Entrevista a Belize

Belize, con tan solo tres temas publicados, se han convertido en un grupo al que no se debe perder de vista. De mano de Promociones sin Fronteras y Hook Management entrarán a grabar su próximo disco, que esperemos que vea la luz a finales de este año. Aprovechamos su viaje promocional a Madrid para sentarnos con ellos en el madrileño Iowa, y charlar sobre lo más importante, su música.

¿Quiénes sois, de dónde venís y qué hacéis?

IGNACIO: Venimos de Pamplona, somos Ángel, Ana e Ignacio, ellos dos son hermanos. Ángel y yo venimos de un proyecto musical anterior, pero entendido de otra forma, era quizá música más clásica, un grupo clásico de batería, guitarra y bajo. Pero llegó un momento en el que queríamos hacer algo un poco más “ambicioso”, que tuviera más matices y más sonidos; por así decirlo, que tuviera más chicha y salir de esa limitación de instrumentos muy concretos, y así es como nació el grupo.

¿Vosotros cómo lleváis lo de trabajar en familia?

ANA: Yo estoy encantada. A mí siempre me ha gustado la música y desde pequeñitos hemos tocado instrumentos, hemos cantado y es como muy familiar. El trabajar juntos al final es un compromiso, pero también hay mucha más confianza, te dices las cosas lo mejor que puedes.

ÁNGEL: Al final al trabajar en familia acabas teniendo una relación más personal y eso mejora la relación y también la tratas más tiempo, vamos de viaje juntos…

ANA: También es un apoyo, el trabajar con tu hermano es un apoyo cuando necesitas algo, que ya sé que puedo contar con Ignacio, pero es más familiar, hay más confianza.

¿Por qué Belize?

ÁNGEL: El tema del nombre siempre nos resulta un poco doloroso porque el nombre del anterior grupo que tuvimos no lo elegimos muy bien, era muy difícil de pronunciar y no se lo aprendía nadie.

IGNACIO: Elegimos una palabra que nos fuera sugerente, que fuera fácil de pronunciar y que sonara bien, porque el anterior nombre era un poco difícil y salimos un poco escarmentados.

ÁNGEL: Lo que hicimos fue esperar a las canciones antes de ponerle nombre y luego hacer el ejercicio de decir ¿qué te transmiten las canciones? ¿A qué tenemos que sonar cuando alguien nos mencione? Y al final creemos que Belize te transmite eso, te transmite nuestras canciones.

¿En qué momento os disteis cuenta de que lo vuestro era la música?

IGNACIO: Pues no sé, la verdad es que en ese sentido hemos sido como muy naif, en plan, nos gustaba la música y hacíamos música, y lo demás llegó después. Lo importante es mantener la misma pureza y sinceridad a la hora de hacer música, porque te renta y te gusta.

ÁNGEL: Porque nos compensa, si no nos compensara ya lo habríamos dejado. Porque cuando estás encima del escenario y  ves a alguien que canta tu canción, te compensa y dan igual las noches en vela y todo el esfuerzo de ir y volver, todo esto compensa solo porque alguien en el concierto está cantando tu canción.

¿Cuáles diríais que son vuestras mayores influencias?

IGNACIO: Quizá podríamos decir que cuando compusimos los temas yo tenía como referencia a grupos más electrónicos como Animal Collective y Ángel grupos más acústicos como Little Joy, por citar unos. Yo creo que es la referencia del encuentro entre algo electrónico con algo muy acústico, la fusión de una electrónica muy pop como base y  la voz más acústica acompañada de la guitarra, de una forma muy desnuda.

¿Conseguís vivir de la música o lo compagináis con otros empleos?

IGNACIO: No, no, aquí a trabajar (risas).

ÁNGEL: Como cualquier joven de nuestra generación tenemos que hacer muchas cosas. Al final, creo que dedicar a una única cosa el tiempo al completo es difícil de conseguir, y no creo que mucha gente lo mantenga.

IGNACIO: Lo que pasa es que sí que es complicado, porque tienes que trabajar 8 horas al día y luego también dedicarle tiempo a la música, hay que compaginar.

Cuando abordáis la composición de un tema, ¿seguís algún tipo de método? ¿Cómo es el proceso?

ÁNGEL: Partimos de unas ideas principales más en bruto, con la guitarra. La idea principal la suelo plantear yo y luego junto a Ignacio la desarrollamos a nivel de producción. Pero nunca hacemos una canción solo desde la voz, hacemos que intervengan los caracteres y el ritmo, algo más cercano a la producción final y así nosotros desarrollamos nuestro sonido, lo grabamos por nuestra cuenta y luego ya vamos a estudio a desarrollar esos sonidos. Y al final las guitarras, lo coros o los teclados los grabamos en casa y ya al estudio vamos con la tarea hecha, porque le planteas al productor la mezcla y él te da otro enfoque y se va puliendo. Ana al final lo que hace es desarrollar conmigo las canciones.

