¿Existe otra literatura? La Odisea de Pancho Himmler y Paco Klingon
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

¿Qué no harías por una madre?

  • Lo que están a punto de leer es la historia real sobre la fuga de dos internos del centro de Salud de Nuestra Señora de la Razón Perdida, contada por ellos mismos.

  • Tras todo lo ocurrido, el mundo entero sabe quiénes son Pancho Himmler y Paco Klingon, pero ¿sabemos la verdad que hubo tras su historia?

Pasado el Día del Libro y leídos ya los títulos más vendido de actrices-modelos-presentadoras, vamos a hablar de literatura. Literatura irreverente para ser más exactos.

Una pequeña joya que no figura entre los best-sellers previamente asignados a la lista de los TOP y creada días antes de Sant Jordi. La Odisea de Pancho Himmler y Paco Klingon es la primera de una trilogía de humor ácido. Con pretensiones, nada más ni nada menos, que de dar la vuelta a los valores más tradicionales e hipócritas. Un ejercicio de valentía literaria, apoyada por la editorial Samarcanda, en tiempos difíciles para los autores no mediáticos.

La historia de Torcuato Campmany y Francisco Oms (el verdadero nombre de los protagonistas) te atrapa desde el principio. La fuga de un masturbador compulsivo y un enano con delirios nacionalsocialistas, no puede más que desarrollar pasajes hilarantes, llenos de humor y de surrealismo. Pero a medida que vas absorbiendo la historia, la frontera entre los denominados cuerdos y los tachados de enfermos mentales, se difumina.

En el primer capítulo aparece una nota inicial del autor. En ella se explica que la narración se basa en las transcripciones, capítulo a capítulo, de las grabaciones que dejaron los protagonistas en su huida y posterior búsqueda de su madre. Porque la historia de Pancho y Paco no resultó ser indiferente para gran parte de la sociedad. Pero como decían en el Un, Dos ,Tres: hasta aquí puedo leer.

Obra escrita a cuatro manos por Iván Albarracín y Manuel Gris, ambos socios fundadores de la PAE (Plataforma de Adictos a la Escritura). Asociación sin ánimo de lucro que desea promover la cultura y ayudar a escritores noveles a encontrar su lugar en un mundo cada vez más difícil.

Además, esta novela corta, cuenta con una cuidada edición y una portada que atrae al lector, diseñada por la ilustradora Samanta López.

Manuel era un admirador de Charles Bukowski, Chuck Palahniuk y Michael Houellebecq, mientras que Iván no dormía porque leía sin parar a John Connolly, Carlos Ruiz Zafón y Dennis Lehane. En teoría mundos opuestos. ¿Seguro? Para nada.

El resultado: una novela divertida, bien escrita y sobre todo muy , pero que muy original. Digna de un miembro de la PAE (o el lado canalla de la literatura).

Saludos y «andad por lo segao».

@pati_difusa_

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Cerrar menú