Ocellot – Molsa Molsa


Ocellot – Famelic
Fecha de lanzamiento: 19 de noviembre de 2013
Disponible desde Bandcamp


Molsa Molsa de Ocellot es un delicioso tsunami de psicodelia tropical con toques barrocos que te envuelve del primer al último tema, haciendo de la escucha una experiencia agradable y sorprendente.

Ocellot debuta en formato largo con Molsa Molsa, y lo hace a lo grande. Más allá de las comparaciones con Animal Collective (lo cual es positivo, porque lo normal es que te comparen con Tame Impala), Ocellot demuestra originalidad, ingenio, acidez y un concepto sonoro tan enrevesado como limpio y adictivo.

Sintetizadores, unas guitarras siempre al pie del cañón, eternos loops y unos buenos ecos son los principales ingredientes de un álbum casi instrumental pero nada pesado. Y sí, tiene letra, pero estas parecen más encaminadas a invocar a algún dios que a transmitirnos un mensaje claro. Las idas y venidas apenas si agotan por la frescura del sonido, tropical y sobre el cual puede crecer el musgo sin riesgo a quedarse sin sustento. Cada canción tiene un alto número de efectos, de entradas de sonido que te mantienen alerta, enganchado a un sonido barroco moderno: recargado y colorista. No es Molsa Molsa un álbum de usar y tirar, cada escucha muestra nuevos sonidos y matices de los que no fuiste consciente antes.

“Invitació” es una buena muestra de lo que es Molsa Molsa, un bonito paseo a través de paisajes tropicales en los que a veces brilla el sol, y en los que a veces puedes perderte en la oscuridad selvática. “Lonely Friends” es un tema sorprendente si lo comparamos con el conjunto. Sencillo dentro del estilo de la banda, pero con mucho punch. Con “Run Turtle Run” pasan de lo tropical a lo espacial en cuestión de minuto y medio, para que al final todo explote produciendo infinitas ondas expansivas. Otros temas, como “Sal a la Pell” te pierden por un camino que no lleva a ninguna parte en base a un loop salvaje que deja a un lado el pop y el rock para introducirse directamente en el terreno de lo lisérgico.

“So Cheesy” es el punto intermedio del álbum, tanto en la lista de canciones como en el sonido. Estamos ante el corte más largo, Y hace un efecto de freno para lo que queda por venir. Se hace de noche en Molsa Molsa. El tema homónimo al disco ahonda en este concepto, con unos toques orientales nuevos en este trabajo, y que se agradecen a estas alturas para seguir enganchado.

“Meet New People” es una de esas canciones que te marcan. Pink Floyd tenía “Bike”, The Beatles tenían a “What’s the shame Mary Jane” (escondida en un cajón, eso sí) y Ocellot tiene “Meet New People”. En este corte nos encontramos con un clásico de la psicodelia, el efecto de parálisis del sueño. Por si alguno no lo sabe, este efecto se produce entre el sueño y la vigilia, es esa situación en la que eres consciente de lo que ocurre a tu alrededor pero no puedes despertarte. Pues bien, en “Meet New People” escucharás a gente a tu alrededor, entrando en tu habitación, pero no llegarás a saber si es real o simplemente un sueño. “Sonic Boom” hace honor a su nombre. Es la canción más clásica de Ocellot para este álbum, con unas guitarras bastante claras, en continuo loop  y con un continuo murmullo de fondo. Su final es simplemente épico, digno de Los Soprano. “Ai Com Donen Voltes” funciona a modo de despertador, volvemos al punto de partida, a “Invitació”, solo que todo se parece sin ser lo mismo, la experiencia Molsa Molsa nos ha cambiado.

Ocellot ha logrado uno de los mejores discos de psicodelia nacionales de los últimos tiempos, sin necesidad de arrimarse a la ola de ácido australiano que recorre el mundo de la música, creando un concepto de sonido propio, lleno de riqueza, diverso, entretenido y con una elección tanto de temas como del orden de estos simplemente perfecta.

 

More from José Domínguez

Ya puedes escuchar Yellow Kitchen de Mark Kozelek y Sean Yeaton

Facebook Twitter Pinterest LinkedIn WhatsApp Ya está disponible Yellow Kitchen, lo último...
Leer más