TOY se regala un majestuoso Happy In The Hollow

TOY ha vuelto. El quinteto londinense ha publicado Happy In The Hollow, su mejor trabajo hasta la fecha, superando así su prometedor debut.

Cuando sale un disco bueno, ganamos todos: banda, empresarios y público. Sin embargo, aquí, por una vez, quien más gana es TOY, que demuestra con Happy In The Hollow, que conserva la magia y que el grupo ya no será jamás esa promesa rota. Este cuarto LP es capaz de reunir lo mejor de sus predecesores y de ponerlo negro sobre blanco en una partitura majestuosa.

TOY siempre estaba ahí, a punto de sacar su mejor disco, cerca de hacer que “Left Myself Behind“, “Colours Running Out” o “Motoring” tengan una compañía digna en una discografía que pareció estancarse. Join The Dots pareció llegar demasiado pronto, demasiado rápido y con una complejidad demasiado elevada. Clear Shot pecó de no tener una forma concreta y mostró a unos TOY que aún se estaban recomponiendo tras la baja de Alejandra Díez. Todas estas sombras han desaparecido de un plumazo. Todo es salvable en un Happy In The Hollow que no baja del notable en ningún momento y que tiene trances sobresalientes. La persistencia ha sido recompensada con la excelencia, pero no todo es trabajo, claro.

El quinteto, recién firmado por Tough Love, ha producido y mezclado por primera vez su trabajo, manteniendo el control de su obra hasta el último sonido. Si bien sus trabajos anteriores eran impecables en este sentido, este hecho parece haber animado a la banda, rejuveneciendo su vigor y sacando a la superficie la ilusión necesaria que requiere un disco como este. A la perseverancia y al control se le ha sumado una imaginación amplia, un concepto de álbum potente y plausible. TOY ha metido en la coctelera sus clásicos sonidos krautrock y su oscura tendencia al post punk, pero no ha parado ahí, sino que las ha bañado en abundancia con la brillante psicodelia que asomó tímidamente en su LP anterior. ¿El resultado? Un álbum cuya brillante llama no se apaga nunca, uno de esos discos que engancha desde el principio pero que después va descubriendo nuevos secretos. Una obra orgánica, con bonitas florituras, que se ve impulsada por una apisonadora electrónica. Happy In The Hollow son once canciones pop hipervitaminadas, un revitalizante puñetazo en la cara.

Happy In The Hollow no pierde la cadencia en ningún momento. Ya “Sequence One” pone sobre aviso al oyente: TOY ha activado el modo kraut. Charlie Salvidge activa la máquina del 4/4 en la percusión, mientras Dominic O’DairMax Oscarnold van arreglando con guitarra y sintes el transitar de Tom Dougall. Una canción de corte clásico dentro del repertorio de la banda, una especie de marcha militar interestelar. “Mistake a Stranger” le toma el relevo con unos sintetizadores cálidos que contrastan por los fríos añadidos del theremin. Dougall, cantando tan despreocupado como siempre, completa un cuadro espeluznante pero embriagador. Lo orgánico y lo voltaico se mezclan aquí perfectamente creando algo único. “Energy“, furiosa y punk, presenta a unos TOY trepidantes que se sumergen por momentos en el spoken word y en lo industrial, cortando la atmósfera con unos violines que hubiese firmado John Cale. De repente, el mundo se para. La persecución por frío bosque que los londinenses presentan en el disco se frena y se vuelve sigilosa. “Last Warmth Of The Day” es una misteriosa atalaya en mitad de la nada, un agujero en las alturas que dota a Happy In The Hollow de algo más, de espíritu. El aire cálido y oscuro, digno de un Syd Barrett que jamás existió, junto a las brisas tarantinescas de Urge Overkill en “Girl You’ll Be A Woman Soon”, le ponen a este “Last Warmth Of The Day” el cartel de «joya oculta» oficial del LP. “The Willo” emerge en quinto lugar cerrando la cara A del disco. Han pasado algo más de veinticuatro minutos de tu vida y ni te has dado cuenta. Este tema, que fue uno de los primeros que conocimos, aprovecha el espíritu de su predecesora, con aires nocturnos, pero mucho más cálidos y en cierto modo esperanzadores. Sensible y psicodélica, TOY demuestra un dominio de la psicodelia del que pocos pueden presumir en este mundo.

