¿Qué pierde Reino Unido sin Escocia?

The-Jesus-and-Mary-Chain

Ante la cercanía del referéndum de independencia de Escocia sobre el Reino Unido, nos hemos preguntado qué perderían musicalmente los vecinos del sur, si Escocia pasa a regir sus destinos de forma autónoma.

Generalmente la música en inglés suele ser agrupada como anglosajona, y en ella se enmarcan artistas no solo de países de habla inglesa, si no también músicos de países con gran influencia histórica de este estilo. Estas diferencias no implican nada, más allá de las distinciones folclóricas que cada banda tiene marcada por la influencia de la música de su propia nación. Sin embargo, no podemos negar que hay cierto sentimiento de orgullo y de competición. Aunque haya más puntos en común que diferencias, y pese a que a día de hoy, a veces, sea difícil establecer la procedencia de algunas bandas, cada país quiere estar en lo más alto del ranking de exportadores de grandes músicos.

Los británicos, tal y como vimos en los Juegos Olímpicos de Londres de 2012, se toman muy en serio su cultura musical, y tienen un justificado sentimiento de orgullo (y satisfacción) en lo que se refiere a sus aportaciones al mundo de la música. The Beatles, The Kinks, Rolling Stones, Pink Floyd, Sex Pistols, The Clash, Queen, Madness, Radiohead, Blur o más recientemente Arctic Monkeys o Muse. La lista expuesta es tan corta como injusta, pues quedan en el tintero numerosos grupos que bien merecen aparecer por encima de alguno de los que sí que aparecen.

¿Y los escoceses? Pues como buenos habitantes de la Gran Bretaña, también tienen un talento especial para la música, y hay un buen número de grupos que pasarían a enarbolar la Cruz de San Andrés como bandera. Franz Ferdinand, Belle and Sebastian, Biffy Clyro, The Jesus and Mary Chain, Mogwai, Travis, Simple Minds, The Fratellis, Teenage Fanclub, Texas, Aztec Camera, Glasvegas o Deacon Blue. Como podréis comprobar, para tener poco más de 5 millones de habitantes, el talento musical fluye tan bien como el whisky de la tierra.

Pero es que además, Glasgow fue nombrada en 2008 como Ciudad de la Música por la UNESCO. La segunda ciudad de Escocia (aunque primera en población), tiene una escena musical fantástica, en la que puedes oír conciertos de prometedores grupos emergentes. Como curiosidad, en Glasgow, en el King Tut’s Wah Wah Hut una discográfica encontró y fichó a Oasis en 1993. Además fue el local que apoyó a artistas del nivel de Radiohead, Florence & The Machine y Biffy Clyro desde el principio de sus carreras.

Aunque la música y la cultura estén por encima de la política, es inevitable pensar que lo que ahora es el Reino Unido, va a perder a muchos artistas de calidad contrastada si Escocia decide ser independiente.

More from José Domínguez

Únete a El Ukelele en Barcelona y México

Facebook Twitter Pinterest LinkedIn WhatsApp ¡Saludos lector@s! Como bien sabréis, en los...
Leer más