Supersubmarina: reportaje sobre la banda de moda


La historia de Supersubmarina es el resumen de la historia de la música española durante los últimos años. Pocos grupos encarnan mejor la evolución del pop (pónganle el apellido que deseen: rock, folk, synth…) que la banda de Baeza. Su caso es digno de estudio, aunque no único, a base de trabajo han logrado labrarse un nombre. Autodidactas, comenzaron a tocar en un sótano (en Estados Unidos hubiese sido en un garaje). Han acabado en la todopoderosa Sony, recorriendo España y el extranjero (en México ya empiezan a tararear sus canciones), sus fans son legión, y a las chicas se les derrite el corazón con Jose Chino, el vocalista.


Sin embargo no todo es idílico en este viaje. En el camino han tenido que tirar de trabajo y talento a partes iguales. Una vez en la superficie han sabido encajar las críticas, muchas de ellas bastante ácidas, sin dejar que les afectasen a su trabajo, sabiendo que ellos mismos deberían trazar el rumbo. Que Supersubmarina es y será lo que ellos decidan.
Estamos ante una de las bandas que más cuida su imagen. Jose, Pope (Jose Antonio), Jaime, Juanca y Javi, las Cinco Jotas, aparecen siempre inmaculados, siempre atentos, siempre participativos con su público, tanto en conciertos como en las redes sociales. En este sentido, el del marketing, parecen más anglosajones que españoles, y es de agradecer ese aire fresco.
No es esta la única ni la más importante aportación de Supersubmarina. Han traído la modernidad al pop español, completando junto a otras bandas la culminación de una revolución que comenzó en los ochenta, y que le ha dado una imagen propia al género. Sus dos primeros epés impresionaron a crítica y público, Ciento Cero y el homónimo Supersubmarina eran especiales, como sus autores. No dejaba de ser pop guitarrero, pero la fuerza que destilaba hacia presagiar que en ese grupo había calidad. En 2010 confirmaron los augurios y “Electroviral” se convirtió en un éxito instantáneo. El boca a boca e internet consiguieron que la banda tuviese su propio espacio en la complicada industria musical española. Concierto a concierto, festival a festival, fueron amasando un público que ahora es una pata fundamental para la estabilidad del grupo, unos fans que convirtieron en número uno de iTunes el primer adelanto del segundo elepé: “En Mis venas”. Sin embargo es mejor no correr tanto, porque antes de “En Mis Venas”, la banda sacó el que para muchos fue su trabajo de confirmación. Ahí mostraron que todo lo anterior no era fruto de la casualidad, que si había dudas en torno a ellos, más valdría que se disipasen, porque los hechos hablaban por sí mismos. De “Realimentación” sale la que para muchos es la canción del año (2011), Kevin McAlister, un himno que amenaza con ser atemporal, un clásico instantáneo. Y no solo eso, si no que se atrevieron a estrenar un vídeoclip (el de Puta Vida) en Los Cuarenta, todo un logro.
Y he aquí el punto de inflexión de Supersubmarina: “Santacruz”. Quizás suene precipitado hablar de punto de inflexión al segundo álbum de larga duración, pero en muchos aspectos lo es. La banda, comparada hasta la saciedad con Vetusta Morla, decide hacer un cambio de rumbo, sacudirse los prejuicios que aún cargaban sobre sus hombros. Un gesto de madurez y valentía poco habitual, ya que lejos de buscar el acomodamiento en un estilo que dominaban ya como el abecedario, se lanzan a por algo nuevo, a por un sonido diferente. “Santacruz” es muchas cosas. Un éxito de ventas desde luego, pero un fracaso para muchos críticos también. Es un álbum diferente al anterior, diferente a todo lo que habían hecho antes, y en su estilo, no es peor que “Electroviral” en el suyo. No son álbumes tan diferentes, pero el tratamiento de los instrumentos y voces evoluciona lo suficiente como para hablar de cambio, un paso adelante.
Santacruz” es un álbum con punch, atrevido, que destila melancolía entre ritmos pegadizos, que esconde la siempre protagonista voz de Jose entre guitarras y baterías, y que aún con ello aporta vitalidad y energía al oyente. Apoyados sobre sintetizadores, los de Baeza nos cuentan cómo es una ruptura, qué se siente. Es obvia la intención conceptual del álbum, técnicamente el más completo, el más redondo. Con todo esto han logrado quitarse la cruz de ser unos vetustas morlas. En cierto sentido, unos imitadores que no aportaban nada nuevo a la escena, que es lo que muchos intentaban hacer deslizar entre líneas. Ahora esos mismos añaden que se parecen también a los Lori Meyers, a los Two Door Cinema Club, y a estos chicos les debe parecer ya hasta gracioso, porque si hay algo en común más allá de posibles sonidos similares, es la calidad. Supersubmarina tiene sello propio, y amenaza con extenderse.
