Combates literarios: Baudelaire vs Rimbaud

Momento en el que arrancó el primer asalto. ¡Segundos fuera!... y empezaron a llover hostias como panes. Y la gente fue feliz por un instante.