Jolt Awake” abre la segunda mitad de Happy In The Hollow con una energía que parecía perdida. Si la noche enternece a TOY, el día agita su mundo. El bajo de Maxim Barron se hace rápido con el escenario principal, perfectamente apoyado por una batería metronómica que empuja a la banda hacia un escenario espacial y apocalíptico, digno de película de ciencia ficción ochentera. Sopla el viento de cola, y vuelve la cara más pop de la banda, sin perder el ritmo, claro. “Mechanism” es una de las canciones más fáciles de absorber por cualquier oyente de toda la carrera de la banda. Y lo es gracias a la relativa luminosidad que le da la melodía del sintetizador, por ese tono cuasi britpop. “Strangulation Day” complica el escenario, igualmente pop, pero más industrial. Los sonidos, robóticos, se van sucediendo con el encanto de lo lo-fi hasta dejar las pulsaciones en mínimos. Porque… ¡qué importante es saber el valor de ordenar bien las canciones! TOY ha logrado en este Happy In The Hollow allanarse el camino para soltar una traca final de leyenda. Tras “Mechanism” y “Strangulation Day”, canciones pop relajantes, una luminosa, otra ácida, le abren la puerta a la no menos popera “You Make Me Forget Myself“, uno de los grandes trallazos del álbum. Esta es, sin lugar a dudas la canción más bonita que TOY haya facturado jamás. Obra de Barron, que también se estrena aquí como vocalista, describiendo de tal manera una ruptura que la hace parecer un mundo tierno, melancólico y onírico. Folkie y calmada, “You Make Me Forget Myself” es un espacio en el que hay que sumergirse y dejarse mecer por la corriente. Tu mente lo agradecerá. El complicado relevo lo da “Charlie’s House“, mimetizándose con la pista anterior para crear una pareja perfecta. De nuevo, las guitarras de O’Dair arrasan con un planteamiento instrumental que queda colmatado por unos arreglos de slide que cortan la respiración. En esta ocasión, sí que es posible remitirse a un Syd Barrett que existió: el de “Late Night” y el de “Remember A Day”. Se acaba Happy In The Hollow con “Move Through The Dark“, la cual aprovecha las estridencias de su predecesora –toca volver a destacar la elección del orden del disco– y le añade el espíritu progresivo que siempre late dentro de TOY. “Move Through The Dark”, lisérgica y suntuosa, avanza entre cálidas capas hasta fundirse a negro.

Happy In The Hollow es todo lo que TOY pudo ser y no fue. Este corolario, erróneo porque TOY vive a día de hoy, y porque además lo hace de la manera más brillante que lo haya hecho jamás, debería llevarnos a reflexionar sobre la estúpida y falsa necesidad de inmediatez que reina en estos días. Y, yendo más allá, sobre esa no menos idiota sensación que nos empuja a considerar que no triunfar como número uno es lo mismo que fracasar estrepitosamente. TOY ha esperado paciente, feliz en el vacío, trabajando y aprendiendo de sus errores, para acabar despachando a sus más feroces críticos. Todos ganamos con discos así, pero en este caso, los grandes triunfadores son ellos mismos. Happy In The Hollow es el renacer con el que todos soñamos, la cálida mañana que asoma tras vagar una noche infinita por un tenebroso bosque.

Recuerda que TOY estará actuando en España próximamente:

  • 12 de marzo en Bilbao (Kafé Antzokia Club) – Entradas
  • 13 de marzo en Madrid (Siroco) – Entradas
  • 14 de marzo en Zaragoza (Las Armas) – Entradas
  • 15 de marzo en Barcelona (Sidecar) Entradas

Noticias anteriores – 10 de enero de 2019

TOY, que publicará Happy In The Hollow el próximo 25 de enero, acaba de estrenar “Mechanism”, quinto single del álbum.

Apenas quedan un par de semanas para que TOY vuelva a escena con Happy In The Hollow, su nuevo trabajo de estudio. Tras haber adelantado cuatro temas del LP (“Energy”, “The Willo”, “Sequence One” y “You Make Me Forget Myself”, los cuales puedes escuchar más abajo), la banda afincada en Londres ha compartido “Mechanism“, un corte en el que la delicada melodía de los sintes guía al oyente a través de una ligera neblina.

Happy In The Hollow saldrá al mercado el 25 de enero a través del sello Tough Love, y fue grabado por TOY en sus estudios, siendo mezclado posteriormente por Dan Carey en Studio B.

Recuerda que TOY se pasará por España para el mes de marzo, estas son sus fechas:

  • 12 de marzo en Bilbao (Kafé Antzokia Club) – Entradas
  • 13 de marzo en Madrid (Siroco) – Entradas
  • 14 de marzo en Zaragoza (Las Armas) – Entradas
  • 15 de marzo en Barcelona (Sidecar) Entradas

Noticias anteriores – 29 de noviembre de 2018

TOY ha compartido un nuevo single, titulado “You Make Me Forget Me Foryself”, el cual formará parte de Happy In The Hollow.

El nuevo álbum de TOY, Happy In The Hollow, saldrá a la venta el 25 de enero, y como podrás leer más abajo, la banda establecida en Londres, lo presentará en España. Mezclado en el estudio B de Dan Carey en el sur de la capital británica, el LP es un regreso valiente en el que encontramos a TOY desafiando sus propia concepción como banda a cada paso.

La nueva canción, “You Make Me Forget Myself” ya está disponible, y es una joya de shoegaze de gravedad cero al que se le suma un toque de electrónica que recuerda el ambiente embrujado de la partitura de Ry Cooder para París, Texas. El bajista, Maxim “Panda” Barron, ha tomado la voz cantante por primera vez, y TOY lo explica así:

Tiene un sentimiento de extrañeza. El sonido de alguien que amas que se va y no importa. Es la primera canción en la que Maxim ha cantado como protagonista y Dominic toca una diapositiva que recuerda a Ry Cooder en la banda sonora de París, Texas.

