Youth Lagoon y Absolutely Free en la Sala But


La noche prometía en la Sala But y vaya que si lo hizo. El menú lo componían unos teloneros del nivel de Absolutely Free, banda que estamos más que seguros de que va a explotar, y Youth Lagoon que con su Wondrous Bughouse se ha confirmado con gran promesa de la música internacional, y que si me permiten la licencia, está a un disco de convertirse en una gran realidad.


Absolutely Free dio todo lo que tenía, es curioso ver a un grupo en el que sus miembros cambian tanto de instrumento, pero había que mantener un par de teclados, una guitarra y una batería (acompañada por otra percusión por momentos). Su estilo es psicodélico pero menos profundo que el Youth Lagoon, y es que estos canadienses apuestan por canciones más ligeras añadiendo de vez en cuando algún contrapunto más progresivo, con interludios instrumentales. El mejor momento de la actuación llegó al final, cuando tocaron su ya famoso UFO un auténtico hit, que les va a abrir muchas puertas.

Tras un breve descanso llegó lo que todo estábamos esperando: a Trevor Powers y su banda. Youth Lagoon se centró en el Wondrous Bughouse, pero a los fans más acérrimos también nos deleitaron con temas del Year of Hibernation su primer álbum y que le catapultó hasta el Wondrous. July y 17 fueron dos temas de ese álbum que pudimos escuchar y que funcionaron bien, calmando los sentidos, colmados por los matices que tiene su segundo trabajo. Powers se mostró todo lo enérgico que puede mostrarse un artista cuya obra es psicodélica, aporreando de vez en cuando sus teclados y moviéndose un par de veces para cantar si estar en ese recinto rezado que forman su instrumental. Visto lo visto, en Youtube no están colgadas sus mejores actuaciones, porque sin ser un as, el tipo estuvo comunicativo e intentó agradar en todo momento.

El primer gran momento de la noche llegó con ‘Pelican Man‘, cuya progresión toma acordes de la legendaria ‘Hotel California‘ de los Eagles y que te traslada a otro mundo durante sus cinco minutos de duración, suponiendo un trance de lo más agradable. También ‘Dropla‘ consiguió que el público entrase en comunión con el grupo, y es que es un tema de los que podemos llamar redondos, con una melodía parecida a la que se canta cuando se juega a la rayuela pero con una letra mucho más profunda y ambiciosa, ya que como repite Trevor PowersYou’ll never die”. La vida no deja de ser un juego.

Pasó con Youth Lagoon algo parecido a lo que ocurrió con Tame Impala en julio pero por motivos diferentes. Tame Impala clava sus álbumes en el directo, pero Youth Lagoon parece que intenta hacer algo diferente, algo más llevadero, y aunque su actuación fue impecable un servidor se quedó con sensación de que pueden dar algo más. Ese más los llevará al estrellato de forma inmediata, pero tienen que trabajarlo, tienen que apostar por su sonido hasta el extremo, tienen que lograr la comunión con su público con más temas, no solo con sus hits. La psicodelia va sobre transmitir sensaciones que van más allá de la música y seguro que Trevor Powers es capaz de lograr hacerlo en directo.

More from José Domínguez

¡Vuelve el Freek Fest!

Facebook Twitter Pinterest LinkedIn WhatsApp El próximo sábado 25 de julio regresa...
Leer más