Nudozurdo presentan Voyeur Amateur y repasan su discografía en Madrid

nudozurdo

Nudozurdo estuvieron el pasado jueves 20 de abril en la sala But de Madrid, donde venían a presentar su último trabajo, Voyeur Amateur, pero acabaron aprovechando la cita para hacer un repaso a toda su discografía, en una noche llena de ruido y emociones de toda índole.


Con algo de retraso respecto al planning oficial, daba comienzo la noche cuando empezaban a sonar las primeras notas de la música de la, hasta entonces para mí desconocida, RRUCCULLA, artista encargada de caldear el ambiente en la sala But antes del concierto de Nudozurdo.

Con tan solo una mesa llena de aparatos, incluyendo un ordenador portátil, y una batería, la de Bilbao despliega una especie de electrónica abstracta con una fuerte influencia del ambient drone de artistas como Arca o incluso Aphex Twin. Estos son solo algunos de los muchos nombres que recorrían mi mente mientras las canciones tortuosas y meándricas trascurrían una detrás de otra, alternando entre la mesa y la batería, donde la artista se defiende igual de bien.

RRUCCULLA tocando en la sala But de Madrid el 20 de abril de 2017.

No estoy muy seguro de si la recepción de esta música experimental y compleja por parte del público fue la que se esperaba, ya que se vieron muchas caras de desconcierto, pero a mí me pareció de un gusto exquisito. Si bien quizá no fue la mejor elección para abrir para un grupo como es Nudozurdo, en cuanto a estilo, disfruté muchísimo de la actuación de RRUCCULLA, y espero volver a verla en directo más pronto que tarde.

Tras finalizar la actuación, se cerró el telón y, tras unos minutos de espera, se volvió a abrir ya con los 3 integrantes de Nudozurdo en sus respectivas posiciones.

El concierto empezaba igual que el trabajo que venían a presentar, Voyeur Amateur (Mushroom Pillow, 2017), es decir, con la genial ‘Bondage Belcanto‘, con una no tan genial ecualización por parte del técnico de sonido de la sala, que tuvo una muy mala noche. Todo se acoplaba, la voz no se escuchaba y los graves se amontonaban abriéndote el pecho en canal. Un desastre que resultó molesto para todo el público, que se miraba entre sí con cara de asco.

Esto se fue estabilizando poco a poco con el transcurso del directo, en el que sonaron otros temas de este nuevo disco, como la lenta ‘Estás Tan Perdida‘, pero también algunos del anterior Rojo Es Peligro (EVERLASTING RECORDS, 2015), como ‘Bucles Dorados‘, e incluso algunas de aquel primer trabajo homónimo de 2002, como la impresionante ‘Dentro De Él‘, que, con esta nueva formación y, sobre todo, gracias a la impecable labor de Ricky Lavado tras la batería, sonó inmensa aquella noche. No tan impecable fue la labor de Leo, cantante y guitarrista de la banda y único miembro fijo desde su creación. Se mostró distraído y errático durante toda su actuación, inventándose gran parte de las letras y fallando bastante en sus punteos de guitarra. No obstante, tuvo momentos de mucho brillo, como cuando le daba caña a los pedales y hacía vibrar a la But entera con el ruido que salía de su guitarra, o como en la ya mencionada ‘Dentro De Él‘, donde estuvo espectacular. De hecho, el directo pecó un poco de “montaña rusa”, con algunos temas sonando inmensos, y otros pasando sin pena ni gloria. Mención especial al trabajo de Meta en el bajo, incansable de principio a fin, y con una precisión impecable. Un concierto más para fans de verdad que para amantes de la música, donde hubo también cabida para algunos temas de sus segundo y más aclamado trabajo, Sintética (Recordings From The Other Side, 2008), como ‘Ha Sido Divertido’ o uno de los favoritos del público aquella noche: ‘El Hijo de Dios‘, que, afortunadamente, fue una de las que cayeron en el saco de las que sonaron inmensas. Otra que acabó en este saco fue ‘Prometo Hacerte Daño‘, de su disco de 2011, Tara Motor Hembra, donde los tres sonaron impecables y le regalaron al público un momentazo memorable donde los haya.

Cerrando el set principal y siendo otro de los momentazos de la noche, la maravillosa ‘La Ruta de los Balcanes‘, tema de 9 minutazos extraído también del último trabajo que venían a presentar, marcaba el inicio del final del concierto, y menudo terremoto. Espectacular.

Nudozurdo (de izquierda a derecha): Meta, Ricky y Leo, tocando en la sala But de Madrid el 20 de abril de 2017.

Tras el paripé/descanso, Nudozurdo volvían a coger sus instrumentos para un último empujón, que constó de un tema de su anterior trabajo, ‘Los Bárbaros‘, y dos del anterior a este, que fueron ‘Conocí El Amor‘ y ‘Dosis Modernas‘, ambas perfectamente ejecutadas, que pusieron la guinda final al pastel.

En resumen, un concierto con muchos altibajos, con un técnico de sonido poco acertado y un Leo a veces distraído y fallón, pero que consiguió llegar al alma de muchísimos de los que tuvimos la suerte de asistir a la sala But aquella noche en Madrid.

Escrito por
More from Carles

5 nuevos nombres se suman al impecable cartel del Rock Werchter

Facebook Twitter Pinterest LinkedIn WhatsApp Lorde, James Blake, The Lumineers, Dropkick Murphys...
Leer más