La banda se ha colocado en cabeza del pop español en el uso de sintetizadores, de hecho la incorporación del quinto hombre, Javi, se debe a este hecho. Con el nuevo instrumento, que si bien ya aparecía en “Electroviral“, no lo hacía tan en primera línea, le han dado a sus canciones un toque bailable y que para disgusto de muchos los acerca más al gran público. Están junto a Lori Meyers en la cresta de la ola en este aspecto, y a nivel mundial no tienen nada que envidiarle a otros grupos que tiran de este recurso. “En Mis Venas” o “Tecnicolor” podían haber sido firmadas por bandas de renombre y ni nos daríamos cuenta. Y con este argumento volvemos a algo de lo que ya hemos hablado: calidad.
Muchos estamos deseando averiguar a base de conjeturas e imaginación cómo sería un hipotético tercer álbum. Si tirarían por cambiar de estilo otra vez, si tratarían de conservar el actual, o si mezclarían lo ya hecho hasta ahora.
Por el momento nos queda el consuelo de que quizás adelanten un día un tema en directo y estemos presentes, directos donde por cierto,  la banda también ha dado el salto y ha conseguido conectar mejor con el público. Ahora disfrutan aún más, tanto ellos como los fans. Y es que sobre el escenario es donde más se ve que no llevan tanto tiempo en esto, que el premio de la Rolling Stone a mejor Banda Emergente está justificado, pero la adquisición de tablas es patente e ilusionante. Aunque de esto mejor os hablamos más adelante.
Supersubmarina dejó de ser hace mucho una banda del fondo, ahora están en la superficie y no quieren conformarse con ello, quieren tocar el cielo.
Ahora toca hablar con ellos, no te vayas.
¿Cómo describiríais vuestra evolución a lo largo de estos años?
Jose: Ha sido un camino muy intenso, en el que desde que empezamos a hacer conciertos hemos aprendido a ser músicos, a tener un sonido, a tener nuestras propias características, y en definitiva a aprender todo lo que es el oficio y lo que es tener una banda. Creo que ha sido una línea ascendente, con pocos altibajos, progresiva, y una evolución que para el tiempo que llevamos ha sido bastante grande. Hemos aprendido muchísimo y nos hemos profesionalizado bastante.
Para muchas bandas noveles sois un ejemplo: autodidactas, salidos de un pueblo no muy grande, con presencia en internet desde el primer momento (MySpace)… ¿Qué les aconsejaríais?
Jose: No creo que aún seamos nadie para dar consejos, pero desde nuestra experiencia podemos decir que lo importante es el trabajo. Hay que trabajar con mucha intensidad y tener vocación por la música. Tomarse esto en serio desde el principio, y es que si hay un secreto es que desde el minuto hay que echarle ganas y conseguir no flaquear en ningún momento. Hay que tener constancia y empeño.
Si algo tienen en común vuestros epés y elepés es la fuerza que transmiten ¿creéis que ese es el “sello Supersubmarina”?
Jaime: Sí, además cuando nos metemos en el estudio y nos ponemos a grabar procuramos que el sonido que vaya a salir sea lo más cercano posible a lo que es nuestro directo, porque al fin y al cabo es lo que después vamos a tener que defender. No vale la pena hacer un disco con muchas capas que después no se pueda representar en directo
¿Hay algún grupo actual que os esté sorprendiendo a nivel nacional e internacional?
Jose: Alt-J es un grupo que a todos nos ha gustado bastante. A nivel nacional nos ha sorprendido Aurora.
Tras “Santacruz”, Lori Meyers también le ha cantado a las rupturas sentimentales, ¿tan difícil es mantener una pareja? Podéis montar sesiones de terapia entre concierto y concierto.
(Risas) Pope:  En realidad son temas normales, y tanto nosotros como Lori Meyers y otros grupos tratamos este tema porque le puede pasar a cualquiera. Vamos a hacer un club de solteros anónimos. (Risas).
La temática de Santacruz se presta al acústico pero el concepto de su sonido está alejado de ese formato ¿os atreveríais a realizar el cambio de registro?
 
Jaime: Realmente hicimos lo que nos pidió el cuerpo, lo que veníamos haciendo desde meses atrás, de las maquetas que estábamos grabando y es lo que nos salió.
Jose: Todas las canciones de Santacruz han sido tocadas en acústico de diferentes maneras, e intentamos que funcionen así también.
A muchos nos cuesta comprender que la Rolling Stone os haya dado el premio a banda emergente, pero si nos atenemos a publicaciones y fechas, lo sois. Como emergentes, ¿de quién habéis aprendido más en estos años? ¿Sobre qué?
 
