Wolves In The Throne Room – Celestite


Reseñamos Celestite, el álbum de Wolves in the Throne Room que demuestra el crecimiento de la banda.


¿Conocen el concepto de evolución? Ese desarrollo gradual, crecimiento o avance de las cosas. Particularmente en la música, ese concepto va estrictamente relacionado con la madurez de los compositores, el hecho de que esto sea para bien o para mal, es un tema bastante subjetivo que se presta para debate en cualquier punto, mas si deja entrever el hecho de que como seres humanos estamos en constante crecimiento en cualquier campo de nuestra cotidianidad. 

Wolves In The Throne Room, es un gran ejemplo del párrafo anterior. Una banda que pese a que siempre a estado relacionada con la experimentación, no siempre ha sido reconocida por ello, ya que, en la época cuando salieron, todas las bandas de Black Metal quería hacer algo diferente, de hecho si damos un vistazo hacia atrás, vamos a encontrar una buena cantidad de proyectos que dan paso al vanguardismo musical,  pero no siempre lograban concebir algo cautivador, de hecho, que sea experimental no siempre es sinónimo de que sea novedoso. Como WITTR, exceptuando a las bandas que hacen Blackgaze, la banda más prominente de esta ola es Agalloch, una banda que no se ve en la necesidad de repetir la fórmula para lograr algo bueno y satisfactorio.

Celestial Lineage aún sigue retumbando en mi cabeza desde el 2011, uno de mis discos favoritos de aquel año, un Black Metal de bosque, denso y trabajado; filosófico y existencial. De aquellos trabajos que solo maravillas se pueden hablar. Una estructura que si bien era autóctona de la banda y lograba darle ese sello personal, se pensó que se seguiría utilizando en los próximos discos. Error. Estos hermanos son músicos, en la extensión que esta palabra pueda tener, se olvidaron por completo de lo que hicieron en aquel enorme trabajo y se dedicaron a realizar un disco por mucho más experimental. ¿El resultado? Desconcertante, seguramente si no tuviera en cuenta que estoy escuchando a Wolves, ni por la mente me pasaría.

Es un disco Ambiental, a más no poder, con una cantidad de sintetizadores y sonidos electrónicos que nunca hubiera imaginado que esta banda usaría, pero que les sienta bien. Unos cuantos detalles que no pueden pasar por desapercibido: No tiene vocales, ni baterías. Es pura atmósfera, puro drone, puro synths, pura oscuridad y abstracción. Vamos, no tengas miedo, dale una oportunidad. Definitivamente escucharas algo diferente aún y si eres fanático de la música Ambiental y/o Experimental.

Escrito por
More from ElUkelele

Te comería a versos: Rayden

Facebook Twitter Pinterest LinkedIn WhatsApp Así como el artista después de un...
Leer más