La flor de Alvvays no se marchita

Alvvays
Alvvays

Los canadienses Alvvays repiten fórmula en su segundo álbum, un Antisocialites publicado en las postrimerías del pasado verano.


El debut homónimo de Alvvays fue uno de mis álbumes favoritos de 2014, gracias a la perfecta combinación de su ecléctico pop de guitarras con la voz de Molly Rankin. El singleArchie, Marry Me‘ hizo mucho por atraer mi atención sobre un disco en el que esta canción no era una solitaria gema sino, a lo sumo, la pieza central de una buena colección de potenciales hits. Sin embargo, he de admitir que el álbum no ha dejado una huella excesivamente profunda en mí y los tres años transcurridos desde su publicación habían hecho que me olvidara un tanto de él. No obstante, la escucha del sobresaliente EP Leap Day (Spirit Goth, 2017) de los sevillanos Terry vs. Tori ha hecho mucho por devolver a los canadienses a mi memoria: ambas bandas comparten parecidos parámetros sonoros y cuentan entre sus rasgos más destacados con una languidez similarmente evocadora. Aunque quizá el detalle definitivo que me ha ayudado a recordar a Alvvays ha sido, como no, la publicación de su segundo álbum.

Antisocialites (Royal Mountain Records, 2017) es un disco continuista con su predecesor Alvvays (Royal Mountain Records, 2014) y, al igual que este, hace de la construcción de canciones pop y del amor por la melodía sus principales señas de identidad. Hay muchos rastros sonoros que podemos seguir desde este Antisocialites, que nos llevarán a lugares y épocas en apariencia tan dispares como el twee pop de la década de los sesenta, el jangle pop de los ochenta y el dream pop de los noventa. Grupos como Cocteau Twins están especialmente presentes en el sonido de las guitarras de Alvvays e incluso hay alguna canción como el sencillo ‘Dreams Tonite‘ que —con algún esfuerzo y salvando las distancias con la inimitable voz de Elizabeth Fraser— podríamos imaginarnos incluida en el Heaven or Las Vegas (4AD, 1990) del trío escocés.

Es posible que Antisocialites carezca de un single dotado de la fuerza de aquel ‘Archie, Marry Me’, que tanto hizo por ubicarlos en el superpoblado panorama sonoro de esta segunda década del siglo XXI. Pero, además del mencionado ‘Dreams Tonite’, los otros dos sencillos pertenecientes a este álbum distan de ser menudencias ninguneables, especialmente una ‘In Undertow‘ que es fácilmente una de las mejores canciones producidas por la banda de Toronto. Desde luego, no resulta posible hallar relleno en Antisocialites, un álbum en el que el espacio dedicado al optimismo de ‘Plimsoll Punks’ o ‘Your Type’ y la melancolía de ‘Already Gone’ deja escaso hueco para medianías. Y aunque no me atrevería a calificar Antisocialites de álbum imprescindible, este disco ha hecho mucho por confirmar la importancia de una banda a la que aún debería quedarle más buena música por ofrecernos.

More from Diego Nistal

El europeísmo de El Pardo

Facebook Twitter Pinterest LinkedIn WhatsApp Dos años tras la publicación de 2015...
Leer más