Jose: De lo que más hemos aprendido ha sido de nuestros propios errores, del ensayo y error que hemos ido teniendo concierto tras concierto. También hemos tenido la suerte de compartir escenario con un montón de gente, y quieras o no, aunque sea de forma indirecta siempre se te va pegando algo de los más veteranos.
Supersubmarina se ha convertido en un éxito más allá de la esfera alternativa, ¿notáis la diferencia en el día a día? ¿Cómo lleváis el fenómeno fan?
Jose: Prácticamente igual que siempre, de vez en cuando nos reconoce alguien… También el vivir en Baeza estamos un poco más ajenos a ese tema, porque allí seguimos siendo los mismos de siempre.
Sabemos vuestro gusto por el gin tonic, ¿a quién/quienes invitaríais a uno?
Jose: A Gisele Bündchen o una de estas… (risas).
Vuestra trayectoria temporalmente hablando coincide con la de la crisis económica en España, ¿cómo se lleva siendo músicos?
 
Jaime: Nosotros nacimos con la crisis y estamos creciendo con ella…
Jose: No nos ha tocado la época de las vacas gordas y los contratos millonarios.
Los españoles se marchan a Alemania y Reino Unido a trabajar, ¿os veis cosechando éxito en otros países? ¿Qué tal ha sido la acogida en México?
 
Jaime: Lo estamos intentando, nosotros también estuvimos en Londres en octubre. En cuanto a México ya fuimos y tenemos pretensiones de volver.
Sabemos que os gusta el fútbol, ¿de qué equipo sois? Bob Marley jugaba partidos con la prensa ¿os atreveríais a organizar uno? Si es así contad con nosotros.
 
Jose: Pope, Juanca y yo somos del Madrid. Jaime es del Barcelona. Antes jugábamos mucho, Pope y Jaime de porteros, pero ahora nos estamos guardando y hace tiempo que no jugamos. Quizás cuando acabe la gira tengamos unos meses para poder jugar.
“Electroviral” salió en 2010, “Santacruz” en 2012. Siguiendo la progresión: ¿Alguna idea de lo que puede salir de un tercer disco? ¿Más sintetizadores? ¿Vuelta al protagonismo de la voz de Jose?
Jose: Pues no lo sé, ni nos los hemos planteado. Seguiremos por el camino de Santacruz, con guitarras y un sonido contundente
Tras la entrevista tocaba Meet & Greet, un descanso y después el concierto, la última parte de este día que compartimos con Supersubmarina.
Tenemos que reconocer que antes del concierto nos persiguió la mala suerte, ya que nos quedamos sin cámara réflex y tuvimos que tirar de móvil y compacta para las fotos, aunque esa mala suerte quedó compensada por el directazo que vivimos.
El Baluarte de la Candelaria vivió la confirmación de que Supersubmarina es un grupo destinado a ser grande, porque al final, la diferencia entre los grandes y los buenos es la capacidad para enganchar al público, y los de Baeza nos han sorprendido en esa faceta.
La evolución con respecto a su concierto de hace dos años en la misma plaza (en aquella ocasión en la Sala Imagina), es tan grande que pueden parecer grupos diferentes. La interacción con el público fue continua, se permitieron el lujo de gastar bromas, y todo esto sin dejar de hacer su música con una calidad óptima.
El setlist que atesora ya el grupo con tan solo dos elepés también ayuda, aquí tenéis la lista de canciones que tocaron:
Para dormir cuando no estés
Ana
El baile de los muertos
LN Granada
Tu saeta
El encuentro
Canción de guerra
De las dudas infinitas
Supersubmarina
Tecnicolor
Hogueras
Cometas
Santacruz
Ola de calor
En mis venas
——————–
Kevin McAlister
Hermética
(Estribillo de Elástica Galáctica)
XXI
Niebla
Puta vida
Cientocero
Como vemos dejaron los temas más cañeros para el final, y nos regalaron el estribillo de Elástica Galáctica, tema que ya no tocan en directo. Una buena mezcla de sus dos trabajos largos, que hizo las delicias de un público que se quedó con ganas de más. La primera foto que veis a continuación es muy descriptiva, Supersubmarina se fundió con su público y el escenario.
Imágenes de María Torres
Más publicaciones de José Domínguez

Arcade Fire al Primavera Sound 2014

Tras la primera confirmación para el Primavera Sound 2014, que fueron los...
Leer más