The Tallest Man on Earth en el Teatro Fernándo Fernán Gómez (Madrid)

Con el Teatro Fernándo Fernán Gómez a medio llenar, el telonero, Daniel Norgren, de gran fama en Suecia, acompañado por su fiel Anders Grahn al contrabajo y los coros, forman un duo sueco con aires de rock sureño americano (ataviados con look acorde:vaqueros, gorra y sombrero de cowboy, botas, pelo largo, aspecto,desaliñado…) y r&b, uno tocando el contrabajo y el otro todo lo demás, y cuando digo todo lo demás me refiero a: cantar, tocar la guitarra y si aun no fuera suficiente, con las dos piernas (sobrantes) tocaba la batería (bombo y platillos), un prodigio de habilidad musical que han tocado durante algo más de media hora para presentarnos temas de sus cuatro discos: Kerosene Dreams (2007), Outskirt (2008), Horrifying Deatheating Bloodspider (2010) y el actual Buck (2013).

A las diez en punto entraba en escena The Tallest man on earth. Por detrás de las butacas, entre el público, demostrando esa cercanía que le caracteriza, acompañado por una canción de Håkan Hellström. Este sueco  pequeñico que compone folk con voz de Bob Dylan y se mueve con extraños movimientos de contorsionista, se mimentiza con su guitarra en el escenario. Cuenta la leyenda que incluso grabando sus discos no se despega de ella, no graba dos pistas separadas (voz/ guitarra) sino que lo hace todo junto, y al verle actuar en directo se entiende la razón. Cambiando de guitarra practicamente en cada cancion, es complicado hacer ameno un concierto de un solista y una guitarra con un género a priori no demasiado movido, pero el carisma de Kristian Matsson y su constante interactuacion con el publico, así como sus tablas en el escenario para solventar pequeños problemillas (como que se le enrolle el cable de la guitarra en los bafles o el clásico “olvidarse la letra”) hacen de sus conciertos algo fluído. Interpretando y viendo cada canción, jugando constantemente con una silla, en la que se sentaba, se encaramaba, la tiraba, la deslizaba….Sus cambios y registros de voz sonaban mucho más nítidos que en los discos y su personal forma de tocar la guitarra hacen que te olvides de que es una sola persona con su guitarra, alguna casi más grande que él, ante una audiencia sentada en butacas (lo cual aumenta el nivel de dificultad).

Hizo un repaso de todos sus discos hasta el momento durante la hora pasada que duró su actuación (The wild hunt, There’s no Leaving now, Shaloww Grave y Sometinmes the blues is just a passing bird) , empezando con un guiño, King of Spain, y terminando, en los bises,  con una versión de Graceland, de Paul Simon.

No paró de hablar con el público, a pesar de que no habla castellano, pero aun así insistió en que el primer sitio al que iría tras grabar su siguiente trabajo (si, adelantó que va a encerrarse en el estudio para sacar nuevo disco) sería España, sin duda. No está mal despedirse por un tiempo de un país que no es el tuyo con dos conciertos consecutivos. Esperamos la vuelta de este hombrecillo que dice ser el más alto de la tierra.

 

Setlist:

 

King of Spain

Love is all

1904

Bright Lanterns

I won’t be found

The gardener

Leading me now

The dreamer

Where do my bluebird fly

Burden of tomorrow

Criminals

Wind and walls

Revelation blues

 

Bis:

Thousand ways

The wild hunt

Graceland

 

Texto: Aída Cordero

More from Aída Cordero Domínguez

Ismael Puerta: artista destacado de Musiconecta

Facebook Twitter Pinterest LinkedIn WhatsApp Ismael Puerta, artista destacado en la plataforma...
Leer más