ANA: Todo el proceso es muy natural, bajamos a la playa con el ukelele y esperamos a ver qué sale, así es como nos gusta trabajar. Al final tiene mucho que ver lo que se escucha, Ángel siempre lleva más la voz mandante porque escucha mucha música, se encarga de saber más y de investigar.

IGNACIO: Sí, Ángel se ocupa más de la labor de investigación y Ana más de la parte visceral, aporta ese punto.

¿Cómo afrontáis la grabación de vuestro primer trabajo en largo? ¿Cuál será el proceso?

IGNACIO: Es una pequeña gran obra.

ÁNGEL: Lo que tienen los músicos es que son los propios intérpretes de sus propias composiciones, porque hay gente que compone, le da a un tío una canción y la interpreta a parte y ya está. Pero nosotros tenemos tanto que componer esas canciones como luego defenderlas ante el público. Entonces ese proceso implica también que tú descubras cuál es tu propio sonido, porque si te lo descubre otro tío luego tú no suenas a ti mismo y al final la gente no se lo cree. La diferencia entre lo que hacíamos hace unos años y lo que hacemos ahora es que investigamos cómo queremos sonar y nos ceñimos un poco a esto.

IGNACIO: Claro, y luego vamos en esa dirección. Intentamos primero pensar y mirar.

ÁNGEL: Es que en el fondo es un proceso muy teórico, no es tan práctico como parece, porque primero tienes que sacar la idea y luego surgen más ideas y si estas ideas van en contra de la idea inicial entonces normalmente se descartan.

Con tan solo tres canciones habéis conseguido que a muchos nos pique la curiosidad, ¿qué podemos esperar del resto?

IGNACIO: Yo creo que las líneas cambian pero siempre irán un poco más allá, el disco se verá de donde sale pero irá un poco más lejos.

ÁNGEL: Al final las canciones nacen de una idea y lo que tenemos que hacer es desarrollarla, en el momento en el que esa idea pierda su frescura o necesite una transición cambiaremos. Nosotros lo que hemos descubierto ha sido un método, una forma de ver las cosas, un sonido especial y yo creo que al final no hay que quedarse en lo que hicimos hace unos meses, hay que investigar hacia donde podemos llegar y ya veremos que hay cosas que se mantendrán y que serán como más continuistas.

IGNACIO: No va a ser una ruptura, va a ser algo continuista pero creemos que va a ir más allá, sobre todo en el tema instrumental e incluso compositivo.

Entráis a grabar este verano, ¿sabéis más o menos sobre qué fechas verá la luz vuestro nuevo trabajo?

IGNACIO: Sí, entramos a grabar en agosto y después de eso ya veremos. Nos gustaría sacarlo antes de final de año, pero nunca se sabe.

ÁNGEL: En estos procesos interviene tanta gente que nunca se sabe, ya que no dependen exclusivamente de nosotros. Lo importante es que salga bien el disco y que nosotros estemos convencidos de que lo hemos hecho lo mejor que hemos podido.

Destacáis por vuestro sonido fresco y un tanto experimental, ¿qué instrumentos podremos escuchar en el nuevo disco?

IGNACIO: Bueno, para plantear las canciones trabajamos siempre con guitarra española y este instrumento está en todas nuestras canciones. Sí que es verdad que con el tema de la electrónica pues nos permitimos como más margen al seleccionar los sonidos. Sí que nos gusta también tener percusiones como muy acústicas, pero al final todo es bastante digital, es decir, para nosotros es el gran abanico que se abre cuando vas a samples, tener un poco esa variedad. Igual el sonido acústico sí que se mantiene más fijo pero el tema electrónico también está presente.

¿Cuándo os metéis en el estudio buscáis que lo grabado se parezca a vuestro directo?

IGNACIO: Bueno, yo personalmente y creo que con los anteriores temas pasó un poco esa idea de vamos a grabar unas canciones en el estudio y sin tener limitaciones en el sentido de no pensar cómo vamos a hacer esto en directo, sino disfrutar de ese proceso en sí y meter todas las líneas que quisiéramos sin ningún tipo de complejo y sin tener miedo a nada. Para nosotros lo importante es que cuando esa obra queda grabada y por así decirlo, perpetua, puedes reinterpretarla tú mismo.

