Distancias cortas: de nuevo, Gatomidi


Gatomidi llevan tiempo instalados en nuestro cerebro musical. Versiones, discos anteriores o las novedades que trae su último trabajo, The Flowers’ Cavern Part I, nos tienen día sí (día también) con el tocadiscos a punto. Estuvimos en el siestero de Matadero Madrid, junto con Big Thing Music (su sello), y esto es lo que nos contaron.


La pregunta del millón de dólares: ¿cuántas veces os han preguntado por el nombre de la banda?

Jimena: Hoy ha caído (risas). Se puede decir que en ocho de cada diez preguntas cae. Buscábamos un nombre original que fuera googleable y a la gente se le quedara y la verdad es que esa función sí que la ha cumplido con Gatomidi.

 

Para aquellos que no os conozcan, y si esto fuera una entrevista de trabajo. ¿Qué credenciales presentáis?

Jimena: Intensidad y fuerza.

Nolasco: Y amplia experiencia laboral. Cuatro años que han dado mucho de sí (risas).

 

De hecho, dentro de esa experiencia se encuentra la presencia en diferentes concursos. En uno de ellos, con lo ganado decidisteis grabar el vinilo de vuestro anterior disco.

Nolasco: Sí, fueron los Premios Valencia Crea en el 2013. Se trata de un certamen artístico con muchas modalidades como cómic, diseño de moda o música pop-rock, que fue el primer año en el que se creó esta categoría. Con este premio hicimos el vinilo, pero, de hecho, el disco se grabó gracias al dinero obtenido de un concurso anterior.

 

Un buen premio sería directamente la grabación en estudio y vinilo.

Jimena: Sería un premio cojonudo. Sobre todo si el estudio es bueno y está por la labor como fue nuestro caso.

 

¿Qué diferencias veis entre Valencia (donde antes os movíais más) y Madrid?

Jimena: Sobre todo la accesibilidad de encontrarte a gente y de conocerlos, de tratarlos y tenerlos más a mano a la gente de la industria. A nivel musical, veo a las dos ciudades de manera muy parecida ya que en ambas hay grupos muy buenos.

Nolasco: Las dos ciudades se asemejan en cuanto a la actividad musical que tienen, hay mucha escena emergente.

Jimena: Simplemente el estar aquí significa una vuelta a los inicios de volver a conocer a otras bandas, al circuito, etc. Sólo que Madrid es más grande.

_DSC6998

Cambio en la formación, asentados ahora en Madrid. ¿Han repercutido esos cambios en este nuevo trabajo, The Flowers’ Cavern  Part I?

Jimena: Sí, además ten en cuenta que nosotros somos un trío básico de guitarra, bajo y batería por lo que cualquier cambio va a ser significativo. Si se va uno de los miembros, es una tercera parte la que cambia y eso repercute en la dinámica de trabajo, la manera de componer y en el resultado final.

 

¿Es quizás un trabajo más luminoso respecto a vuestros anteriores discos?

Jimena: Quizás sí, aunque nosotros somos oscuros (risas). El cambio de batería ha dado pie a otro tipo de composiciones y, además, cada momento es único y lo que compusiste hace unos años no va a ser igual que lo que se haga ahora. Durante estos cuatro años seguimos evolucionando y seguimos buscándonos a nosotros mismos. Aparte, se nota que estamos muy satisfechos con el sonido y cómodos con las canciones.

Nolasco: Quizás estamos ante de la autodeterminación de la banda en cuanto a una línea de continuidad del trabajo.

 

¿Cómo fue el proceso de grabación?

Nolasco: Nosotros hemos creado un estudio de grabación en Mota del Cuervo y veníamos de estar tocando más de un año seguido. En ese momento paramos y empezamos a montarlo. Es el lugar donde ensayamos y componemos, un lugar que en un futuro queremos compartir con otras bandas.

Jimena: Desde enero tuvimos muchos cambios y no teníamos tiempo para echar el freno y terminar las canciones que iban surgiendo, así que en el momento en el que el estudio estuvo terminado nos pusimos manos a la obra. De hecho, el material lleva grabado desde abril pero no hemos querido publicarlo hasta después de verano.

Nolasco: El proceso de grabación siempre se anticipa muchísimo a la edición del disco.

 

Es más, alguna que otra banda una vez terminada la grabación sólo quiere echarse a la carretera y grabar nuevo material.