Escúchalo a continuación:


Noticias anteriores – 24 de octubre de 2018

TOY presentará su próximo disco, el cuarto en su carrera y que se llamará Happy In The Hollow, en en cuatro ciudades españolas durante el mes de marzo.

Los británicos TOY presentarán su próximo disco, Happy In The Hollow, que se publicará el 25 de enero, en una gira que durante el mes de marzo pasará por cuatro de nuestras ciudades: el 12 de marzo por Bilbao (Kafé Antzokia Club), el 13 por Madrid (Siroco), el 14 por Zaragoza (Las Armas) y el 15 por Barcelona (Sidecar). Las entradas para esta gira se pondrán a la venta este viernes 26 de octubre a las once de la mañana. Del nuevo LP ya puedes escuchar un nuevo single, “Sequence One”:

TOY es una formación británica que vino al mundo en 2010 en Brighton, cuando tras la separación de Joe Lean & The Jing Jang Jong, tres de sus componentes y dos fichajes externos (uno de ellos, la teclista española Alejandra Díez, que luego dejó la banda en septiembre de 2015), deciden formar un nuevo proyecto. Se presentaron en directo en diciembre de aquel año y al siguiente ya fueron programados en diversos festivales, apoyados continuamente por The Horrors, conjunto que les hizo de cicerone y a quienes telonearon en otoño de 2011 por el Reino Unido. En ese sentido, New Musical Express los incluyó en su lista de «las 100 bandas que debes escuchar» de 2012, con un comentario adjunto del bajista de The HorrorsRhys Webb, que los describía como «la banda más emocionante de 2011 y mi favorita para 2012». A finales de 2012 llegó su homónimo disco de debut, que cumplió con las expectativas y fue incluido en varios best of the year (en el de New Musical Express quedó en el puesto 19).

La prensa, de hecho, no les ha dejado de alabar desde el principio. No en vano, en The Guardian dijeron sobre su primer single, “Left Myself Behind”, antes aún de que despuntasen: «Excelente, recuerda una especie de jam session a finales de los 80 y principios de los 90 entre Stereolab, Felt y Pulp». Su segundo álbum, Join The Dots, salió en octubre de 2013. En agosto de 2015 formaron parte de Sexwitch, un disco de seis versiones firmado por Natasha Khan, de Bat For Lashes, y producido por Dan Carey.

En octubre de 2016 salió su tercer disco, titulado Clear Shot, grabado a finales de 2015, producido por David Wrench y mezclado por Chris Coady (quien ha trabajado con Beach HouseSmith Westerns y Yeah Yeah Yeahs). Y, como decíamos al principio,  ahora anuncian el título de su cuarto LP, Happy In The Hollow, que verá la luz el 25 enero del próximo año. Para calentar motores han decidido avanzar parte de su nuevo material a través de un doble single que incluye las cancionesThe Willo” y “Energy.

Entradas a la venta a partir del viernes 26 de octubre a las once de la mañana:

  • 12 de marzo en Bilbao (Kafé Antzokia Club) – Entradas
  • 13 de marzo en Madrid (Siroco) – Entradas
  • 14 de marzo en Zaragoza (Las Armas) – Entradas
  • 15 de marzo en Barcelona (Sidecar) Entradas

Noticias anteriores – 14 de septiembre de 2018

TOY, regresa a la primera plana con dos nuevos temas y un anuncio: habrá nuevo LP para enero de 2019.

TOY ha publicado a través de Tough Love, su nuevo sello, un par de temas que confirman que la banda está en plena forma, y que su filosofía de ir buscando nuevos sonidos sigue vigente. Lejos parecen quedar TOY (2012), Join the Dots (2013) y Clear Shot (2016), puesto que estos dos nuevos adelantos muestran a unos nuevos TOY.

El primero de ellos, llamado “The Willo“, es una caravana psicodélica, una canción larga y sinuosa, de ritmo lento y machacón. Uno de esos temas que va calando poco a poco hasta llegar al tuétano. Las guitarras y los sintes van jugando a lo largo de siete minutos para crear un espectáculo orgánico, natural y único. «La gente parece haber visto fuegos fatuos, una misteriosa luz verde-azul, a lo largo de los siglos. Por lo general, significa que algo siniestro está a punto de suceder», comenta la banda en la nota de prensa. No cabe la menor duda de que la canción plasma bien la idea. A “The Willo” la acompaña “Energy“, un corte rápida y fantasmal, cuya interpretación vocal parece más una invocación que una canción en sí misma. Y ojo, porque este tema sí que recuerda más a los TOY enganchados al motorik que pudimos escuchar antes de Clear Shot.

TOY dará un concierto gratuito el 28 de septiembre en el Shacklewell Arms, un evento en el que seguro que sonará algún adelanto del que será su cuarto LP, que verá la luz en enero de 2019.

También te pueden gustar:

Deja un comentario