Proyecto Waikiki celebra el rock con Red Apple y The Levitants

Waikiki

Crónica del regreso de Proyecto Waikiki a las salas madrileñas. Más madera y más rock de la mano de The Levitants y Red Apple


Más tarde que pronto otoño levantó su brazo saludando tanto a aquellos que rezaban para que siguiera de vacaciones como a los creyentes de la diosa de la lluvia. Durante la pasada semana, los claros y chubascos se alternaban en una perfecta coreografía digna de los mejores Abba. Pero Proyecto Waikiki estaba al caer y hasta Lorenzo sabe que es una fiesta que marcar en el calendario como imprescindibles. Por eso, el pasado 15 de octubre el cielo se levantó de un azul velazqueño, se echó la siesta sobre Malasaña y se puso sus mejores galas para la fiesta que le depararía la noche del Proyecto Waikiki formado por Red Apple y The Levitants. La noche iba a ser larga: también esperaba el bautismo como dj’s de las chicas de Proyecto Waikiki. Aquí una de ellas al habla.

Red Apple

El sábado se abría la nueva temporada de Proyecto Waikiki y un murmullo en mi cabeza decía que podría no funcionar. Siempre ocurre en los días previos. El ser humano es de natural procrastinador y las entradas siempre pueden comprarse al siguiente día. El cartel merecía una gala por todo lo alto, pero también que el público nos acompañara en la aventura. Si no, la espina clavada tardaría en supurar su herida. Los deberes estaban hechos previamente, pero aún así el runrún permanecería hasta minutos antes del pistoletazo de salida. Además, iba a ser mi estreno como pareja dj y apenas había tenido tiempo de re-pensar en la playlist rompecaderas.

Con cierto retraso llegué a la prueba de sonido, contenta con el último impulso de las anticipadas y eternamente agradecida a la generosidad de mi socia (Eva, ¿qué decir?). En el ambiente ya se notaba la tensión previa de los partidos de Champions, esos momentos en los que las manecillas del reloj adelantan su ritmo y no hay tiempo para arrepentimientos ni espantadas. Todo en su sitio, primeras tomas de contacto con Red Apple y The Levitants, limar imprevistos, una caña en el bar de al lado y a cruzar los dedos y sonreír con amabilidad mientras llegan las primeras almas.

Mientras Red Apple, primeros en aparecer en escena, se preparaban, los primeros cuerpos iban bajando las escaleras y pasando al fondo. Cada inocente era condecorado con el obsequio de Proyecto Waikiki mientras se hacía con su cerveza (artesanal, bendita Dougall’s). El ritmo de afluencia fue tan continuo que a los pocos minutos de comenzar los madrileños con su atronador directo ya no quedaban collares que regalar. La noche iba camino del éxito. Red Apple, esta vez sin maquillaje en sus caras, fueron desgranando su arsenal de rock reconvertido en lecciones didácticas en el que tuvieron lugar tanto las menciones a Nietzsche (quien esa misma noche celebraba aniversario) como las versiones de The Groundhogs (‘Cherry Red’) o la presentación de nuevos temas en exclusiva. El trío publicó el pasado mes de abril su cuarto trabajo, Pow Wow, y aunque no son muy dados a actuar en exceso bien merecería pagar la entrada cada mes por ver su potente puesta en escena. Cambios vocales, momentos instrumentales donde cada uno podía lucirse y una compenetración trabajada a base de ensayos y entendimiento vital. Las buenas vibraciones fueron notorias tanto para el oyente como para su resultado. No es de extrañar que los presentes estuvieran con la boca abierta en medio de temas como ‘We Could Stop It Right Now’ o ‘One Girl Band’. En los demás temas se lucían largas melenas en movimiento. Por cierto, gracias. Es la primera vez que me felicitan en vivo y en directo en medio de un concierto.

The Levitants

Con la adrenalina sobre la cabeza (como diría Chayanne), el público se decidió a servirse una nueva cerveza, entablar conversación con sus vecinos o, para que la gente sea consciente de que no es una leyenda, el amor se hizo carne en medio de la pista. Suerte que los voyeurs éramos pocos y discretos. Mientras, la labor de promotora no termina cuando los collares se despiden de ti. Una ha de aprovechar huecos, silencios y momentos de transición para ejercer de anfitriona con otras bandas visitantes como Labs Trapp, Los Ramblings, Rick&Vera, No Crafts o Señorita Sanabria, hablar con colegas de prensa, amigos e invitados y, cómo no, con aquellos púberes que prueban por primera vez las mieles de Proyecto Waikiki. Las visitas constantes a camerinos, barra y puerta son también habituales. Mientras esta marabunta ocurría en apenas diez minutos, los vallisoletanos subieron al escenario para mostrar las armas por las que son aún más grandes que su cantante Sergio (en persona impone). Ser uno de los conciertos más recordados del pasado Sonorama no es baladí. Según ellos mismos dijeron, estaban nerviosos por ser la primera fecha de su gira otoñal pero lejos de encontrar trabas en su apuesta en directo, su sonido fue impecable. Rock facturado desde la oscuridad de la caverna que, sin embargo, filtra chispazos luminosos gracias a cortes tan sublimes como sus recientes ‘Coimbra’ o ‘Nino Bravo’. The Levitants lo tienen claro y en esta nueva etapa han sabido captar la atención del público con su telaraña gótica. La luz y la sombra como fuente de energía con la que revitalizarse desde los fogonazos de una batería industrial, un teclado virtuoso y una carismática voz. Tanto disfrutaron en el escenario que no querían bajarse de él, apurando al máximo sus minutos. Normalmente la fiesta oficial de Proyecto Waikiki termina en ese momento, pero el 15 de octubre fue una noche especial y nos presentamos de manera (cuasi) oficial las Proyecto Waikiki Dj Set. De una hora larga a casi tres dando gracias a las benditas aplicaciones y a la paciencia del staff de Maravillas Club. Esperamos volver. Y compartir noche con AznaryBotella Dj Set.

A veces una tiene ideas locas y en otras ocasiones decide empezar a organizar conciertos. Horas en salas comprobando directos y en casa brujuleando por las novedades musicales nacionales (o no tanto). Peleas con mánagers, dueños de clubs o con tiqueteras. Incluso con los propios artistas. Anticipadas, taquilla, porcentajes y caché. Cuadrantes, horarios, cubrir imprevistos y llegar a tiempo. El caos. O el paraíso. Palabras todas ellas presentes en el proceso creativo, administrativo y social de la cultura en directo. Palabras que hacen posible que Proyecto Waikiki sea una fiesta antes, durante y después de vivirlo. Cada vez que termina uno de sus capítulos, la pregunta más repetida es ¿para cuándo el siguiente?

More from Carolina Cadenas Pazos

Nuevas confirmaciones para el Mad Cool Festival 2017

Facebook Twitter Pinterest LinkedIn WhatsApp Nuevas confirmaciones del Mad Cool Festival para...
Leer más