El Irlandés Errante & The Lucky Charms: una inmersión en raíces ajenas

El Irlandés Errante Lucky Charms Concert Cats Dogs

El Irlandés Errante & The Lucky Charms publicaron recientemente su álbum de debut, Concert for Cats and Dogs, un disco en el que Ismael Díaz y los suyos se sumergen en el verde del folk irlandés sin olvidar influencias pasadas ni presentes.


No es tan fácil como parece el encontrar buenos álbumes de folk hechos en España. «¿Qué más da?» dirán, y en parte tienen razón. Sin embargo, que una escena con tanta calidad como la muestra se deje llevar tan sencillamente por las modas es indica que nuestras raíces son aún débiles. Por eso, cuando descubrí a El Irlandés Errante y posteriormente su proyecto con The Lucky Charms, no pude más que maravillarme. Hacían folk, sí, folk irlandés para más señas, un género que en España apenas si intuimos, pero es que lo hacen de tal manera que son capaces de asentarse sobre raíces culturales ajenas sin abandonar las suyas, que son las del pop.

El Irlandés Errante & The Lucky Charms Granada
Fotografía obra de Gustavo Morales Fotografía y cedida por El Irlandés Errante & The Lucky Charms.

En Granada, en un ya lejano mes de septiembre, fueron capaces de presentar un álbum sorprendente, en el que se entremezclan historias propias con leyendas que les son ajenas, que fluyen a través de una rica instrumentación y la voz de Ismael, una voz que parece sacada de una de esas ollas en las que los leprechauns guardan su oro al final de un arco iris. No es la voz más bonita del mundo, y sin embargo encaja a la perfección. Fue difícil no sentirse estupefacto cuando uno ve a una banda que en 2017 se presenta con violines, teclado, guitarra, bajo, batería… En la edad del trap, en la edad del garage, El Irlandés Errante & The Lucky Charms dieron en La Expositiva de la capital nazarí, un concierto rico en matices y de gran intensidad. Su directo fue fresco y directo, alejado del hastío folkie, casi más cercano a la efervescencia del punk, pero sin olvidar que la música es un bien común, es un bien pop.

Porque cuando uno escucha Concert for Cats & Dogs se encuentra ante una entrada majestuosa, de título homónimo al disco, que da buena cuenta de lo que viene a posteriori. Los violines y teclados se hacen con el ambiente mientras Ismael, cual trovador borracho, se lanza a contar su historia. Por mucho que en la introducción tengamos una muestra de lo que es el LP, siempre debemos dejar lugar para la sorpresa e improvisación. ‘The Green Blues‘ es un Irish blues que se guarda para el final un magnífico solo de guitarra que encaja a las mil maravillas con el conjunto y que le otorga una categoría especial al tema. ‘The Voice of the Heroes‘, sorprende con la quietud un teclado de acompañamiento al inicio, y una estructura que permite el lucimiento del violín y de la batería, en lo que a todas luces es un guiño a cierto genio de Brixton. ‘Why Did You Made Me Waste Your Time‘ frena el discurrir del álbum, una vuelta a la melancolía profunda y a los estribillos pegajosos. ‘It Will Come Another Day‘ sirve de contrapunto para su predecesora, aquí el grupo acelera y encuentra lo que quizás todos esperemos de Irlanda (excepto los fans de U2): diversión. Pegadiza y con la guitarra más protagonista que nunca, ‘It Will Come Another Day’ es una explosión de júbilo.

En la sucesión de temazos aparece ‘The Tale of the Rat & the Rainbow‘, con ese acordeón que le da tintes de mestizaje y un bajo a pleno rendimiento, estamos delante de uno de los singles más claros de Concert for Cats & Dogs. En ‘The Tale of the Rat & the Rainbow’ nos topamos con una de esas canciones que no puede faltar en tu lista de temazos de Spotify, nos enfrentamos a un puto hit. El cuidado tracklist ahora nos dirige hacia otro lugar, a desembocar en ‘Reflexions Of A Sunny Rainy Day‘, una preciosa canción a piano cuya intensidad llena el alma. No se puede hacer más en poco más de dos minutos. A estas alturas uno ya se sabe en la cara B del LP. ‘Badlucky Charm‘ es la constatación de que el ritmo ha bajado, de que la morriña de Ismael Díaz por Irlanda ya se ha hecho con todo. Si ‘The Tale of the Rat & the Rainbow’ era un single, este bien podría ser otro. La guitarra se encarga de acompañar a un violín que vuela tan alto como la voz mientras el piano se cuela por cada rendija. ‘Invisible Woman‘, en noveno lugar, apuntilla lo que va a ser un final apoteósico, tintándolo todo de verde, blanca y naranja. Y para cerrar no voy a decir que lo mejor, pero casi. ‘The Drunken Sailor‘ es una canción popular irlandesa que El Irlandés Errante & The Lucky Charms han sabido adoptar con maestría en sus dos versiones. Tiene una instrumentación rica, con muchos matices, y por desarrollo y un final épicos. Las aportaciones de Carmencita Calavera y de Javi PPM hacen de ella una joya, un broche de oro para una travesía en la que ha valido la pena embarcarse.


La trayectoria de la banda no puede ser más ilusionante, aunque uno cuando habla con Ismael Díaz no puede más que asombrarse. La exigencia del grupo es máxima y sus palabras son buena muestra de ellos. A continuación os dejo un extracto de la conversación que pude mantener con él hace unos días.


¿Qué ha supuesto para vosotros la salida del álbum?

