¿Quién mató a Brian Jones?

Siguen pasando los años y el motivo de la muerte de Brian Jones, primer líder de The Rolling Stones, sigue sin estar claro. ¿Fue un accidente? ¿Fue un asesinato? ¿A manos de quién?

En torno a la medianoche, Brian Jones, guitarrista de The Rolling Stones, se bañó a causa del calor. Previamente había bebido alcohol para emborracharse con su novia, Anna Wohlin. Janet Lawson, enfermera en su casa, advirtió a Jones que no nadara. Pero el músico ignoró la advertencia.

Al poco tiempo, Jones se hundió en el fondo de la piscina. Wohlin salió disparada hacia la piscina para rescatarlo, pero ya era demasiado tarde. Jones murió en el fondo de la piscina de su casa en Hartfield, East Sussex, el 2 de julio de 1969 a la edad de 27 años. Todavía hoy, la causa de la muerte de Brian Jones sigue rodeada de un denso halo de misterio.

Jones no era un mero guitarrista (el de The Rolling Stones), sino que era mucho más. Dominaba el clarinete, el saxofón, la guitarra y el piano. Tras formar parte de una banda llamada The Ramrods, en 1962 Jones se fue a Londres y se esforzó por formar su propia banda. El atractivo de Jones como músico fiable, atractivo y guapo le facilitó el reclutamiento de Charlie Watts (batería), Mick Jagger (voz), Keith Richard (guitarra) y Bill Wyman (bajo) formando una banda llamada The Rolling Stones.

Por desgracia, detrás de su inteligencia, Jones tenía múltiples personalidades. Por un lado puede ser muy desagradable, pero también autoritario y grosero. Por ejemplo, se dice que a la edad de 14 años, Jones dejó embarazada a una mujer y, que al mismo tiempo, salía con la esposa de un vecino. Estos explosivos rasgos fueron los que Jones aportó más tarde cuando formó The Rolling Stones. Siempre decía: «Yo lidero a los Stones y me pagan más». Esta es la afirmación de una persona que lleva una pesada carga emocional y psicológica, la cual hace que la responsabilidad asumida termine por hundir una mente a prueba balas. Dijo Watts: «Brian es demasiado ambicioso para ser nuestro líder. Aunque sea incapaz de liderar».

Jagger añadió que la carga más pesada de la ambición de Jones era la de convertirse en vocalista. Estaba celoso de Jagger porque el vocalista era siempre el centro de atención y a Jones no le gustaba esta condición. Resultado de lo anterior, su estado psicológico siguió deteriorándose día tras día. Jones se emborrachaba y se drogaba cada vez más, sobre todo cuando los fans empezaron a dirigir su atención hacia Jagger. En esta fase, Jones simplemente se resignó y aceptó que no tenía nada que hacer.

Durante 1964 y 1965, Jones intentó suicidarse en dos ocasiones porque sentía que ya no tenía orgullo. La contribución de Jones a los Rolling Stones empezó a decaer, especialmente después de que su novia, Anita Pallenberg se volcara en el regazo de Keith Richards, Jones se vio cada vez más atrapado por las drogas.

En octubre de 1967, Jones estuvo a punto de suicidarse. Un año después, Jones estuvo prácticamente ausente en el estudio de grabación y sus propios compañeros de banda consideraron que ya no era importante para ellos. En julio de 1969 Los Stones planean dar un concierto gratuito en Hyde Park y Jones conoce que será despedido. «Creo que eligió morir cuando le despedimos», dijo Watts.

Los Stones acabaron reclutando a Mick Taylor como sustituto de Jones. Jones ingresó en una clínica de Londres y se le diagnosticó una enfermedad paranoide. Durante su tratamiento psicológico, Jones compró una casa en Cotchford Farm, cerca de Sussex. En aquel nuevo hogar, Jones estaba acompañado por el chófer de Richards, Tom Keylock, así como por los albañiles que estaban renovando su casa, los cuales también eran de la confianza de Richards.

Jagger y Watts visitaban regularmente a Jones, quien estaba empezando a recuperarse y tenía planeada la creación de una nueva banda con Alexis Korner, Mitch Mitchell, John Mayall y Steve Winwood.

La misteriosa muerte de Brian Jones

A última hora de la noche del 2 de julio de 1969, Jones nadó en una piscina climatizada. Nadie lo acompañó hasta que Jones fue encontrado flotando en la piscina muerto en la madrugada del fatídico 3 de julio de 1969. Según la policía de la época, la causa de la muerte de Jones fue el ahogamiento. Sin embargo, los resultados de la autopsia mostraron que su hígado y su corazón estaban inflamados debido al consumo excesivo de narcóticos y alcohol.

Los resultados del examen de orina mostraron que había consumido anfetamina y difenhidramina, ingredientes del por aquel entonces popular Mandrax. En el borde de la piscina aparece un inhalador en caso de ataque de asma. Sin embargo, el médico que realizó la autopsia negó que Jones hubiera muerto por un ataque asmático. Hasta ahora, muchas publicaciones de libros han especulado sobre la muerte de Jones.

«Creo que fue asesinado», afirma Terry Rawlings, autor de uno de los libros más populares sobre la muerte de Jones. Rawlings incluyó en su libro el testimonio de Keylock –recordemos, chófer de Richards–, según el cual habría sido Frank Thorogood, albañil que estaba trabajando en la forma, habría sido el responsable de la muerte de Jones. A Thorogood «se le fue la cabeza», de acuerdo a la supuesta confesión citada en el libro de Rawlings.

Pero... ¿de verdad fue Thorogood? Hay otra teoría, esgrimida por Sam Cutler, que apunta a Keylock, quién actuó de forma sospechosa durante los días siguientes, retirando y destruyendo objetos de la casa del músico. Sin embargo, el motivo que habría llevado a Keylock a matar a Jones no estaría claro. «Mi pálpito es que estaba estafando a Brian de alguna manera u otra», dijo Cutler.

Estas teorías conspirativas se desarrollaron en parte porque la policía no llevó a cabo las investigaciones adecuadas. El propio Keith Richards no estaba seguro de que Brian Jones se ahogara porque su compañero era muy buen nadador. Según Richards, es posible que Jones fuera asesinado.

Sin embargo, a finales de agosto de 2009, la policía de Sussex reabrió el caso de la muerte de Brian Jones después de que el periódico The Mail revelara que se habían encontrado nuevas pruebas que revelaban que Jones fue probablemente asesinado por Frank Thorogood. Scott Jones se basa en sus conclusiones en una entrevista con Janet Lawson, la enfermera que encontró el cuerpo de Jones.

Lawson admite que vio a Thorogood hacer algo a Jones. Cree que Thorogood –que murió en 1994– mató a Jones en aquel preciso instante. El testimonio de Lawson está respaldado por el informe policial del primer agente que llegó a la casa de Jones, Albert Evans. Según Evans, habló con todos los testigos unas horas después de la muerte de Jones y llegó a la conclusión de que Jones había muerto tras una refriega con Thorogood.

Sigue leyendo