ÁNGEL: En el fondo las composiciones para los discos, las grabaciones están centradas en un momento futuro, estás pensando que dure casi infinito y que cualquier escucha, ya sea mañana, en diez años o en cien, será la misma. En cambio los directos son momentáneos, están hechos para que la gente los viva en ese instante. Son cosas muy distintas y yo creo que no debes tratarlas de forma igual, porque cada cosa requiere una interpretación diferente. Lo bueno es que al entrar a grabar no tienes ningún tipo de limitación, si quieres meter un contrabajo lo metes y no tienes que estar pensando en que igual el que toca la batería tiene que meter su historia porque lo importante es la canción y que todo instrumento esté al servicio de la canción.

¿Qué opináis de la proliferación de festivales? ¿Creéis que podríamos estar frente a una nueva “burbuja festivalera”?

IGNACIO: La verdad es que sí, se está masificando mucho.

ÁNGEL: En realidad ahora los festivales son como las fiestas de los pueblos, pero es más chic el nombre de festival. Personalmente creo que eso explotará en algún momento. Nosotros queremos mantenernos un poco al margen, no queremos ser el típico grupo festivalero.

IGNACIO: Al final lo que importa para nosotros es la música. Sí que es verdad que es una forma de darse a conocer, porque encontrarse en un sitio en el que hay muchos artistas pues puede haber gente que te descubra. A nosotros nos gustan los festivales, pero es verdad que cuando descubren la gallina de los huevos de oro la explotan hasta que hace ¡puf! y fuera,  a otra cosa.

Le habéis puesto música al cortometraje “Ananké”, ¿a qué película os habría gustado ponerle banda sonora?

ÁNGEL: Buena pregunta… Me he quedado sin respuesta.

ANA: A “Bon appetit” o “500 días juntos”.

IGNACIO: Yo la verdad es que no sé, a una de acción no, pero quizá a algo más transitorio, pero no sé…

ÁNGEL: A un documental de la sabana tropical (risas)

¿Pensáis que vosotros, por estar afincados en Pamplona, lo tenéis más complicado que otros grupos que están en Madrid o Barcelona?

ÁNGEL: Al revés, yo creo que tenemos más posibilidades.

IGNACIO: Tiene sus pros y sus contras. Cuando estás en una ciudad grande hay mucho más movimiento, puedes ir a más conciertos y hay más estímulos, en cambio, en una ciudad pequeña no hay tantos, no puedes ir a tantos conciertos. Es cierto que en Madrid hay más oferta y en Pamplona hay menos grupos y en comparación menos movimiento. Pero, por ejemplo, si viene una banda a Pamplona es más fácil actuar con ellos. Pero bueno yo creo que al final el tema de internet sí que nos pone a todos un poco a la misma altura, porque en internet da igual de donde seas, tú suenas y ya está y para mí lo importante es eso, el sonido.

ÁNGEL: Lo bueno que tiene Pamplona es que al final con las bandas con las que uno comparte escenario se crean lazos muy potentes, no es como en Madrid, donde es más difícil coincidir con la gente.

¿Cómo lleváis ser la apuesta fuerte de Promociones Sin Fronteras y de Hook?

IGNACIO: Con los pies en la tierra y prudencia, sobre todo prudencia.

ÁNGEL: Sabemos que mucha gente tiene puestas sus esperanzas en nosotros, pero en el fondo lo importante es la música. Si la música es buena luego se pueden hacer las demás cosas, si a nosotros nos dejan nuestro espacio para hacer bien nuestro trabajo, todo irá bien y el resto vendrá solo.

Y por último ¿qué concierto os ha marcado más en vuestra vida? Y ¿cuál no os perderíais por nada del mundo?

IGNACIO: Recuerdo cuando fui a ver a U2 en Donosti, que tocaban con Franz Ferdinand y Kaiser Chiefs, como teloneros en el 2005 y me hizo mucha ilusión, porque como decía antes, al ser de Pamplona tampoco tienes oportunidad de ver a bandas grandes y para mí fue la primera vez que veía a una banda tan grande y fue como algo especial.

ÁNGEL: Yo creo que para mí el primer concierto al que fui y el que más me marcó fue Mark Knopfler porque luego todo lo demás ha venido después de eso, fue como el punto de inflexión.

ANA: Yo no he ido a muchos conciertos pero ver a Vetusta Morla en el festival 360 de Pamplona me marcó. Y el que no me perdería sería uno de Oasis.

ÁNGEL: Lo tienes crudo, amiga (risas). Yo creo que ahora no me perdería uno de Rodrigo Amarante.

IGNACIO: Sí, yo también, Rodrigo Amarante.

 

Aquí os dejamos con uno de sus temas, “Ritmos”, no dudes en darle al play y disfrutar de su música.

Escrito por
More from Alba Montero

“Caminitos del Deseo”, nuevo disco de Manos de Topo

Facebook Twitter Pinterest LinkedIn WhatsAppTres años han pasado ya desde “Escapar con...
Leer más