Marc de Sidonie: “Axel iba para médico, yo para óptico y Jes pertenecería al hampa”.


El 25 de marzo Sidonie volvían con Sierra y Canadá, su octavo disco -ahí es nada-. Metidos ya de pleno en la gira de presentación que les llevará por muchas salas y festivales tuvimos ocasión de hacerle unas preguntas a Marc. Aquí el resultado.


Venís con nuevo disco bajo el brazo, ¿cómo ha sido el proceso de grabación?

Ha sido difícil, ha habido muchas discusiones y algún que otro portazo. Los seis miembros implicados en el proyecto lo vivíamos con mucha intensidad y al mismo tiempo estábamos pisando un terreno, el de la electrónica, que nunca habíamos pisado, es normal perder los nervios cuando andas un poco perdido. Estamos muy orgullosos de haber hecho este disco y haber sido valientes asumiendo todo los cambios que nos habíamos propuesto.

¿Cómo realizasteis la selección de canciones? ¿Descartasteis muchas?

Es un proceso complicado en que los tres no siempre estamos de acuerdo. Para este disco hemos descartado tres canciones, una de ellas muy importante para la historia de Sierra y Canadá. Al final tienes que apostar por un equilibrio apostando por el less is more, de esta forma no caes en la tentación de hacer discos largos.

Contadnos un poco el significado del disco. ¿Qué simbolizan Sierra y Canadá?

Sierra y Canadá son dos personajes. Él se llama Canadá porqué tiene complejo de segundón, exactamente como este país respecto de EEUU en América del norte. Ella se llama Sierra por una cuestión estética, así saben sus besos de robot: a frío metal dentado. Es una historia de desamor ambientada el día después que haya caído una bomba de hidrógeno.

El tema ‘Yo Soy la Crema’, ¿podemos verlo como una previa a posibles críticas del nuevo disco?

‘Yo Soy La Crema’ no habla de nosotros, habla de un personaje que estamos hartos de ver, un individuo que se cree un genio y no acepta su mediocridad como artista. Ese tío que se mueve por el barrio de Gracia en Barcelona o en Malasaña, en Madrid y que tiene mil proyectos artísticos, ninguno acabado, y que piensa que el mundo está confabulado contra él porqué no entiende su arte.

Cuando tocáis en directo ‘Hiroshima, Mi Amor’ os emocionáis. ¿Podemos preguntar si está dedicada a alguien especial?

Sí, está dedicada a alguien, algo tan intenso no puede estar dedicado a un personaje de ficción. Pienso en la persona en la que me inspiré para escribir esta canción.

¿Por qué ‘Las Dos Coreas’ no aparecen en el vinilo?

Porque no queríamos que la gente girara el plato al revés para descubrir el mensaje satánico que contiene esta canción.

El Fluido está basado en un libro de ciencia ficción español. En este disco seguís con amores robóticos. ¿Os mola la ciencia ficción? 

El Fluido estaba basado en el ‘Anacronópete’ de Enrique Gaspar  y Rimbau. Para este disco he prestado mucha antención a ‘Los Robots del Amanecer’ de Isaak Asimov, a ‘Crónicas Marcianas’ de Ray Bradbury y ‘¿Sueñan los Androides Con Ovejas Eléctricas?’ de Philip K. Dick y por supuesto la película ‘Blade Runner’ basada en este último relato.

¿Cuál es vuestro secreto para llevar tantos años juntos?

Los tres tenemos la certeza de que si no fuéramos amigos no existiría el grupo. Nos queremos y nos admiramos y hemos aprendido a vivir con los defectos y las virtudes del otro.

En todo este tiempo, con tantas giras en vuestras espaldas, ¿alguna experiencia destacable?

Cada fin de semana, cuando salimos a tocar, se producen experiencias únicas. Podríamos escribir una autobiografía de varios tomos con todo lo que nos ha pasado, el problema es que muchas cosas no las podemos contar y otras no las recordamos. En el fondo creo que la experiencia sublime es la de pertenecer a un grupo de rock, en España y en el siglo XXI, esto si que es la gran aventura.

¿Qué esperáis de esta gira?

Que nos lleve bien lejos y que nos vea mucha gente. Una de las cosas más difíciles era llevar las canciones del disco al escenario y esto lo hemos resuelto a base de ensayar horas y horas. Ahora sólo nos queda presentarlas al mundo que quiera escuchar.

¿Qué sería de vosotros de no ser por la música? ¿A qué os dedicaríais?

Es difícil responder a esto. Axel iba para médico, yo para óptico y Jes pertenecería al hampa. Creo que hacemos un mejor servicio a la sociedad siendo músicos. El mundo sería un lugar más terrorífico aún si nos hubiéramos dedicado a lo que el sistema tenía preparado para nosotros.

Dicen que el indie es el nuevo mainstream, ¿estáis de acuerdo?

Ojalá fuera así, los grupos como nosotros sólo tenemos presencia en los medios musicales especializados, para el resto no existimos a pesar de que cada vez llevamos más gente a los conciertos. Aquí todo está clasificado y unos pocos señores se encargan de decidir qué debe escuchar cada uno teniendo en cuenta su nivel cultural. Mientras Love Of Lesbian no puedan tocar en el Primavera Sound o Lori Meyers no suenen en Los 40 seguiremos siendo unos catetos, así nos ven desde Francia o Alemania donde sus grupos son tratados de una forma muy distinta.

En Internet, ¿veis a un aliado o a un enemigo?

Depende del uso que se haga, como todo. Eres tú el que decide buscarse aliados o enemigos. Yo por ejemplo estoy activo en las redes sociales del grupo pero no las uso en mi vida privada.

Como amante de la música, soy un ferviente devorador de conciertos. Me gustan los festivales, y por supuesto que voy a algunos, pero adoro el directo en una sala. ¿Creéis que se está creando en España una burbuja de festivales? Porque, además, suelen estar los mismos grupos en los carteles. ¿Se hacen por amor a la música o es un negocio más?

Los festivales forman parte del negocio musical y todos nos beneficiamos de ello. Entiendo que haya gente que se lo tome como un pack de vacaciones en el que se puede disfrutar de la música, el alcohol, las drogas y el sexo (quien pueda) por un módico precio, pero yo recomendaría ver a los grupos en su propio terreno porque es ahí donde se ve su esencia. Con la subida del IVA para las entradas de los conciertos es difícil compaginar las dos cosas, realmente nos están apretando demasiado.

 Ahora, para terminar os pedimos una recomendación. Hay algún grupo emergente que te esté gustando.

Me gusta mucho un grupo de Bélgica que hace psicodelia que se llama Bed Rugs, han sacado un disco que se titula 8th Cloud que es una maravilla.

La gira de Sierra y Canadá les va a llevar por toda la geografía española, podéis consultar aquí las fechas. Y si quieres ver cómo lo vivimos el pasado jueves en el Teatre Principal de Barcelona, aquí tienes la crónica.

 Fotos: Carles Rodriguez

Escrito por
More from Ángel Pallarés

Burrito Panza – Una Familia Desestructurada

Facebook Twitter Pinterest LinkedIn WhatsApp   Burrito Panza – Una Familia Desestructurada...
Leer más