Noche cerda con Mirémonos y Gole Yaika


Crónica del concierto de Gole Yaika y Mirémonos en la Asociación Cultural El Sótano de Cascorro de Madrid. Dos bandas que son ya presente del pop nacional más ecléctico y luminoso.


Después de un tiempo convulso de entreguerras, volví a pisar las profundidades de la renovada Asociación Cultural El Sótano de Cascorro. El regreso de la guerrera tuvo lugar la noche del 28 de octubre gracias a un cartel de dos que haría las delicias de cualquier amante del pop empírico, luminoso y de buena (o mejor) factura. Ese tipo de bandas cuya música lo mismo te lleva a batir tu propio récord en carrera mientras avanzas kilómetros por el parque del Retiro que consiguen cambiar tu estado anímico sin importar la hora ni el día. Sí, el cartel estaba formado por Gole Yaika y Mirémonos.

La noche se presentaba fría y jugando a la tensión (¿sexual?) no resuelta hasta última hora. Coincidir en ciudad y horario con The Chemical Brothers no es ninguna broma ni para dueños de locales ni para los propios artistas que tienen que jugársela frente a colosos mundiales. Servidora tiende a las salas pequeñas y medianas y, por lo que me contaron, no me perdí nada que no pudiera ver en las fiestas de San Isidro a partir de las tres de la madrugada: borrachos, música rompe-tímpanos y un ambiente enrarecido y excesivamente humanizado (con la salvedad y/o alegría de estar bajo las estrellas en el caso de las fiestas dedicadas al labrador). Con el concierto sobre la bocina llegué a los primeros compases del concierto de Gole Yaika, quienes se esforzaban en no perder la fe ante un público que parecía encontrarse anestesiado incluso ante su siempre simpático guiño a una de las tabernas más cinéfilas (sí, la cantina de Chalmun, queridos). Los presentes iban perdiendo la vergüenza mientras que los jóvenes madrileños ganaban en luminosidad con temas como ‘Ínfimo’ o ‘Euforia’. El polo positivo empezaba a subir puntaje mientras los rezagados se dejaban al fin ver por la sala. El fin de fiesta tuvo lugar con ‘Herida Perfecta’. Un final que será un punto y coma: Gole Yaika se encuentran trabajando en su primer largo y esperemos que no a mucho tardar. En cada directo suenan mejor y es bueno no perder la costumbre de verles cada pocos meses.

El sonido de la Asociación Cultural El Sótano de Cascorro sigue tan perfecto, nítido y acertado como en su etapa anterior, razón por la que no es raro que las bandas locales y nacionales quieran dejarse caer por sus bajos. Con una rápida prueba de sonido Mirémonos al completo (esta vez volvían a ser cinco sobre el escenario) subió el escalón para situarse frente a sus seguidores. La presencia humana había crecido durante los últimos diez minutos, el recreo, y la sensación caldeada también hizo que los grados ascendieran. Tal y como nos tienen acostumbrados, el show estuvo cargado de adrenalina, serotonina y demás hormonas que siempre acaban llevándote a un estado de bienestar parecido al Nirvana (o a Ipanema). La noche se iba caldeando al ritmo de temas como ‘Hemingway’ o mi adorado ‘El sabor que da la muerte’ aunque el calor sexual llegó de la mano de ‘Porno’, el último en llegar (‘Alter Ego’) y ‘Parece Carnaval’, esa canción hecha para bailarla lenta antes de ‘Salsa Inmoral’. El inicio del fin de semana también llegó con un nuevo tema que atendió al directo título de ‘Cerda’. Sin comentarios. Bueno sí, que esperamos que en 2017 llegue nuevo material para seguir viendo el show de su frontman.

More from Carolina Cadenas Pazos

El regreso de F.A.N.T.A.

Facebook Twitter Pinterest LinkedIn WhatsApp F.A.N.T.A. regresa con nuevo disco, Más rápido,...
Leer más