Porque el pop también tiene cabida en teatros: crónica Manel en TCM

Manel en el TCM.

El pasado sábado el cuarteto catalán Manel superaba las adversidades meteorológicas de los días anteriores y conseguía llegar al Teatro Circo de Murcia para regalarnos un genial concierto que demostró que un grupo pop perfectamente puede dejar bien alto un teatro.


El comienzo del concierto fue entre suspense, con la base programada de ‘Les Cosines’, y con Guillem y compañía entrando poco a poco al escenario. En cuanto empezó a sonar la canción recogida en Jo Competeixo tuvimos claro que el sonido no iba a suponer ningún problema, como ya percibimos en conciertos anteriores. Sin duda, es un lujo que hayas teatros que apuesten por este tipo de programación, y el TCM nos tiene preparada una serie de interesantes conciertos para las fiestas de la ciudad.

Si una de las canciones que le llegan a uno al corazón esa es ‘BBVA’, la historia de dos fugitivos que han asaltado un banco se mantiene a la perfección sobre una base rítmica protagonizada por un pesado bajo. Pese a todo, vemos como el cuarteto ha sabido confeccionar un set idóneo para el contexto y el tipo de sala.

Pese a estar presentando el cuarto y más arriesgado álbum de su carrera, nos dejaron ‘Desapareixem Lentament’ y ‘Yoko!’ entre interacciones del cantante con el grupo que arrancaron más de una carcajada, y mostrando que el set esta montado tanto para los más fans como para los que han comenzado a seguir a Manel en los últimos años.

Retomando ‘Temptacions de Collserola’ (con presentación especial sobre la letra de la misma) o la ‘Canço del Dubte’ nos vamos acercando a un primer clímax que queda patente en las palmas que al público asistente empiezan a escapársele, y que alcanza la cumbre en ‘Boomerang’, donde el propio Guillem se entrega con sus ya conocido bailoteos.

Como lo mejor estaba por llegar aún, Manel nos dejaron ‘Mort d’un heroi romàntic’, ‘Arriba l’alba a Sant Petersburg’ y ‘Criticarem’ para relajar el ambiente y servir de genial contraste con la que será la recta final del concierto y que comenzó con la tan caracterísitca batería de ‘M’hi vaig llançar’.

La gente ya estaba entregada al 100%, y se animó a pedir canciones… afortunados fueron los que pidieron ‘Ai Dolors’ en la que tanto grupo como público (ya puesto inevitablemente en pie) disfrutaron de cada un de las notas y versos. Recogiendo alguno de sus temas más antiguos como ‘Al Mar’ o la soberbia ‘Benvolgut’ dejaron el pabellón bien alto con una curiosa y descafeinada versión de La Serotonina.

Haciéndose de rogar, nos regalaron un primer bis con ese enorme torrente lírico que es ‘Jo Competeixo’, y posteriormente los hits con mayúsculas. Si hay dos canciones que pueden conseguir que murcianos canten catalán y dejen de hablarlo en la intimidad, esas son ‘Teresa Rampell’ y ‘Sabotatge’, sin duda dos temas que aseguran un cierre a la altura de un grupo como Manel.

Escrito por
Más publicaciones de Manuel Romero

‘Say Something Loving’ es el nuevo regalo de The XX

Facebook Twitter Google+ Pinterest LinkedIn WhatsApp Tras avisarlo en sus redes sociales...
Leer más