea, así quedó plasmado en su actuación. Temas como “Buenos Aires”, “Desafinando Amor” o incluso “El Amor no es lo que Piensas” como pequeño homenaje a su etapa Deluxe, sonaban al ritmo de su guitarra y demás instrumentos. Miles de fans quedaron empapados de su magia y elegancia.

Energía y un último esfuerzo era lo que necesitábamos para lo que aún estaba por llegar. Tras un ratito de espera y mucha exaltación en el ambiente, salía al escenario uno de los grupos más esperados de todo el festival, Izal, acostumbrados a colgar el cartel de sold out pero nunca ante tanto público (según comentaba el propio Mikel). Y es que estos chicos parecen imparables, sabían que tenían al público de su parte. Temas como “Qué bien” y “Magia y efectos especiales” ante los que solo podíamos dejarnos llevar. Sin embargo, la mayoría de las canciones que tocaron pertenecían a su último trabajo “Agujeros de gusanos”; “Pánico Práctico”, “Asuntos Delicados” o “La Mujer de Verde”, con la que ya nos tienen acostumbrados a finalizar sus directos, fueron alguna de las canciones interpretadas. Son el grupo del momento y así lo demostraron ante miles de fans que tarareaban todas y cada una de sus canciones. Guitarra, piano y hasta un Ukelele representan a estos madrileños que hicieron, una vez más, un concierto memorable.

Mientras tanto, en el escenario piscina, los grupos Niño Burbuja y Mendetz animaban al público a base de temas de lo más bailongos como “Plasticine” o “Futuresex”. Destacó sobretodo la actuación-espectáculo que ofrecieron Niño Burbuja y que acumuló a más gente de la esperada.

Entre tanto salto y tanto baile, volvíamos al escenario principal. Lori Meyers, producto indie nacional por excelencia, salía al escenario, y ya se sabe que lo de aglutinar masas y respuestas positivas por parte del publico va con ellos. Aún así, se marcaron un concierto un poco flojo, con canciones más lentas y no tan enérgicas. Dejando de lado el extraño setlist que confeccionaron también disfrutamos de clásicos de sus tres discos como “Corazón Elocuente”, “Emborracharme” o “Luciérnagas y Mariposas”. Momento ya muy visto y nada sorprendente el de cantar “El Tiempo Pasará” con Anni B Sweet ante el piano. Un detalle muy bonito por parte de Noni, ya finalizando el concierto, el de acordarse y rememorar con una canción la muerte de Gabriel Garcia Marquez, resaltando “Cien Años de Soledad” como uno de sus libros favoritos.

Y cuando menos fuerzas teníamos (que no ganas, las ganas seguían siendo las mismas) quedaba un último concierto que no precisamente destacaba por su tranquilidad. Dinero y su gamberro guitarreo salían a escena con un rock potente cargado de temazos. “Duelo de titanes”, “Cómo Cuándo Quién” o “En invierno” agotaban nuestros últimos cartuchos. Un broche final perfecto lleno de adrenalina para irnos a dormir con el mejor sabor de boca. Aunque para los más cañeros aún quedaba música y fiesta para rato, Djs como Amable, Beauty Brain o Dubstick fueron los verdaderos encargados de dar por finalizado esta primera edición del SanSan Festival.

Y muy a nuestro pesar, se acabó el festival, un festival lleno de contratiempos, problemas de sonido y sobre todo mucha falta de organización, pero al que también queremos aplaudir por ser uno de los pocos festivales españoles que ha apostado por un cartel cien por cien nacional y por ofrecernos una de las programaciones más completas en lo que va de año. No olvidemos que la música está por encima de todo y de que se han atrevido a apostar fuerte en un momento delicado para la industria de la música. Cuentan con los ingredientes necesarios para hacer del SanSan un festival consolidado en las próximas ediciones. Para ello van a tener que aprender de sus errores y esforzarse el doble si es posible. Desde El Ukelele pensamos que merecen una segunda oportunidad y les deseamos toda la suerte del mundo. Estaremos muy atentos y con las ilusiones renovadas y es que ¿a quién no le gustaría vivir en un festival infinito?.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Delia Pedro Vila

Music is my boyfriend, music is my girlfriend.
Cerrar menú