FIB 2015: Florence, Blur y Los Planetas elevan el festival

FIB 2015: Florence, Blur y Los Planetas elevan el festival
FIB 2015: Florence, Blur y Los Planetas elevan el festival
Puntúa este artículo

El Festival Internacional de Benicássim, FIB, comienza con un jueves que destaca por tener uno de los cabezas de cartel más potentes en mucho tiempo: Florence + The Machine. Destacaron también Clean Bandit, L. A. o Crystal Fighters.

Fotografías: Diego Garnés (El Backstage)

Un año más vuelve el Festival Internacional de Benicàssim, FIB, una nueva cita (la vigésimo primera) a cargo del respetado promotor británico Melvin Benn que, tras tomar las riendas en 2014, ha llevado esta edición de principio a fin. Esto ha supuesto un soplo de aire fresco para el festival colocándolo en una posición de estabilidad económica, la inclusión de nuevos espacios (South Beach y Trenchtown), el aumento de un casi 25% de las ventas de abonos en España y la apuesta por nuevos estilos y bandas, es decir, un punto de inflexión que muchos han bautizado como “Melvinismo”.

Otra de las novedades fue la hora de comienzo, este año se empezaba una hora más tarde, algo que muchos asistentes agradecerían pasando menos tiempo al sol. Además, el escenario Maravillas pasaba a llamarse Las Palmas el ya conocido escenario FIBCLUB se convirtió en un autobús patrocinado por la marca de bebida energética, algo que fue muy criticado por los asistentes pero que, a pesar de todo, estuvo a la altura en cuanto a sonido.

El jueves comenzó con el característico calor de Benicàssim en julio, con el post-punk de Trajano! en el escenario principal y el contundente rock de Mox Nox con toques de shoegaze, letras en valenciano y unas distorsiones que podrían recordar a los mismísimos My Bloody Valentine.

Más tarde la primera banda británica hacía su aparición, y era una de esas bandas que hemos visto crecer en el FIB. Swim Deep volvieron a Benicàssim tras su debut en 2013 con nuevo disco bajo el brazo. Es una banda que a primera escucha suena a dream-pop con sintetizadores característicos de finales de los 80, vamos, lo que se destila últimamente. Tras actuar de noche pasaron a tocar en el grande delante de menos público debido a la hora, pero no por ello fue para menos, presentaron temas de su segundo álbum con un directo que ha ido cambiando desde sus inicios, llegando al single “King City” en la recta final donde se apreció un cambio en el ritmo de la canción, más rápido.

La banda de Luis Alberto, L.A., salió con algo más de público y acompañada de Russian Red (Lourdes Hernández) a los coros y a la guitarra. No era de extrañar, ya se sabía que la madrileña colaboró con los mallorquines en la grabación de su último discoFrom the city to the ocean side (2015), cuya portada aparecía en el escenario, sinónimo de la larga trayectoria de la banda con esa carretera. Fueron los temas de sus trabajos anteriores los que, junto a la entrega de los chicos, movieron a los allí presentes.

Electrónica, violín y violonchelo, Clean Bandit hacen música pensada especialmente para el baile, una base y colaboraciones, puede que su éxito resida ahí. Cabe destacar que por momentos el violín no se percibía, una pieza fundamental en las canciones, pero algo que seguramente a mucha gente le traería sin cuidado mientras iban a lo suyo.

Volvemos al autobús para escuchar una de las apuestas del festival, britpop procedente de Australia (curioso, ¿verdad?), DMA”s son cinco chicos que no han inventado nada y que, al mismo tiempo, te sacan una sonrisa mientras te recuerdan a los Stone Roses u Oasis. Con su actitud y su enérgico single “Laced” nos hicieron olvidar por un momento lo del autobús, quién sabe si en un futuro despegan como otras muchas bandas que han debutado en el FIB.

Crystal Fighters son un seguro de vida para los festivales, no aportan mucho musicalmente, pero dan lo que los jóvenes demandan, la fiesta. Sus temas de electrónica con instrumentos característicos del folclore es todo lo que necesitan para mover a las masas, acompañándolas de vestimentas y decorados que inspiran naturaleza junto a un espectáculo de balones hinchables. Muchas veces he pensado sobre este grupo “menos mal que la voz del cantante se apoya en la de las coristas, si no sus conciertos serían infumables”.

Llegados a este punto sólo faltaba el plato fuerte de la noche, un grupo que no solía ser de unas magnitudes tan grandes el primer día del festival “¿Querían cabeza de cartel para el jueves? Pues lo van a tener”. Florence + The Machine, el grupo que encabezó el Glastonbury tras la baja de Foo Fighters hacía su aparición el jueves.

Desde bien temprano ya se veían personas agarradas a la valla con coronas de flores en la cabeza, y seguro que hicieron bien. Una preciosa puesta en escena con un telón de lentejuelas brillantes y una cuidada iluminación que realzaban los colores de la cantante engancharon desde el primer minuto al público.

