Pleasure in Mind Records, bajo el influjo del placer

Pleasure In Mind Records

El sello discográfico emergente, Pleasure In Mind Records, hace su lanzamiento oficial


La mente humana suele divagar en un mar de pensamientos que se sumergen en lo más profundo de nuestros impulsos y sensaciones. Como seres vivos, reaccionamos a estímulos que inducen nuestro comportamiento e influencian (ojalá positivamente) nuestra manera de ser y de interactuar con el mundo que nos rodea. En ese mismo sentido, la música es un mecanismo infalible para despertar los sentidos y abrir la mente.

Muy probablemente sea ese mismo el objetivo de un grupo de jóvenes bogotanos, quienes el pasado 8 de abril, lanzaron su propio sello discográfico, Pleasure In Mind Records, en un showcase que tuvo lugar en el enigmático BLUES CLUB en la ciudad de Bogotá, reconocido por la versatilidad de sus eventos, liderando la escena under del casco urbano.

El lanzamiento del sello, sirvió como puerta de entrada para la ascendente fanaticada de la música electrónica, esta vez, presentando sonidos parcialmente ocultos dentro de la colectividad independiente, como el deep techno y el minimal. Son estos dos los estilos predominantes en el trabajo de PIMR, donde a la cabeza se encuentran el dúo Fly District, conformado por Felipe Gallo y Daniel Jiménez, acompañados también por Demian, el proyecto solista de Juan Sarmiento, y finalmente Samuel Jabba.

Las puertas del club se abrieron a las 10 de la noche, donde se encontraban un selecto grupo de DJs que amenizaron las primeras horas de música en una serie de sesiones back to back, incluyendo en la alineación a Hall Guillén, Letters, David Vlight, VirTur, Eljaiek, entre otros, donde confluían los clásicos sonidos de la música house y la vertiginosa popularidad del techno.

Pasada la media noche, fue cuando tuvimos la oportunidad de experimentar lo que los artistas de PIMR tenían preparado para sus asistentes, comenzando con la apertura de Fly District. El dúo comenzó con una muy sofisticada dosis de estructuras rítmicas lineales, que ascendían paulatinamente con el desarrollo de los muy atractivos acompañamientos melódicos de los tracks. El complemento directo de su set, fue la combinación de minuciosos beats y el sutil resplandor de armonías club. Cabe resaltar que la particularidad del sonido de estos dos jóvenes, es la interconexión sonora de las tendencias minimalísticas y etéreas, que hacen de su música algo misterioso, pero a la vez seductor.

Posteriormente, las tornamesas estuvieron comandadas por Demian y Samuel Jabba, en una sesión mano a mano donde compartieron lo mejor de su colección musical, construyendo una impetuosa amalgama de sonidos que encendieron la noche. La acidez y versatilidad de su set fueron el valor agregado de su presentación, donde con trepidantes disposiciones rítmicas y voluptuosas cadencias, se apoderaron de la pista de baile hasta el amanecer.

No cabe duda que la temática de la noche fue el placer. Ese placer causado por los más sofisticados y punzantes sonidos que ingresan a través de nuestra cavidad auditiva, para finalmente conducir los movimientos expresados por la exuberancia del baile. ¿Y no es acaso lo que tan afanadamente buscamos todos los días? Un estado de placer perpetuo en donde no exista otra cosa que no sea la incandescencia del deleite y el gozo de la satisfacción. Qué mejor estímulo que la música para lograrlo.

More from Alejandro Gonzalez Castillo

Enter the Void: de cara en lo profundo 

Facebook Twitter Pinterest LinkedIn WhatsApp La cuarta entrega de Enter the Void...
Leer más