Love of Lesbian y el Poeta Halley: escribir sin morir en el intento

Love Of Lesbian

“Comencé a reencantarme con el imaginario que nos otorgaba nuestra lengua, nuestro idioma”. Marcelo Parra (Delatores).


Marcelo Parra, vocalista de la banda chilena Delatores, es nuestro primer invitado a comentar un álbum de otra banda, para él es complicado escribir algo sobre Love of Lesbian porque “te enfrentas a un abanico sonoro muy bien utilizado, al cual no puedes describir de forma objetiva, porque simplemente te conquista y hasta ahí llegó el análisis objetivo”. Igualmente considera que Santi Balmes “te derriba cada dos frases con su poesía,  dejándote con la sensación que cualquier frase que intentes hilvanar morirá en el intento, sonando sosa y torpe”, pero ahora deja eso e intenta comunicarlo de la siguiente manera:

Como persona que goza de escribir, me es complicado redactar sobre ellos. Mientras suena ‘Planeador‘,  la primera canción que abre su último disco, El Poeta Halley (2016), trato de recordar cómo fue que llegué a escucharlos por primera vez.  Fue con ‘Allí donde solíamos gritar‘ que comencé a prestarles más atención: me impresionó el sonido de las guitarras, la atmósfera que creaban esos pianos y sintetizadores, el pulso de la batería y el bajo, y, por sobre todo (y acá se asoma mi flanco abierto) me impresionó la forma en que la letra iba dibujando paisajes tan bellos como dolorosos, profundos, cargados de simbolismos y dobles lecturas, susurros que bailaban sobre una melodía en perfecta armonía, como si toda la canción fuera un organismo vivo que trabaja para sí mismo, sin que los elementos que la componen compitan entre sí, sin pretender figurar de forma singular, sino siempre en plural. Fue la primera vez también que escuché cien veces, sin cansarme, un disco completo de una banda española. Comencé a re-encantarme con el imaginario que nos otorgaba nuestra lengua, nuestro idioma.

‘Bajo el volcán‘ palpita en mis oídos y me cuesta concentrarme porque tengo ganas de cantarla y dejar de escribir. Creo que el gran valor de Love of Lesbian es precisamente ese que experimento yo y muchos que seguimos a esta banda: de una u otra forma te hacen partícipe de sus canciones, haciendo que tu historia encaje en la suya (¿O será al revés?).

Posterior al éxito obtenido por el disco 1999 (2009), la pregunta que a todos les rondaba era qué venía después de ese tremendo set de canciones. Las opciones que quedaban era continuar en la misma línea del 1999 (lo cual significaría entrar en un pantano poco creativo y monótono) o arremangarse y darle duro a nuevas canciones, a nuevos himnos para corazones rotos, a personajes complejos, y por sobre todo, continuar evitando los lugares comunes que ofrece el simplismo de hacer una canción limitada en unos te amo/bésame/abrázame y todos esos clichés a los que nos tiene acostumbrado el mal pop. Así fue como llegó La noche eterna. Los días no vividos (2012), el cual los embarco en su primera gira más extensa por nuestro continente, la que incluyó a otros países aparte de México, fidelizando a un público diverso en edades y dando pie a un romance colectivo que ya no tiene marcha atrás.

Debo reconocer que no me resultó fácil digerir El Poeta Halley de una vez, ya que la diversidad de escenarios que te hace recorrer (tanto en un nivel sonoro como lírico) resulta denso, sobrecogedor, abismante, y necesitas darte una pausa para poder comprender todo lo que ocurre. Vienes de escuchar los trabajos anteriores de Love of Lesbian y sabes que no son solo estrofas vacías, que hay un hilo conductor que burlonamente se asoma y te provoca a sumergirte en cada canción en la búsqueda de esa mensaje escondido, te lleva a armar esta sucesión de relatos que deslizan una historia mucho más extensa, con una lectura que hace que te preguntes si ese Halley Star será otro personaje de ficción o será uno de los alter egos de Balmes, o si este será el inicio de un nuevo sonido por parte de la banda, que continuará en el resto de sus trabajos.

Pero bueno, acá estamos: con el Poeta Halley recién despegando de ese escenario mágico-cósmico en el cual se presenta, con un disco que quiere llegar a nuevos escuchas y a días de aterrizar en México, y con un músico chileno que mientras escucha el último track del disco de estos lesbianos, intenta traducir todo lo que ocurre en su cabeza y en su pecho al escuchar cada tema, tratando de no desorientarse mientras escribe sobre su banda favorita (vamos, ya se dieron cuenta de eso, ¿no?), robando palabras tras palabras que en algún momento se desgarrarán en alguna canción que escriba para Delatores. Total, como recita Joan Manuel Serrat en esos últimos minutos del disco “…Casi siempre te abandonan demasiado pronto, y las escuchas en bocas ajenas, y te alegras y te enojas contigo mismo como con todo lo que amamos con cierto egoísmo”. Benditas sean esas bocas ajenas. Benditas sean esas palabras abandonadas, que recibimos como si fueran regaladas.

Tras un recuento del reciente álbum de Love of Lesbian, Marcelo se reúne con Delatores en lo que será la grabación de su segundo material de estudio. Si quieres saber más de esta banda puedes escuchar su música aquí.

No olvides que Love of Lesbian se presentará este 7 de abril en El Plaza Condesa, una fecha ya con entradas agotadas. Tras este éxito de ventas, los españoles regresarán en noviembre para continuar conquistando al público mexicano.

Quédate al pendiente de nuestras publicaciones porque tendremos detalles de sus presentaciones aquí en México y España.

Escrito por
More from Pluma Invitada

Proyecto Amate: música tradicional fresca

Facebook Twitter Pinterest LinkedIn WhatsApp Proyecto Amate es un trabajo que fusiona...
Leer más