Nolasco: En nuestro caso el proceso ha sido llevadero y muy cómodo. Hemos estado muy contentos buscándonos y encontrándonos en cuanto al sonido y a cómo lo queríamos decir.

Jimena: Además, la producción ha corrido de nuestra cuenta y nos apetecía dedicarle tiempo.

 

Si hay parte uno, habrá parte dos, ¿no? (Risas)

Jimena: Sí, habrá parte dos. Probablemente para primeros de 2016.

_DSC7001

Continuamos con vuestro nuevo trabajo. Portada realizada por la propia Jimena y, además, en 3D. ¿Cómo se os ocurrió la idea?

Jimena: A mí me gusta mucho la imagen, así que queríamos aportar un acicate visual al oyente con el que pudiera jugar. Actualmente, la parte visual en la música es muy importante no sólo en lo que a estética de grupo se refiere; fotografía o videoclips ahora son un reclamo. Y eso es lo que queríamos, aportar algo original que llamase la atención y que te permitiera jugar con ello. ¡Da más juego del que pensábamos!

Nolasco: Además, creemos que este artwork empaqueta muy bien el conjunto del disco, teaser y videoclips venideros. Además, somos muy frikis del diseño, de los vinilos. Warhol y compañía (risas).

 

Hablando de Warhol, ¿cómo se sobrevive a esa gran versión de ‘I’m waiting for the man’?

Nolasco: Bastante bien (risas).

Jimena: Nos abrió puertas, aunque también las podía haber cerrado ya que se trata de una versión de un grupo mítico. Surgió a partir de un homenaje a Lou Reed que se celebró en Valencia. Nosotros decidimos tocar dos temas, el susodicho y ‘Sunday Morning’. Nos salió tan natural y, además, queríamos grabar una canción, así que eso es lo que hicimos.

Nolasco: Se ha convertido en uno de los temas que siempre tienen que ir en el setlist.

 

Continuando con el nuevo disco, vemos que Jimena se ha decidido a cantar más. ¿Esperamos un dueto a lo Pimpinela?

Nolasco: (risas). Como compositora en Gatomidi creíamos que era idóneo que cantara en alguna de ellas. El compositor de una banda siempre se guarda la mejor (risas).

Jimena: Además así se le dan dos vertientes al grupo. Una más melódica y otra más visceral.

 

Como adelanto habéis presentado el teaser de The fortunate ones y habéis estado grabando el videoclip del mismo. ¿Podemos ser afortunadas y que nos desveléis alguna exclusiva sobre él? ¿Sigue la estela del teaser?

Ambos: Nosotros no hemos visto nada hasta el estreno (risas).

Nolasco: Hemos aprovechado lo más bonito de nuestra tierra: el estudio de grabación (risas), las localizaciones de las fotografías promocionales, la encina más antigua de Europa (true story, en Mota del Cuervo en Cuenca)…

Jimena: Nos fuimos a buscar nuestras raíces. Y, sobre el videoclip, va a seguir el hilo conductor del teaser.

Anteriormente habíais trabajado por vosotros mismos y ahora acabáis de fichar por Big Thing Music. ¿Qué cambios notáis? ¿Qué tal la experiencia?

Jimena: Muy contentos la verdad. Es una parte muy importante de la comunicación y booking y poder delegarlo en personas de confianza es importante. Hay que saber delegar y acertar con el momento.

Nolasco: Sí, es algo que anteriormente hacíamos nosotros.

Jimena: Y nos quitaba tiempo de hacer canciones. Mucho tiempo. Y lo que nos gusta es tocar (risas). Nos gusta seguir teniendo contacto con prensa y, en ocasiones, acabas haciendo amigos.

Nolasco: Y con Big Thing Music desde el principio tuvimos muy buenas vibraciones. Nos comprenden y entienden.

 

Habéis pasado por Noise Off y por Delia Records presentando The Fortunate Ones, ¿qué directos os esperan?

Nolasco: Tocamos el 15 de octubre en Valencia y el 18 de octubre en Madrid con El Otro Yo. Esas son las fechas cerradas, pero de las demás de momento no contamos nada (risas).

 

Ya para terminar, y siguiendo con la tradición: ¿a quién os gustaría que entrevistásemos?

Ambos: A Noise Nebula.

_DSC7004

Más publicaciones de Carolina Cadenas Pazos

Caballito de Mar Man publican Monumental Remontada

Los jienenses Caballito de Mar Man vuelven a la carga con Monumental...
Leer más