La diva venía para presentar su nuevo trabajo How Big, How Blue, How Beautiful (2015), un álbum más potente que sus anteriores que demostró corriendo de aquí para allá manteniendo su hermosa voz. La combinación de sus clásicos más íntimos y místicos junto a singles como “What Kind Of Man” hizo que encarrilara un concierto difícil de olvidar, nos lo debía tras su cancelación en 2012. Florence Welch puso la guinda a la noche coronándose, literalmente, al bajar al foso con su público.

La segunda jornada del FIB contó con el britpop de Noel Gallagher y la electrónica de The Prodigy como máximo reclamo

Tras la primera jornada llegaba el momento de afrontar la segunda a cargo de la electrónica-punk de The prodigy y el britpop de Noel Gallagher junto a sus High Flying Birds. El viernes también se caracterizó por un triple solape con unos grupos bastantes demandados por los asistentes, o eso pensábamos.

Llegamos al escenario Las Palmas para presenciar la actuación de los cartageneros Nunatak, una banda folk con letras en español que giran en torno a la naturaleza. Con un escaso público castigado por el sol amenizaron la tarde demostrando con su talento por qué merecían tocar en el escenario principal. Poco después encontramos a Elsa de Alfonso y los Prestigio en el autobús FIBCLUB, formado por integrantes de Doble Pletina y Extraperlo, con unas melodías pop que atraían a los que pasaban por ahí. Buen directo a primera hora para aquellos que gustan de disfrutar de conciertos bien temprano.

Volviendo al escenario principal encontramos a los elegantes Moodoïd, otra de las muchas apuestas por bandas francesas que suele hacer el FIB, en este caso el proyecto del guitarrista de Melody’s Echo Chamber. Se trata de un rock psicodélico que combinaba slap al bajo y bongos en algunos temas, una fusión que dejó con buen sabor de boca a más de uno, tanto curiosos como a los que sabían de su existencia, dando lugar a una fiesta improvisada.

Mientras los ingleses pogueban en Las Palmas una resistencia de españoles apoyaba a Nudozurdo en el autobús, una buena alternativa al garage de Palma Violets. Sus cuidadas letras y una voz que recordaba a Robert Smith fueron el entrante perfecto antes de los grandes nombres de la noche, un momento de calma con el que cerrar los ojos y dejarse llevar con los primeros acordes de “Mil Espejos”.

Su paso en 2012 dejó huella, y aquél viernes también. Noel Gallagher y sus High Flying Birds volvieron al FIB con su nuevo disco Chasing Yesterday (2015), un largo que encajó a la perfección con su primer trabajo en solitario y sus composiciones de Oasis.

Con “Everybody’s On The Run” comienza un ritual de audiovisuales mezclado con britpop que engancha enseguida al personal. No tardó en sonar “Lock All The Doors”, demo de 1992 que el ex Oasis rescató dándole su toque de personalidad y complementándola en directo con el roce de sus cuerdas con el soporte del micro. No hace falta ser un melómano de mucho cuidado para darse cuenta de que el público conectó mucho más con él que con su hermano dos años atrás en Benicàssim, será el carácter, el carisma, los temas en solitario o las rescatadas de la mítica banda de britpop, juzguen ustedes.

Con el terreno ya asentado el veterano aprovecha para lanzar  “Champagne Supernova”, un tema que demuestra el poder que ejerce sobre los fans haciendo que se levanten a hombros unos a otros, momento que se repitió al finalizar a modo de karaoke con “Don”t Look Back In Anger”. Misma fórmula con nuevo repertorio, Noel Gallagher volvió a sacar una sonrisa (y alguna que otra lagrimilla) a los “fibers”.

Al acabar todavía continuaba la actuación de dos horas de los canadienses Godspeed You! Black Emperor, un grupo de valientes que no llegaría al centenar seguían en trance dentro de esa atmósfera de temas de veinte minutos de duración con su característico post-rock instrumental capaz de tocar la fibra sensible y unos visuales de demoliciones que influían en lo que desprendía ese escenario. Ya sorprendió la confirmación de este grupo en el festival, no suele ser del perfil del público británico que frecuenta Benicàssim, es decir, los que buscan sol, playa y fiesta.

Y con la única alternativa de un grupo nacional en el autobús The Prodigy entraba en ebullición en el escenario Las Palmas. No parece que pasen los años para ellos, sus directos llenos de esa electrónica rockera siguen estando a la altura de los fieles seguidores, y de los nuevos. Con su nuevo The Day Is My Enemy (2015) encarrilaron un espectáculo que alternaba temás míticos como “Firestarter” u “Omen” con cortes como el que da nombre a su último trabajo. A pesar de haber visitado muchas veces en poco tiempo nuestro país el público no estuvo quieto, hubo saltos y pogos para dar y regalar.

