Low Festival 2014

La edición de 2014 confirma al Low como uno de los mejores festivales del país. Los que asistimos a Benidorm pudimos disfrutar de un evento perfectamente organizado en el que los espectadores gozamos de conciertos de ensueño. Con esto, el Low se convierte en una cita ineludible para los amantes de la música.

The Hives

The Hives reventaron el escenario Budweiser. Los de Pelle Almqvist, que usan la legendaria melodía de Tiburón para subirse al escenario, pusieron el listón tan alto que los ecos de su concierto siguen oyéndose en Benidorm. Saltos, gritos… el público entró en éxtasis con los suecos, cuya energía en los directos es impresionante. El bueno de Pelle supo darnos lo que queríamos, y es que la puesta en escena de estos chicos es casi tan impecable como el castellano de su líder. Los primerizos con The Hives quedamos muy sorprendidos, las bandas escandinavas se mueven más que algunas de sangre latina. I Want More, My Time is Coming, Hate To Say I Told Yoy So… The Hives no se dejaron nada. Un concierto épico.

Uno de los momentos más estelares de la primera velada fue la aparición de Vetusta Morla. Los de Tres Cantos son una de las mejores bandas en directo del mundo, y quien diga lo contrario es porque es un ‘hater’. Es impresionante la calidad que muestran sobre el escenario, la fidelidad a su sonido es absoluta, y la actuación de Pucho como frontman de Oscar. La Deriva, Fuego, Golpe Maestro, Un Día en El Mundo, Cuarteles de Invierno, Valiente… Pocas bandas tienen tanta calidad en tres álbumes, y menos aún pueden tener un setlist tan completo. Buen bolo.

Belako copa el podio del día. La banda euskaldun viene pegando fuerte en la temporada festivalera, y el escenario Wiko se le quedó muy pequeño. Electrónica, punk y new wave agitados pero no mezclados. Belako no ofrece un pastiche de estilos, ofrece el suyo propio, con unos ingredientes de sabor marcado, que dan lugar a unos buenos pogos. Larga vida al cuarteto.

Massive Attack 2

En el segundo día de Low la calidad no bajó pese a que lo vivido 24 horas antes había sido épico. Un buen sueño, un poco de piscina a modo de relajación y un par de Jägers son un buen antídoto para el cansancio y las agujetas.

Terminar un párrafo hablando de agujetas para comenzar el siguiente con la actuación de los Corizonas no es lo más sano. El directo de esta banda es simplemente épico. Rock con matices blues, country… De Benidorm al Salvaje Oeste sin coger un avión. Pese a que tuvieron que cortar antes de lo previsto, en la carpa Gibson pudimos gozar con ellos de nuevo. Nos encanta su sabor, genuinamente americano.

Massive Attack, Massive Attack, Massive Attack… No puedo dejar de repetir el nombre de la banda británica cuando pienso en lo que hicieron sobre el escenario. El Trip Hop es un estilo controvertido a veces, de esos que no deja indiferente a nadie, sin embargo Massive Attack puso de acuerdo a todo el mundo: su concierto moló. Battlebox 001 o Psyche tomaron el protagonismo de primeras, dándole mucho peso al espectáculo, sin embargo la aparición poco después de Teardrop, Angel o Unfinished Sympathy provoca un subidón de adrenalina que compensa el lento inicio. Destacar también el espectacular juego de luces de los británicos y sus proclamas antibélicas, que terminan por hacer de su directo un evento social ineludible.

Y para cerrar la noche nada mejor que The Parrots. La genial banda madrileña continua avanzando imparable hacia el estrellato, y su actuación en el Low Festival será recordada durante mucho tiempo. Si bien no estaban en los grandes escenarios, su actuación fue superior a la de muchos cabezas de cartel. I Did Something Wrong, The Bag, Hello Stranger, I Am A Man, Loving You Is Hard… Rock, garage y surf para un broche final inmejorable.

Kaiser Chiefs

Y al tercer día… Al tercer día el Low Festival se dispuso a darnos una buena despedida, con grupos ya míticos por su exitosa trayectoria.

Niños Mutantes encaja perfectamente en esta descripción. Los granadinos celebran quince años sobre las tablas y el lleno en el escenario Matuzalem fue un bonito regalo de cumpleaños. Sus cuidadas letras, unidas a unas pegajosas melodías son motivo de éxito siempre, en pocos conciertos verás cantar al público tanto como con Niños Mutantes. Los allí presentes demostramos que nos sabemos bien El Futuro, y sobre todo, Naúfragos, que pese a sus dos años, nadie olvida.

En el escenario Budweiser se iba a liar el domingo. Era una consigna escuchada desde el primer día, y es que la presencia de Kaiser Chiefs prometía. La banda de Leeds logró hacernos sentir algo parecido a lo que consiguieron The Hives el primer día. Ricky Wilson se comió el escenario principal desde el minuto uno, y temas como Ruby, I Predict a Riot, Every Day I Love You Less And Less, Na Na Na Na Naa o Never Miss A Beat hicieron entrar al público en estado de delirio. Quizás, la única pega fue el bajo volumen que emplearon en su directo, pero aún con todo valió la pena.

Y el último conciertazo de la noche fue el de Love Of Lesbian. Si bien no soy un fan del nuevo formato de su directo (la faceta humorística no es lo más fuerte en una banda de música, si no serían humoristas ¿no?), al público más juvenil y desenfadado sí que le gustó, y el buen rollo se contagió por todo el estadio. El Poder de la Tijera ha sido un buen invento para festivales, pero a decir verdad, nos alegramos de que sea algo temporal. Aún con todo esto, sus grandes éxitos sonaron igual de bien que siempre, que al final es lo que importa.

El Low cierra 2014 con mejor salud (y mira que era difícil) que 2013, a mí, como primerizo me encantó y me hizo comprender porqué han eliminado el ‘Cost’ del nombre del festival. El año que viene repetiré encantado, y como yo, miles de personas. Larga vida al Low.

Más publicaciones de José Domínguez

Llega el teaser de la II Aloha Cannibal Party

La II Aloha Cannibal Party va a ser la fiesta del año....
Leer más