Matellán y Vikxie en la sala El Sol

Tras la resaca y el sopor que entumece el cuerpo y la mente durante el período estival, septiembre se presenta como el auténtico primer mes del año. Época de propósitos y cambio de hábitos, también se trata de un momento óptimo para volver a las buenas costumbres y recuperar la cadencia de las escuchas en directo de viejos y nuevos conocidos.

 sole2

El pasado viernes 12 la sala El Sol acogía en su subterránea platea a dos artistas que llevan años pateándose las salas de media España llevando como equipaje su guitarra y sus composiciones. Matellán y Vikxie. Vikxie y Matellán. Tanto monta, monta tanto. Mismo da quien tocase primero o quien finalizara el conjunto. Una descendía las escaleras como un espectador anónimo más, con la pureza de corazón y oído de encontrarse prácticamente virgen ante lo que venía en unos minutos. No cambio por nada esa predisposición a la sorpresa, ante el espectáculo.

Matellán publicó hace unos meses su último trabajo, Calidociclo, nueve temas de clásico pop-rock, del de toda la vida, sin aditivo ni inventivas extrañas por el mero hecho de la experimentación hiperbólica de modas pasajeras. Pop melódico, enérgico y energizante donde en cada tema se advierte cierta nostalgia. Melancolía que, sin embargo, no fue la senda marcada por el directo donde las guitarras dieron paso a una puesta en escena llena de fuerza. Y magia. Temas como Rubik, Spoiler o Un mundo contigo (terriblemente adictiva), donde contó con la colaboración de la propia Mäbu, fueron las culpables de que este breve concierto fuera el ejemplo perfecto de cómo la música muerde el nervio. Reaviva sentimientos. La música como fuente de salud emocional.

 sole

Cambiando el look leñador por el de dandy del extrarradio, apareció Vikxie pegado también a su guitarra. Según transcurrían las canciones, una se convertía en Benjamin Button y mientras reavivaba recuerdos jóvenes iba sintiéndose más vetusta. Recuerdos de cuando el MySpace era útil y la música iba entrando en vena. Él no se acordará, pero hubo un tiempo en que fuimos amigos virtuales. Así, el madrileño tocó temas de su último trabajo, Algo está cambiando (A tu salud), como concesiones de sus anteriores discos (Salvaje o Yo no quiero estar a tu lado). Como no podía ser de otra forma, Vikxie también quiso estar acompañado en el circular escenario de la sala y compartió melodías con Irina en una noche donde la pureza de la música volvió a sus orígenes.

Más publicaciones de Carolina Cadenas Pazos

Distancias cortas: Los Ramblings

Entrevista a Los Ramblings con motivo de su inminente paso por Proyecto...
Leer más