La noche de los míercoles, al Mostaza Club

Owl Captain - Fotografía Eva Sanabria
Owl Captain - Fotografía Eva Sanabria

Después de nuestra entrevista presencial a Kitai, que tienen un trabajito titulado Viral que es una maravilla, no tardamos en aceptar su invitación y acercarnos a los bajos primigenios del madrileño barrio de Maravillas para ver en primera persona qué es eso del Mostaza Club.

 

Owl Captain - Fotografía Eva Sanabria
Owl Captain – Fotografía Eva Sanabria

Miércoles 17 de diciembre. Última edición del año (ojo, año) del Mostaza Club en la Sala Siroco. 21 largas de la noche. Dos escenarios. Seis Artistas. 3 x 2. Tirado de precio. Para no dejar en la estacada a ninguno de los allí presentes, fuimos puntuales y dividimos equitativamente nuestra presencia en ambos espacios. El día que sea posible la omnipresencia lograremos la felicidad absoluta.

 

La Niña del Cabo - Fotografía Eva Sanabria
La Niña del Cabo – Fotografía Eva Sanabria

Si uno buscaba la tranquilidad después de un agotador día de trabajo, su espacio ideal era el superior dónde sobre un pequeño escenario re-decorado con ciertas palmeras tenían lugar conciertos acústicos. El primero en aparecer fue Gonzalo Ruiz, más conocido como Owl Captain, quien estuvo interpretando temas de su recientemente trabajo publicado, Nights. Acompañado únicamente con su guitarra nos conquistó con sus melodías amables y su personal voz. A destacar temas como ‘Rare Finds’ o la versión que se marcó de Iron&Wine. Pronto tendréis más noticias suyas. A continuación, nuestros vecinos de cerveza en el lateral del escenario. La niña del cabo. Almeriense, canaria y madrileña. Porque no sólo los vascos nacen donde quieren. Llena de ilusión por la consecución del montante en el proyecto de su segundo disco, y animando a un público un tanto ‘apagaete’, interpretó temas como ‘Hombre Perfecto’ e hizo gala de su sentido del humor y de su especial sonido, puro mestizaje que baila entre el flamenco, el rap o los sones caribeños. Finalmente, unos viejos conocidos, A de Animal, a quienes ya escuchamos en nuestra visita a The Lawyers en La Cocina Rock Bar. Dos actuaciones que nada tienen que ver. En este caso, y en formato de terceto, se presentaron más tranquilos para continuar con la relajada velada del marco superior. Vemos que poco a poco van realizando pequeños giros en su sonido que ven respuesta por parte del público. Es bonito ver como evolucionan nuestros pequeños.

 

A de Animal - Fotografía Eva Sanabria
A de Animal – Fotografía Eva Sanabria

Cambiamos de tercio. Si por el contrario, lo que uno buscaba era descargar adrenalina, la bajada de las escaleras era obligatoria. En el escenario central, el habitual en los conciertos de la sala, los grupos más enérgicos desplegaron sus encantos en un tiempo estimado en media hora larga. Fue así como nos encontramos con Somos la Herencia, quienes publicaron EP homónimo en mayo de este año. Con tramos ska y punk en su sonido que recuerdan al rock español del que siguen bebiendo muchas facciones El pogo no fue posible al ser la primera hora. A destacar ‘Arquitectura’.

El Pardo - Fotografía Eva Sanabria
El Pardo – Fotografía Eva Sanabria

Los siguientes, en un cambio de orden pre-establecido, fueron El Pardo. A nuestros oídos había llegado y nos habían hablado maravillas y lo cierto es que no defraudaron. Sonido atmosférico que nos lleva a las islas británicas de hace décadas. Transmission. El disfrute se encontraba tanto en nuestros oídos con temas de su primer trabajo homónimo y del adelanto del que vendrá como en una pareja que se encontraba a punto de pasar por todas las fases. En su cabeza sonaba My Bloody Valentine y continuaron con su festival erótico durante el siguiente concierto. Olvidé obsequiarles con un profiláctico. Y, para terminar, Mahalo, la gran sorpresa de la noche. Vírgenes de oído llegábamos con este grupo y no pudo ir mejor nuestro encuentro a pesar de que su cantante hubiera pasado por la barra del bar previamente. No te preocupes que aunque tú no recuerdes el concierto, ya estamos nosotros. No te lo tenemos en cuenta. Es más, aprovechamos estas líneas para ofrecernos a entrevistaros. Os vemos futuro tras esas trazas de los primeros Arctic Monkeys y de brit-pop de no hace mucho. Recientemente publicaron Trust Issues, con temas tan recomendables como ‘Blinded’ (y no va con segundas).

 

Somos la Herencia - Fotografía Eva Sanabria
Somos la Herencia – Fotografía Eva Sanabria

Conclusión final de la primera asistencia al Mostaza Club: Volveremos. Sin pensarlo. Lo recomendamos. Del tirón.

Mahalo - Fotografía Eva Sanabria
Mahalo – Fotografía Eva Sanabria
More from Carolina Cadenas Pazos

Distancias cortas: El Páramo

Facebook Twitter Pinterest LinkedIn WhatsApp Seis años han tenido que pasar para...
Leer más