The Mystery Lights se suman a la revolución analógica

The Mystery Lights
Portada del álbum de debut homónimo de The Mystery Lights.

The Mystery Lights se han estrenado con un álbum lleno de sonidos sesenteros y setenteros que harán las delicias de cualquier aficionado a la música. Rock, garage, psicodelia, blues, soul y pop encuentran acomodo a lo largo de treinta y dos trepidantes minutos.


Regresar a los clásicos es una opción que nunca ningún músico ha de descartar. Viajar al pasado es una constante en la historia del arte -musical o no- y muchas veces permite también avanzar hacia el futuro. The Mystery Lights es un disco fresco, de ritmos altos, plagado de recursos y que contiene mucha actitud (tanto en las letras como en las melodías). Los neoyorkinos siguen la senda que han trazado en la actualidad Ty Segall, Thee Oh Sees  o incluso Morgan Delt con cortes energéticos salpicados por numerosas píldoras ácidas. Los ecos de The Sonics y The MC5 son más que evidentes, al igual que los de The Small FacesThe Kinks The Easybeats. The Mystery Lights han aunado psicodelia y baile a través del garage, un medio que permite recorrer al oyente el camino hacia la diversión de forma más veloz que el de otras bandas, que buscan alcanzar ese punto a través de pinkfloydianas producciones de tintes electrónicos. Nada más lejos de la realidad, estos debutantes han optado por la vía rápida, aquella en la que los elementos analógicos no se ven sustituidos por los ordenadores.

El resultado es un álbum refrescante cuya gran baza es que te hace creer que ya lo has escuchado. Los preliminares no es que sobren, es que se suceden a la velocidad de la luz a medida que consumes canciones. El disco no puede comenzar más fuerte con ‘Intro’, un corte de presentación instrumental que va de más a más, y que sirve tanto de introducción como de resumen. A continuación ‘Follow Me Home’ rebaja pulsaciones introduciendo nuevos efectos (ojo a esos pasajes instrumentales del revés) y metiendo voces. El tema ha sido elegido como sencillo por la banda y no es de extrañar: tiene garra, tiene fuzz y tiene una evolución inesperada pero no por ello ilógica. Otra canción con potencial de single es ‘Too Many Girls’ un tema de mecha corta y tiempos medios. En ‘Melt’ nos metemos de lleno en el surf, un chapuzón totalmente necesario, ya que el estilo de la banda invita a hacer incursiones en el género. El tema no desencajaría oculto en un recopilatorio de los legendarios Surfaris. ‘Too Tough To Bear’ funciona a las mil maravillas como freno, demostrando las habilidades de la banda, capaz de navegar también por aguas las aguas del blues y del soul luciéndose en el intento. No se puede terminar el análisis de lo mejor del álbum sin citar el tema de cierre, una magnífica ‘What Happens When You Turn The Devil Down’ que como viene siendo costumbre en estos homenajes a los sonidos primigenios, engloba dentro de sí todos los sonidos que The Mystery Lights han plasmado en el LP.

Guitarras salpicadas por los efectos de la distorsión y el eco; líneas de bajo serpenteantes; un teclado de otro tiempo;  una batería camaleónica; una voz rota acompañada por unos coros certeros… El quinteto formado por Mike Brandon, LA Solano, Alex Q Amini, Nick Pillot y Kevin Harris está llamado a ser una de las revelaciones del año. Su fórmula es sencilla: hacerte bailar mientras viajas por los cimientos de la música contemporánea.

También puedes escuchar el álbum a través de Bandcamp:

More from José Domínguez

Entrevistamos a Agoraphobia: rock con calidade galega

Facebook Twitter Pinterest LinkedIn WhatsApp Los más asiduos al lugar ya sabréis...
Leer más