Crónica del concierto de The Delta Saints en la Sala El Sol

The Delta Saints

The Delta Saints aterrizaron en la Sala El Sol trayendo un sonido genuinamente americano, de esos que suenan en películas del oeste. Y al contrario que Ícaro, su viaje tuvo un resultado inmejorable, conquistaron la estrella sin lugar a dudas.


Este grupazo de Nashville parece más cercano a Louisiana que a Tennesse, son jóvenes y ya desprenden tanta energía que se les queda pequeña una sala como El Sol, que casi tiran abajo con esa mezcla de rock, más duro, menos duro, soul, blues y la voz de su cantante Ben Ringel, iba cogiendo fuerza a medida que avanzaba la noche. No sabría decir si son originales (pasaban por mi cabeza Credence Clearwater Revival, Buffalo Springfield, a veces incluso Steve Miller Band) o simplemente eran capaces de reciclar todas sus raíces musicales, lo que si se es que me erizaron los pelos en más de dos canciones. Y en el fondo los recuerdos más intensos son los que se basan en sensaciones.

Su canción de despedida fue una irreconocible ‘Crazy’ de Gnarls Barkley, que hasta el estribillo no supe cual era. Lo cual deja a las claras la enorme personalidad de la banda, capaz de adueñarse de un himno atemporal como el citado.

Más publicaciones de Aída Cordero Domínguez

Lucia Scansetti de gira por España

Lucia Scansetti ha conseguido varios logros: publicar su primer disco, Dimensions of...
Leer más