LaFonoteca Barcelona celebra sus cinco años con seis grupazos

Quinto Aniversario de LaFonoteca Barcelona en Almo2bar. (Foto extraída del Facebook de LaFonoteca Barcelona).
Quinto Aniversario de LaFonoteca Barcelona en Almo2bar. (Foto extraída del Facebook de LaFonoteca Barcelona).

Desde LaFonoteca Barcelona quisieron celebrar su quinto aniversario montando un evento de dos días (4 y 5 de noviembre en la Almo2bar) en el que contamos con la presencia de Mujeres, Hazte Lapón, Las Ruinas, Gúdar, Sierra y Doble Pletina. La cita era prácticamente obligatoria y, por supuesto, desde El Ukelele no íbamos a faltar.


El pistoletazo de salida ese viernes noche vino de la mano de Ultra-Local Records Dj, pero hasta que no comenzó la actuación de Sierra la sala se mantuvo medio vacía. Era la hora de cenar, debo añadir. Hugo Sierra se plantó frente al micrófono y, armado con guitarra y gafas de sol, rompió el hielo a golpe de pop con la ayuda de una banda cuya cohesión se veía a leguas. A medida que avanzaba su actuación, la Almo2bar se fue llenando y terminamos todos coreando varios de sus hits como ‘La Chica Del Cohete’ o ‘Tiene Mucha Fuerza’, ambas de su EP homónimo publicado en 2014.

Sierra. (Foto de Joaquim Coll)
Sierra. (Foto de Joaquim Coll)

De forma excesivamente puntual llegó el turno de Las Ruinas. Digo “excesivamente” porque llegué un minuto pasada la hora y me encontré con el concierto empezado. Lo nunca visto. Me escurrí cuanto pude entre el público y me preparé para los pogos que, creo, nunca llegaron; unos cuantos descubrimos que el heavy pop puede bailarse también. Además de los himnos ya usuales en su repertorio –sin ser eso algo negativo, por favor, que no paren nunca- tocaron algunos temas de su nuevo disco 100% Maximum Heavy Pop (2016) como ‘Te Hace Falta Color’ o, el que fue su primer adelanto, ‘Necesito Saber’. Lograron llenar hasta los topes la sala, de hecho lograron incluso remover lo bastante el escenario como para girar el 5 hinchable que conmemoraba el aniversario de LaFonoteca Barcelona y convertirlo en un 2. Con la energía y potencia que Las Ruinas nos habían inyectado prácticamente en vena, los asistentes salimos a la calle para tomar una gran bocanada de aire fresco. Sabíamos bien que más tarde lo íbamos a agradecer.

Con el concierto de Mujeres se desató la locura. Como si se hubiesen juntado los pogos que nunca faltan allá donde van y, además, sumado los que no habíamos tenido en Las Ruinas. El directo de estos tres barceloneses no destacó por ser distinto a lo que suele ser: ni mejor ni peor, saben cuál es la fórmula que les funciona y se aferran a ella. Es lógico. Por qué cambiar algo que haces bien, supongo. Pese a que el último disco, Marathon, es de 2015, sus canciones siguen predominando en el setlist. Nadie concibe una actuación de Mujeres sin ‘Lose Control’ o ‘Vivir Sin Ti’, y que sea así durante mucho tiempo. Aún así, también dejaron cabida a temas más antiguos como ‘Salvaje’ de Soft Gems (2012) o su aclamada ‘Aquellos Ojos’, salido del EP homónimo. Cuando los acordes introductorios a ‘No Volveré’ empezaron a sonar, las primeras filas implosionaron en saltos, patadas y codazos. Más que con cualquier canción propia, pues recordemos que esta es de Kokoshca. Al acabar, empecé a dirigirme hacia la salida hasta que a mi espalda volvió a rugir la guitarra de Yago Alcover. Me sorprendió, ya que suelen terminar con la anterior cover. También me sorprendió que tuviesen energía para más, pero ahí estaba Pol Rodellar haciendo crowdsurfing (bajo incluido) como un veinteañero.

La noche tocó a su fin en la Almo2bar, pero ya lo dice la expresión “mañana más y mejor”. No tenía ni idea de si iba a ser mejor, pero el “más” estaba asegurado, solamente faltaba esperar.

Imagen extraída del vídeo de Jose Lozano.
Imagen extraída del vídeo de Jose Lozano.

Sábado noche por fin y, en esta ocasión, Sonidosdelrevés Dj se encargó de calentar el ambiente. Y menos mal, porque algunas caras aún resacosas del viernes realmente necesitaban esa puesta a punto.

