Morgan Delt

morgan delt

Morgan Delt es uno de esos artistas que se ha unido a la ola psicodélica que recorre el mundo, lo que le diferencia de la gran mayoría de compañeros es que él es uno de los que está en la cresta.


Morgan Delt – Trouble in Mind
Fecha de lanzamiento: 28 de enero de 2014
Disponible desde Bandcamp


El viaje que nos propone Morgan Delt un músico hecho a sí mismo, fan de los Byrds, es llano, pero el paisaje es tan evocador que no podemos quejarnos por aburrimiento. El sendero se recorre fácilmente, pero la riqueza del paisaje hará que incluso grandes aventureros quieran pasear por este genial álbum. Morgan Delt está avalado por los Flaming Lips, y es uno de los álbumes de rock psicodélico de 2014. Y es que pese a ser psicodelia apta para todos los públicos, tiene un punch muy especial.

Comparte Morgan Delt algunas cualidades con su compañero de sello, el ya famoso Jacco Gardner. Psicodelia añeja, con gancho, pero sin ánimo de expandirse como pretendían en los sesenta y setenta. Aquí encontramos once dosis encapsuladas que ni repitiendo te causarán sobredosis. Empecemos el camino.

La primera etapa del camino, “Make My Grey Brain Green” probablemente sea el tema más complicado del álbum. Complicado para el público menos acostumbrado, porque todo amante de la lisergia sabrá perfectamente que está ante una canción seria, de esas que uno recuerda años después al desempolvar el vinilo. La línea de bajo destaca a lo largo de toda la canción, pero el tema se vuelve realmente mágico con un cambio de registro que ilustra (porque esto va de ver) el paso de la escala de grises al color. Simplemente mágico.

“Barbarian Kings” bien podría aparecer en la banda sonora del próximo western de Quentin Tarantino. Es un tema de tal calibre que dejaría boquiabierto a cualquier gurú del género. Coge el coche, vete al desierto, toma algo de peyote y ponte a bailar hasta caer rendido. Un teclado divino y una voz ininteligible, una melodía que evoca sentimientos que de otra forma no saldrían. No se necesita más para pasar una noche épica.

La nueva parada en Morgan Delt se llama “Beneath The Black And Purple”, una canción con alma pop y pequeñas dosis lisérgicas. La guitarra suena alegre y divertida, jugando con también con sonidos más rockers.

“Mr Carbon Copy” sigue la senda de su predecesora. Es un tema rápido, con una guitarra bien reconocible y unos loops que no te dejarán escapara hasta que se haga el silencio.

“Obstacle Eyes” no es ningún obstáculo para el viajero. En este tramo uno debe concentrarse en jugar como un niño. Simplemente déjate guiar por el riff de la guitarra y llegarás a tu niñez.

En “Little Zombies” nos movemos de un lado a otro continuamente, como si andaramos cruzando un puente colgante entre cumbres. El movimiento pendular es simplemente adictivo, se clavará en tu mente.

Salimos del reducto de paz zombie, y entramos de nuevo en el terreno de la acción. “Chakra Sharks” es un tema clásico, muy sesentero, en la que de nuevo las guitarras disparan a matar entre la confusión del eco eternamente presente.

“Backwards Bird Inc.” es industrial, progresivo e incluso difícil de escuchar si no has empezado desde el inicio. Un sempiterno bucle fantasmal que dota de oscuridad a Morgan Delt.

La siguiente estación se describe a sí misma “Sad Sad Trip”, erróneamente comparada con la obra de Syd Barrett. Es un tema triste sí, como las canciones de Syd en su último álbum pop, pero no evoca ningún sonido del genio de Cambridge. Más bien nos encontramos influencias de más alta procedencia, con cantos eclesiásticos que se elevan hacia el cielo pidiendo clemencia. Menos mal que Morgan Delt no cree en dios.

“Tropicana” trae innovación y nuevos ritmos. Hay algo caribeño en esta canción, pero está bajo tantas capas de efectos desconcertantes que uno no sabe bien si es producto de la imaginación.

Cerramos Morgan Delt con “Main Title Secuence”, que a los más avispados recordará al “Fragment’s Light” de los Temples, y por supuesto al rock progresivo italiano de los años setenta. Es una canción idónea para acabar un disco. Tranquila y constante, se consume hasta silenciarse.

La sensación que deja Morgan Delt al final es indescriptible. El camino presenta paisajes opuestos pero altamente disfrutables. Cada paseo descubre nuevos detalles, nuevas pistas que te acercan más a la comprensión del pasaje que te está tocando pasar, pero con cada descubrimiento nace una nueva pregunta. Calidad construida sobre ecos, distorsiones, guitarras que vienen y van… Simplemente mágico.

Más publicaciones de José Domínguez

Ellos son NHILL

En la red social de los ciento cuarenta caracteres se presentan como...
Leer más