Creo que lo primero: un desahogo brutal. Tras tres años de composición y maduración de las canciones. El poder encerrarse y sacarlo todo ha sido una experiencia muy bonita. Además, lo que lo ha hecho más bonito todavía ha sido el hecho de grabarlo en directo.

¿Y cómo ha sido el paso de estar solo ante el peligro a tener una banda?

Los directos ahora son más divertidos, aunque sí que es verdad que a lo mejor te coartan a la hora de improvisar con respecto a cuando vas solo. Pero con banda tienes que centrarte y dejar sitio a cada uno, hay menos anarquía. En cuanto al sonido, algunas canciones han pasado de ser prácticamente descartes a estar en él gracias sobre todo al violín y al piano. Ha sido un vuelco.

Para los que no os hayan podido escuchar aún, ¿con qué canciones les recomiendas que se inicien en vuestra música?

El primer single estuvo muy claro que es ‘The Tale of the Rat & the Rainbow’, una canción muy divertida, que además es probablemente con la que mejor nos lo pasamos en el escenario. También es la que más le está gustando al público, así que de recomendar una, diría que ‘The Tale’.

Cuando escucha el álbum y conoce un poco tu trayectoria, sabe que hay muchos guiños autobiográficos, sin embargo, es obvio que también hay influencia externa, sobre todo en el sonido. ¿Quiénes dirías que están presentes en el LP?

La respuesta fácil sería decir Glen Hansard, The Kinks y un poco de todas mis anteriores bandas: pop punk, con pequeños tintes en algunas canciones; grunge por la suciedad de algunos temas; y aunque no se note mucho, por desgracia, David Bowie.

Y con una propuesta tan singular, con una coctelera, tan selecta, ¿crees que en España hay alguna propuesta similar a la tuya?

Ahí podemos diferenciar en cuanto a artistas españoles que cantan en inglés y a artistas españoles que beben de influencias irlandesas. En cuanto a las segundas, lo más sencillo sería decir Mägo de Oz, que ahora son una banda tributo de ellos mismos, y Celtas Cortos. En cuanto a los que cantan en inglés, la más clara sería L.A. También están Escuchando Elefantes, que son una maravilla dentro del folk.

Si algo destaca en tu historia como músico, además de la influencia irlandesa, es la de Granada. ¿Es más fácil salir desde allí?

Acabé en Granada por esto. Tuve la opción de estudiar tanto en Cádiz como en Granada, y me fui por la música. Es mucho más fácil salir desde Granada que desde Cádiz, sin duda. Hablando con un amigo hace poco me comentó que lo mantiene a Granada al nivel de Madrid o Barcelona es que todas las bandas tienen al menos una oportunidad. Granada Ciudad del Rock, de la mano de Nani Castañeda, se está encargando de que todas las bandas emergentes tengamos voz en la ciudad, y facilita la labor. De las bandas que están despuntando en España, en un amplio porcentaje, muchas vienen de Granada.

Volviendo al disco, ¿cómo ha sido trabajar con Javi PPM? Sobre todo teniendo en cuenta que su estilo musical no tiene mucho que ver con el tuyo.

Javi es una mente maravillosa, es una persona increíble, es al que más admiro. Siempre he dicho que es como mi padre musical. Llevo ya ocho años dando conciertos, nueve dentro de poco, y llevo trabajando con Javi siete, desde que grabé mi primera maqueta con mi primer grupo en Pig Studios cuando eran estudios de grabación y no locales de ensayo, hasta ahora. Él ha visto cómo he pasado del pop punk, al grunge, al indie, al heavy… En este disco además cogimos juntos un clásico irlandés, ‘The Drunken Sailor’, ya versionado aquí por Celtas Cortos, y le hemos dado nuestro toque punk acompañados por Carmencita Calavera, que son mi debilidad en Granada, habiendo encajado bien. ¡Es una maravilla!

Y hablando de esta colaboración, y aprovechando la pregunta anterior también, cuéntame un poco qué ves saliendo de la escena granadina, ¿cómo se ve desde dentro lo que se está cociendo?

En Granada, como he dicho antes, hay una escena única, como en cada década. Carmencita Calavera son mi debilidad, y ellos lo saben. Son la banda granadina que más admiro a día de hoy en cuanto a cercanía y en cuanto a propuesta, porque es algo diferente pero cercano a lo nuestro. Apartamentos Acapulco están haciendo un camino muy bien trazado, paso a paso, con un gran disco. Harakiri Beach tiene una propuesta muy diferente pero saben defenderse, con un pedazo de directo, los recomiendo totalmente. Los Térmicos me fascinan, tienen un estilo particular. Inés y Los Inesperados suenan muy bien, D’Baldomeros ha sido una grata sorpresa… También participo en un proyecto llamado músicos de guardia en la que un grupo de cantautores nos reunimos mensualmente con fines benéficos, eso saliendo de la escena de bandas. Granada es música.

Y para cerrar, ¿qué hay que hacer para escucharte?

Pues pueden pagarnos y nos colamos con las guitarras. Mensualmente también tenemos nuestras fiestas celtas en La Guarida del Lobo. Próximamente también tendremos un homenaje a David Bowie y alguna que otra cosa más grande que desvelaremos poco a poco.

Y así cierra se cierra mi aventura junto a El Irlandés Errante & The Lucky Charms, una inmersión en el folk de Irlanda, pero también en la rica Granada. Concert for Cats & Dogs es una oda al mestizaje musical, una oda a la música popular.

 

More from José Domínguez

Concurso de bandas La Gramola de Keith

Facebook Twitter Pinterest LinkedIn WhatsApp El blog La Gramola de Keith ha...
Leer más