Para cuando los miembros de Doble Pletina ocuparon sus puestos en el escenario, el público ya se había aglomerado a los pies de los barceloneses. El quinteto se metió a toda la Almo2bar en el bolsillo desde el primer momento; sus temas fueron coreados de corazón y podía verse en los ojos de Laura –bajista y cantante- la emoción que eso le causaba. Los ojos de varios asistentes, en cambio, se humedecieron al son de canciones antiguas como ‘Cruzo Los Dedos’ u otras de su nuevo disco Así Es Como Escapó (2016). ‘Electrobolero’ y ‘Nada’ especialmente. Aún así, el momento cumbre fue –como era de esperar- ‘Música Para Cerrar Las Discotecas’. Brazos y globos de colores al aire incluidos.

La fusión entre la puntualidad que caracteriza la organización de LaFonoteca Barcelona y la que me falta a mí causó el horror: llegué con el concierto de Gúdar ya comenzado. Tal vez eso causó que su actuación pasase volando, aunque también hay altas probabilidades de que se debiese al estado mental al que me indujeron mediante sus letras. Al haberme quedado al fondo de la sala no podía ver prácticamente el escenario (debo comprarme plataformas de más de tres centímetros), pero tenía un plano maravilloso de los asistentes y sus caras. A grandes rasgos el público podía dividirse en tres grupos: los que observaban fijamente con los brazos cruzados y la nariz arrugada, los que fueron desfrunciendo el ceño a medida que se dejaban embelesar y los que por poco nos dejamos las cervicales siguiendo el ritmo. Tras un (tanto sensorial como emocionalmente) arrollador concierto, oí a alguien subiendo los escalones hacia la calle mientras canturreaba “esa nueva canción que te enganchará, directa al corazón, y esto es lo que hay”. Y asentí con la cabeza, pues tenía toda la razón respecto a lo que dentro de la Almo2bar acababa de pasar.

Hazte Lapón. (Foto de Joaquim Coll)
Hazte Lapón. (Foto de Joaquim Coll)

Se acercaba el gran momento de la noche: el último concierto programado de Hazte Lapón, el paso previo al merecido periodo de descanso que tienen por delante. Como medida preventiva ante los corazones que aún no se habían roto, comenzaron con su versión de ‘Carretera Perdida’ de Gúdar. O por si con la original no habíamos tenido bastante en el concierto anterior. Fuera como fuese: chapeau. Tal y como nos tienen acostumbrados, su repertorio se basó en el más reciente de sus trabajos No Son Tu Marido (2015) junto a ‘Copla De Amor Del Perro De Pavolv’, del EP El Traje Del Emperador (2014). Mediante las afiladas palabras que caracterizan las introducciones de Lolo Lapón, el frontman se lanzó con un “¿votaríais a Donald Trump o Hillary Clinton?” antes de dar comienzo a ‘Hushpuppy’. Hazte Lapón siguieron repartiendo ese “pop autoconfesional para adultos sensibles de todas las edades” al ritmo de ‘Tanatorios’, ‘Procrastinar’ y otras tantas maravillas, para terminar con ‘El Cielo Protestó’. Fue en ese momento, cuando absolutamente todos los allí presentes nos desgañitamos gritando “Repúblicas de Dios con leyes reversibles, flexibles y económicamente sostenibles”, que me percaté de la burbuja de paz, respeto y admiración que se había creado a lo largo de esa noche. Puede que, quede entre nosotros, incluso se me cayese una disimulada lagrimita.

Salí de allí con el corazón en un puño y un fanzine en la mano; en cierto modo necesitaba algo físico que me recordase lo que acababa de vivir. Además de la herida del labio que me hice la noche anterior en el concierto de Mujeres, por supuesto. Cabe añadir que hay unas pocas copias en Ultra-Local Records, corred.

Creo hablar en nombre de todos los presentes cuando muestro mi infinito agradecimiento, además de los grupos que tocaron durante el fin de semana, a Miguel Atienza. Todo el esfuerzo volcado dio un fruto increíble; ojalá además de aniversarios se celebrasen “mesiversarios” de LaFonoteca Barcelona. O algo así. En cualquier caso… ¡Que cumplan muchos más! Eso sí, para el próximo, que diga unas palabras.

More from Lara Fernandez

Doherty abre polémica incluso en los shows secretos

Facebook Twitter Pinterest LinkedIn WhatsApp Ver cómo una estrella se apaga es...
Leer más