Blur y Los Planetas protagonizaron una tercera jornada del FIB que devolvía la ilusión a los fieles al festival con un cartel imponente.

Llega el día más apetecible por muchos, la presencia de Los Planetas y de Blur en el cartel hizo que los que sólo podían asistir un día eligieran el sábado. Las nubes amenazaban con lluvia y proporcionaron una tarde agradable con unos escasos minutos de lluvia.

Comenzamos nuestra ruta con los mallorquines Beach Beach y los valencianos Siesta!, dos conciertos que, debido a la gran asistencia por los cabezas de cartel, no estuvieron tan desangelados como los del jueves y viernes. Un concierto a primera hora de los mallorquines en el grande con su indie-rock y aires de lo-fi que invitaban a unirse a su fiesta que después continuaría en el autobús a cargo del kraut-rock de los segundos, ni el pequeño problema con la caja de ritmos impidió que se disfrutara de un buen concierto tempranero.

¿Alguien se acordaba de los Reverend And The Makers? Tras tanto tiempo sin saber de ellos los de Sheffield hacían su aparición en el escenario Las Palmas con su rock electrónico y pequeñas dosis de funk. Un concierto bastante bailable, un público entregado en las primeras filas y un cantante que se esforzaba por caer bien y causar buena impresión, por lo menos la jugada les salió bien.

El poco tiempo que duró la lluvia nos sirvió para decidirnos entre Kaiser Chiefs y Curtis Harding, ya sabíamos de qué palo iban los primeros con su showman y sus hits para saltar y gritar, por lo que decidimos decantarnos por algo nuevo (y tan nuevo). Pocas veces se ha visto soul en el FIB, y aquella noche Curtis Harding, en lo que fue su primer concierto en España, demostró que es igual de efectivo que cualquier otro estilo. La explanada se fue llenando hasta convertirse en una pista de baile, su disco debut Soul Power (2015) dio para mucho, en algunos cortes como “Surf” se podían notar influencias hasta del mismísimo Lenny Kravitz.

Mientras Darwin Deez comenzaba su concierto con una curiosa coreografía que prometía ser un show bastante divertido, miles de españoles se iban aglutinando en el escenario Las Palmas sin rastro de público extranjero. Escenario principal, hora de máxima audiencia y regreso tras muchos años, Los Planetas es la banda que más veces ha pisado Benicàssim y aquella noche demostraron, una vez más, por qué deberían estar en todas las ediciones.

Con un nuevo Ep bajo el brazo y sólo una hora por delante encarrilaron un concierto con sus características dosis de flamenco y distorsiones cuyas letras encajan en cualquier etapa de nuestras vidas. En el poco tiempo que duraba la actuación supieron hacer un viaje por todas sus épocas sumando unos visuales que hacían referencia a su tierra y la aparición de Gaizka Mendieta, protagonista del tema “Un Buen Día”, una de esas ocasiones especiales con las que los más fieles podrán decir “yo estuve allí”. “De Viaje” fue el broche final para terminar esta travesía (nunca mejor dicho) con una segunda mitad de directo tan intenso con temas como “Alegrías Del Incendio”.

Tras el paso de uno de los referentes del indie español el escenario Las Palmas se llena de neones con formas de conos de helado. Damon Albarn y los suyos llegaban para presentar Magic Whip (2015), su nuevo disco. Como era de esperar comenzaron con uno de los nuevos temas, “Go Out” tuvo el honor de abrir un concierto que se convertiría en una montaña rusa. ¿Es Blur un grupo de cuñados? El nuevo álbum de los londinenses no pareció cuajar del todo entre los fans, todos lo daban todo con los clásicos, pero era en las nuevas composiciones donde la gente aprovechaba para hablar de su vida con el vecino.

Aun así el sonido era de sobresaliente, con tantos años a sus espaldas es difícil que un concierto de Blur suene mal, les acompañaban coristas e instrumentos de viento para complementar el directo. Tal vez fue el orden de las canciones las que impidieron que aquellos que no se encontraban en las primeras filas no conectaran del todo con el concierto, tras poguear (y venirse arriba) en los hits más conocidos de la banda llegaban las lentas, puede que ese fuera el único error. Pero si hay algo que le encanta al rejuvenecido Damon es el espectáculo, no le bastó con lanzar agua al público, sacó a una de las fans para cantar y jugar en “Parklife” (afortunada ella).

Después del parón volvieron con los bises para rematar una jornada que recordaba a aquella época de buenanza del FIB con Stereotypes”, “Girls & Boys” y un final para el recuerdo con “The Universal”. Un sábado que da esperanzas al Melvinismo.

Alberto Hernández

Como no tengo gato fotografío canciones.
Cerrar menú