Saga El Cementerio de los Libros Olvidados de Carlos Ruiz Zafón
Portadas de los libros de la saga Saga El Cementerio de los Libros Olvidados
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Crítica de la saga El Cementerio de los Libros Olvidados de Carlos Ruiz Zafón. Cómo sacar pasta de una primera obra genial y alargarla como un chicle sin sabor…

Zafón no necesita presentación, claro que no. Con La Sombra del Viento dio el campanazo de forma merecida, según un humilde servidor, iniciando así la saga El Cementerio de los Libros Olvidados, un conjunto de libros capaces de lo mejor, pero también de lo peor. ¡Al menos en comparación con sus mejores momentos!

La Sombra del Viento – Primera entrega de la saga El Cementerio de los Libros Olvidados

La Sombra del Viento, pilar de la saga El Cementerio de los Libros Olvidados, tiene vida propia, con esa Barcelona de ceniza que nunca existió y unos personajes inolvidables a los que te gustaría conocer (menos a Fumero, a ese ni de coña). Poética, oscura, tierna… Para mí creó un referente con esa primera parte de la saga. (Estoy convencido que nunca hubo tal saga, solo cuando vieron que los libros daban mucho money).

El Juego del Ángel – Segunda entrega de la saga El Cementerio de los Libros Olvidados

Tras varios años desaparecido, Zafón estaría en la isla que se compró con el dinero ganado, salió El Juego del Ángel. Se trataba de una obra que, en mi opinión, era muy extraña, pesada e irregular. Una especie de precuela de la saga El Cementerio de los Libros Olvidados, con otros personajes y el mismo universo literario. El tono era más oscuro y adulto que en la anterior, pero algo no acababa de cuadrar del todo. Daba la sensación que la obra había sido escrita con prisas. Pese a que no era un mal libro, estaba muy por debajo de su predecesora. Y además era muy confusa en algunas ocasiones.

El Prisionero del Cielo – Tercera entrega de la saga El Cementerio de los Libros Olvidados

Después vino una de las mayores tomaduras de pelo que he visto en mucho tiempo, El prisionero del Cielo, nueva obra dentro de la saga El Cementerio de los Libros Olvidados. Y me duele decir esto porque el personaje principal de la misma, Fermín Romero de Torres era muy querido por mí. Zafón copió El conde de Montecristo y lo situó en ese universo literario que tanto le había dado. Es la menor en tamaño de las cuatro, pero la trama no vale un duro (ojo, en mi opinión). La novela finalizaba sin finalizar. Si querías saber como acababa todo, debías dejarte la pasta en el último libro. Y claro, uno empezaba a cansarse de los personajes con los que tanto había disfrutado. Era como alguien del que crees haberte enamorado en la primera cita, pero al conocerlo te das cuenta que es un pesado/a.

El Laberinto de los Espíritys – Cuarta entrega de la saga El Cementerio de los Libros Olvidados

Así que llegó el anhelado fin de la saga El Cementerio de los Libros Olvidados, con El laberinto de los espíritus. Pues oye, contra todo pronóstico, vas viendo que la cosa funciona bien y los nuevos personajes tienen mucho carisma. De hecho, es algo extraño, porque Alicia Gris y el capitán Vargas son personajes muy interesantes que podrían hacer funcionar la novela sin recurrir a los Sempere. Es cuando se recurre a ellos, en una segunda parte de la novela más decepcionante que la primera, que el argumento pierde fuelle y se hace pesado. Se  nota que el autor quiere contentar a los fans de la saga, pero no acaba de quedar del todo bien. Para cerrar todos los cabos sueltos, Zafón debe recurrir a los Sempere y el ritmo se hace pesado. También, sobre todo en algunos puntos, se nota que el lenguaje es sobrecargado de forma artificial (a diferencia de La Sombra del Viento). Quizás Zafón se esfuerza tanto en recuperar el músculo perdido que se fatiga y eso se nota al leerla.

Conclusiones de la saga El Cementerio de los Libros Olvidados

En fin, si no fuera por una excelente primera parte, esta saga El Cementerio de los Libros Olvidados se quedaría justita, justita…

Lo mejor: La Sombra del Viento y la primera parte de El laberinto de los espíritus.

Lo peor: El prisionero del Cielo, el galimatías de El juego del Ángel, la parte final de El laberinto de los espíritus y sobre todo, la familia Sempere al final de saga, muy cansinos. (Al final me daba exactamente igual si les caía una bomba o se intoxicaban con un kebab).

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Iván Albarracín

Nací en la ciudad de Barcelona hace ya unos cuantos años. Desde pequeño sentía que la imaginación viajaba por lugares que mi cuerpo jamás podría alcanzar. Me aburría tanto con lo convencional que necesitaba una válvula de escape, visitando mundos de ensueño y pesadilla, donde el bien y el mal juegan al poker sin tener las cartas marcadas... Podría haber jugado a fútbol, presentarme a un reality show o acostarme con alguna famosilla pero elegí la opción más jodida: me puse a escribir. Intoxicado por cientos de horas de exposición a la literatura, cine y aquellos míticos videojuegos de los 90, todo lo que ha vomitado mi cerebro es su hijo bastardo y febril. La novela "La canción de cuna" fue la primera que vio la luz (autoeditada en bubok.com). Poco después le siguieron "El Universo dormido" y sus secuelas "Las cicatrices del diablo" y "La luz oscura". Mi alter ego Torcuato Campany se encarga del humor absurdo y bestia... En definitiva, solo dejaré de escribir cuando ya no respire...
Cerrar menú